Blogia
Los archivos de EL EMPERADOR DE LOS HELADOS

Blockbusters veraniegos

Premios Blockbuster '09: Los ganadores

En directo desde Paradise Falls (en Sudamérica, que es como América, pero... sur), la única, la incomparable ceremonia de entrega de los Premios BB 2009. Tomen asiento, relájense y no se asusten si oyen hablar a un perro: aquí es lo más natural.

Mejor VILLANO
Christopher Plummer (voz) como Charles Muntz, "Up"

Que nadie se deje engañar por su edad respetable ni por la cordialidad con la que recibe a los invitados: este antiguo aventurero está guiado por la misma obsesión malsana y destructiva que poseyera en su día al capitán Achab. Muntz es uno de los personajes más abiertamente malvados de canon de Pixar, razón por la que lo habéis elegido como el mejor villano de toda la temporada, aunque sus diez votos han sido seguidos muy de cerca por los ocho de Eric Bana y su romulano colérico, Nero. Menos suerte tuvo el Comandante Cobra (cinco votos), el Schwarzenegger rejuvenecido por arte de magia digital (cuatro) y el Deadpool extremo de Ryan Reynolds (tres).


Mejor ACTRIZ
Marion Cotillard, "Enemigos públicos"

Era la única nominada que había ganado un Oscar y que, además, tenía al menos una escena (la del interrogatorio-vejación) que la convierte en posible candidata para otro. Por tanto, Marion Cotillard ha arrasado con sus dieciseis votos, muy por delante de Zoe Saldana y Emma Watson (seis cada una) y a años luz de Megan Fox (cuatro) y Ayelet Zurer (¡cero!). Nadie puede decir que estas dos últimas no se lo merecieran: la ubicuidad de la protagonista de "Transformers: La venganza de los Caídos" ha acabado cansando, y en cuanto a la compañera de Tom Hanks en "Ángeles & Demonios"... bueno, pues es que es "Ángeles & Demonios".


Mejor ACTOR
Chris Pine, "Star Trek"

Primero de la noche para "Star Trek". O, más concretamente, para una de sus mayores bazas, un Kirk que se acerca al modelo Harrison Ford —tanto Han Solo como Indiana Jones— y se aleja un poco de la herencia shatneriana. Suficiente como para vencer al Dillinger de Johnny Depp, rival duro donde los haya: el suyo ha sido un duelo en la cumbre (quince votos frente a catorce), que ha dejado en segundo plano a Alan Rickman (seis), Denzel Washington y Christian Bale (tres cada uno). Sin embargo, que los incondicionales del profesor Snape no desesperen, pues predigo desde ya mismo que el buen hacer de Rickman lo llevará a lo más alto cuando le llegue el momento a "Harry Potter and the Deathly Hallows".


Mejor SECUENCIA
Carl y Ellie, "Up"

Las set pieces pirotécnica, los tiroteos climáticos, los cameos nostálgicos y las carcajadas locas no han podido hacer nada contra el volcán emocional de ese montaje que prácticamente abre "Up". Veinte votos dan testimonio del momento en que a todos se nos metió algo en el ojo, atravesando de alguna manera la barrera de las gafas tridimensionales. En segunda división tenemos la carrera de destrucción por París de "G.I. Joe" y el encuentro Kirk-Spok Prime de "Star Trek" (tres votos), más el clímax de "Enemigos públicos" (uno). Por su parte, Will Ferrell no ha conseguido ni un voto, pese a haber recurrido al hasta ahora infalible truco de echarse orina de dinosaurio por encima.


Mejor BESO
Uhura y Spock, "Star Trek"

Estoy seguro de que los fan fatales de "Stra Trek" ya sabían que los guionistas de la serie original tenían en mente un romance entre Uhura y Spock, pero los censores de la época pensaron que se ponían físicamente enfermos cuando Gene Rodenberry se lo mencionó. ¡Buuuh! por ellos, pero ¡bravo! por J.J. Abrams y su equipo por recuperar ese elemento para su reconceptualización de la saga. No hay más que contar los veinte votos que ha cosechado la parejita para comprobar que la idea ha sido todo un éxito. Por detrás quedan la doctora Kogan y Marcus (cinco votos), Ginny y Potter (dos) y Scarlett y Ripcord (uno). Ah, ¿recordáis aquel tiempo, hace dos veranos, cuando Megan Fox y Shia LaBeouf hacían subir la temperatura cada vez que se besaban en un atardecer? Ahora ni siquiera Optimus Prime parece hacerles caso.


Mejor DIRECTOR
J.J. Abrams, "Star Trek"

En el verano de 2006, J.J. Abrams se quedó a las puertas de este premio con "M:i:III", siendo superado por el M. Night Shyamalan de "La joven del agua". Por suerte para él, esta vez no ha habido un cuento de hadas metalingüístico para hacerle sombra: trece votos lo han colocado por encima de los once de Pete Docter y Bob Peterson, directores de "Up". El resto de los nominados (Michael Mann, Stephen Sommers y Michael Bay) sólo han tenido un fan cada uno. Quizá hubiera sido mejor sumar a la competición a Tony Scott ("Asalto al tren Pelham 123") o a McG ("Terminator Salvation"), pero ya es demasiado tarde y, además, este ha sido el verano de Abrams.


Mejor BLOCKBUSTER
"Up", "Star Trek" y "Enemigos públicos"

Bueno, aquí las tenemos: las tres mejores películas veraniegas, según los lectores de "El Emperador de los Helados". Un año más, Pixar cumple con su tradición de colocar su producción en el podio: "Cars" (2006), "Ratatouille" (2007) y "Wall•E" (2008) ya lo consiguieron, las dos últimas logrando también el primer puesto. "Up" no lo ha tenido fácil para superar a "Star Trek", película que lideró las votaciones hasta el último momento. No obstante, Carl y Russell se han acabado imponiendo a Kirk y Spock por un único voto (21 contra 20). La medalla de bronce ha sido para Michael Mann y su "Enemigos públicos" (ocho votos), el mejor ejemplo de que el término blockbuster es lo suficientemente amplio como para admitir cine sobrio y medularmente adulto. Mención especial merecen "G.I. Joe" (seis votos) y "Terminator Salvation" (cinco), no así el resto. Que supuestos caballos ganadores, como la segunda parte de "Transformers" o "Harry Potter 6", se hayan quedado tan atrás es la prueba de que, en el Universo Blockbuster, nada debería darse por sentado.

Amigos y vecinos, la ceremonia (y el verano cinematográfico) acaba aquí. Nos vemos la temporada que viene, en la que la figura del héroe clásico se perfila como la principal tendencia: Robin Hood, el Príncipe de Persia, Iron Man, el Equipo A, Buzz Lightyear... Por no hablar de lo nuevo de Shyamalan, la tercera entrega de "Crepúsculo" y la misteriosa "Inception", de Christopher Nolan. Nos vemos entonces: ahora, por favor, suban con cuidado al zeppelin y tengan un buen viaje de regreso a casa.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Premios Blockbuster '09: Las votaciones

Premios Blockbuster '09: Las votaciones

Que Isabel Coixet estrene película sólo puede significar una cosa: se acabó el jolgorio veraniego, el otoño llega al multisalas. Antes de abrazar la nueva temporana, conviene echar la vista atrás y elegir lo mejor de todo lo que nos ha dejado este verano rico en viajes interestelares, casas flotantes, supersoldados del mañana y gángsters de ayer. Amigos y vecinos, llega la hora de que votéis a vuestro candidato para los premios Blockbuster ’09.

Mejor VILLANO

  • Eric Bana como Nero ("Star Trek").
  • Joseph Gordon-Levitt como El Doctor / Comandante Cobra ("G.I. Joe").
  • CGI Arnie como T-800 ("Terminator Salvation").
  • Ryan Reynolds como Deadpool ("X-Men Orígenes: Lobezno").
  • Christopher Plummer (voz) como Charles Muntz ("Up").

¡Vota AQUÍ!


Mejor ACTRIZ

  • Marion Cotillard ("Enemigos públicos").
  • Emma Watson ("Harry Potter y el Misterio del Príncipe").
  • Ayelet Zurer ("Ángeles & Demonios").
  • Megan Fox ("Transformers: La venganza de los Caídos").
  • Zoe Saldana ("Star Trek").

¡Vota AQUÍ!


Mejor ACTOR

  • Denzel Washington ("Asalto al tren Pelham 123").
  • Chris Pine ("Star Trek").
  • Johnny Depp ("Enemigos públicos").
  • Alan Rickman ("Harry Potter y el Misterio del Príncipe").
  • Christian Bale ("Enemigos públicos").

¡Vota AQUÍ!

 


Mejor SECUENCIA

  • La persecución en París ("G.I. Joe").
  • Dillinger sale del cine ("Enemigos públicos").
  • Táctica de camuflaje contra dinosaurios ("El mundo de los perdidos").
  • Carl y Ellie ("Up").
  • Kirk conoce al Spock original ("Star Trek").

¡Vota AQUÍ!


Mejor BESO

  • Ginny y Harry, en la Habitación de los Requerimientos ("Harry Potter y el Misterio del Príncipe")
  • Mikaela y Sam, en el desierto ("Transformers: La venganza de los Caídos").
  • Uhura y Spok, en el teletransportador ("Star Trek").
  • La doctora Serena Kogan y Marcus, en la celda de él ("Terminator Salvation").
  • Scarlett y Ripcord, en la base helada ("G.I. Joe").

¡Vota AQUÍ!


Mejor DIRECTOR

  • Pete Docter y Bob Peterson ("Up").
  • Stephen Sommers ("G.I. Joe").
  • Michael Mann ("Enemigos públicos").
  • J.J. Abrams ("Star Trek").
  • Michael Bay ("Transformers: La venganza de los Caídos").

¡Vota AQUÍ!


Mejor BLOCKBUSTER

  • X-Men Orígenes: Lobezno.
  • Star Trek.
  • Ángeles & Demonios.
  • Terminator Salvation.
  • Transformers: La venganza de los Caídos.
  • Ice Age 3: El origen de los dinosaurios.
  • Harry Potter y el Misterio del Príncipe.
  • Asalto al tren Pelham 123.
  • Up.
  • G.I. Joe.
  • Enemigos públicos.
  • El mundo de los perdidos.

¡Vota AQUÍ!

Elige a un candidato o candidata en todas las categorías, salvo en la de Mejor Blockbuster, donde tienes que elegir tres películas. Los resultados y la ceremonia de entrega de premios, el próximo lunes 31 de agosto. ¡Tienes hasta entonces para elegir a tus favoritos! Muchas gracias de antemano por participar.

EDITO: He adelantado la fecha de entrega de premios a este lunes, pues se me había olvidado lo que va a pasar con noelio.blogia.com el 1 de septiembre. Je.

Blockbusters '09: "El mundo de los perdidos"

Blockbusters '09: "El mundo de los perdidos"

No resulta difícil intuir por qué este blockbuster canónico ha sido ninguneado por su distribuidora (la crítica y la taquilla norteamericanas no fueron excesivamente benévolas con su propuesta), pero resulta frustrante que, una vez más, el gran público haya perdido su nueva oportunidad de conocer las excelencias de un cómico-estrella como Will Ferrell. Es probable que "El mundo de los perdidos" no sea su mejor obra, pero sí la que, a priori, parecía destinada a reportarle ese éxito internacional que tanto anhela. El problema es que su apuesta por la chorrada con coartada fantastique se antoja algo anticuada en plena era de la Nueva Comedia Americana (el término es de Miradas de Cine), en la que películas como la reciente "Resacón en Las Vegas" (2009) pueden mirar a la cara a franquicias multimillonarias. Con todo, y contra todo pronóstico, "El mundo de los perdidos" acaba resultando una refrescante rareza, situada en una realidad alternativa entre la nostalgia de la comedia ochentera y ese humor de la bajona que tan bien se le da al gigantesco Danny McBride. No obstante, esto es el show de Ferrell, cómodo en la piel de un quimérico hermano (ligeramente) más listo de Ron Burgundy que pasa por todos los ritos de humillación y heroismo involuntario que se le suponen: desde rociarse con orines de dinosaurio hasta intentar besar a un primate bajo los efectos de un coco psicodélico. Nadie debería dejarse engañar por su apariencia de aventura familiar, pues el director Brad Silberling ha vuelto a rescatar ese espíritu lúdico y extravagante que recorría su también notable "Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket" (2004).

 VEREDICTO: Como adaptación de un clásico televisivo de culto, "El mundo de los perdidos" está más cerca de "Starsky & Hutch" (2004) que de "Wild Wild West" (1999). Prepárate para reírte más veces de las esperadas.

 TERMÓMETRO:    (4/5) 

Blockbusters '09: "Enemigos Públicos"

Es posible que John Dillinger fuera uno de los pocos cadáveres que de verdad vieron pasar ante sus ojos de película de su vida. Minutos antes de ser abatido a las puertas del Biograph Theatre de Chicago, en una calurosa noche de julio de 1934, el enemigo público número uno había visto, precisamente, "El enemigo público número uno" (1934), melodrama criminal de W.S. Van Dyke en el que Clark Gable canalizaba la fascinación que Dillinger causaba en una sociedad más que dispuesta a dejarse seducir por el lado oscuro. Dillinger fue el primer criminal que vivió (por los pelos) para verse a sí mismo canonizado por ese cine que tanto amaba, un dato que no se le escapa a Michael Mann: además de reescribir escenas completas de la vieja película de gángsters en los ojos de Johnny Depp, el cineasta se permite al menos dos coqueteos más con lo metacinematográfico a lo largo del metraje —el noticiario interrumpido y la imitación de James Cagney por parte de Baby Face Nelson (Stephen Graham), sendos juegos de espejos entre ficción y realidad—.

Dillinger también fue, en cierto sentido, la primera estrella del rock: un agente provocador, un catalizador de las pulsiones sociales de unos Estados Unidos sumidos en plena Depresión. La rueda de reconocimiento convertida en improvisado photocall es otro de los muchos aciertos que puntúan el exigente metraje de "Enemigos Públicos", amén de (probablemente) una de las secuencias quintaesenciales en la carrera de un actor ha visto en la controvertida leyenda nacional una posibilidad de expandir su raro discurso, empeñado en mostrar el extraño fulgor de lo diferente. No sería descabellado pensar en el Dillinger de Johnny Depp como un Jack Sparrow que encontró aquella fuente de la eterna juventud que se nos anunciaba en "Piratas del Caribe: En el fin del mundo" (2007), en una prolongación del forajido al que los siglos han revestido de una capa de cinismo. Sin embargo, la obsesión del gángster con su propia mortalidad es una de las claves para comprender su modo de vida y, también, su modo de muerte.

Sobre el papel, "Enemigos Públicos" debería haberse sentado sobre las mismas bases de "El dilema" (1999) y "Collateral" (2004), dos análisis casi redondos de una relación de simbiosis entre polos opuestos que, en opinión de este bloguero, suponen la cumbre de su director. Por contra, Mann se abandona tanto a su (comprensible) fascinación por Dillinger que se olvida del otro lado de la balanza. Así, el Melvin Purvis de Christian Bale es más un resorte narrativo que un personaje: no llegamos a saber nada de él ni de sus motivos en casi dos horas de y media de metraje. Su desaparición final de la escena del crímen nos sugiere una presencia casi fantasmagórica, algo que un rótulo sobre su destino final confirma de una forma casi frustrante. Esta decisión de centrarse en la leyenda antes que en el funcionario de la ley, sin duda meditada y respetable, da como resultado una cinta algo descompensada. Tampoco funciona la historia de amor, pese a que Marion Cotillard tenga la oportunidad de demostrar la fuerza volcánica con la que encarnó a Édith Piaf en una vibrante secuencia de interrogatorio.

Mann sabe lo que se hace al subrrayar el fin de la era de los forajidos y el comienzo de un binomio crimen-autoridad regido por una lógica capitalista, aunque uno tiene la sensación de que esa forma aséptica de hacer negocios se traduce a su estilo visual y narrativo. "Enemigos Públicos", como "Corrupción en Miami" (2006), es un blockbuster tan decidido a apartarse de un cierto modelo de espectáculo vacuo que acaba siendo demasiado severo con el espectador. En otras palabras: el último cine de Mann tiene la delicadeza de tratarnos como adultos pensantes, pero también despoja de asideros emocionales a unos géneros que prácticamente se construyen en torno a ellos. Nos sitúa en el ojo del huracán, pero se olvida de explicarnos por qué debería importarnos ese huracán en concreto.

 VEREDICTO: Una entrada imprescindible en la filmografía de Johnny Depp, no tanto en la de Michael Mann: el actor sale victorioso de su contenido tour de force, pero el director no consigue sacarle todo el partido a su gélido formalismo.

 TERMÓMETRO:    (3/5) 

Blockbusters '09: "G.I. Joe"

Hacen falta unas generosas dosis de atrevimiento para plantear, en un panorama post-"Team America" (2004), una película que retoma sin ningún pudor los clichés del cine de acción de los noventa —esa afortunada edad de oro para el género—, subrraya sus conexiones con la serie B y lo anaboliza todo a través de un tratamiento de efectos especiales que se diría casi vanguardista. Stephen Sommers ya hizo algo parecido por el fantastique de aventuras ("La Momia", 1999) y por el terror Universal en todas sus declinaciones ("Van Helsing", 2004), pero nunca había llegado tan lejos como en "G.I. Joe": al igual que en su megamix de monstruos, el realizador dispersa las suficientes pistas (en forma de guiño ultraconsciente) a lo largo del metraje como para hacernos pensar que estamos ante una de esas películas que, de puro inteligentes, parecen tontas. O, dicho de otro modo, sólo es posible alcanzar este grado tan puro y desprejuiciado de estupidez a través de una inteligencia extrema. No es un reproche, sino una alabanza: hay secuencias en "G.I. Joe", como la del funeral o las de los ninjas infantiles, que superan todo tipo de ironías (e ignoran el ridículo de forma casi temeraria) para buscar una suerte de espíritu verdadero. En ese sentido, Sommers no está tan lejos del Quentin Tarantino de "Kill Bill" (2003-2004), si bien su labor es más la del DJ de lujo que la del artista post-posmoderno.

Heredera del fulgor de la etapa bondiana de Roger Moore (y, en cierto sentido, también de sus explotaciones europeas y orientales), "G.I. Joe" comparte con la saga "Transformers" su obsesión por la tecnología militar, aunque en este caso existe un interés por el futuro de la guerra que hará salivar a los analistas de publicaciones como "Wired". También contiene la que, probablemente, sea la mejor persecución automovilística del verano, una carrera destructiva por las calles de un falso París que incluye a individuos-máquina (una secuencia de coches en la que el hombre es el coche) y culmina con la destrucción de un monumento emblemático, algo que podría interpretarse casi como una provocación a Trey Parker y Matt Stone. De hecho, quizá el mayor logro de "G.I. Joe" es que nos obliga a replantearnos "Team America", a preferir esta arriesgada vuelta a la honestidad de la action movie antes que su parodia y (supuesta) superación. Además, Sienna Miller se erige como perfecta femme fatale de la próxima década y Joseph Gordon-Levitt compone un Cobra de antología.

 VEREDICTO: Otra franquicia de Hasbro se convierte en sinónimo de blockbuster enérgico y placentero. Sin duda, los superjuguetes duran todo el verano. 

 TERMÓMETRO:    (4/5) 

Blockbusters '09: Miss y Mister Blockbuster 2009. Los resultados

Un vulcaniano de cejas vistosas y una hechicera adolescente son, respectivamente, vuestro rey y vuestra reina del baile. Vosotros los habéis elegido, así que postraos ante ellos. O, simplemente, contemplad su belleza (aunque he de decir que ninguno de ellos era mi opción: yo voté por Bryce y Johnny). Si todo sale como se espera, ambos tendrán la oportunidad de revalidar sus títulos dentro de dos veranos, cuando la nueva entrega del " Red Bull-Star Trek" de J.J. Abrams y la segunda parte de "Harry Potter and the Deathly Hallows" lleguen a las pantallas. Pero no adelantemos acontecimientos y dejemos que Emma Watson y Zachary Quinto disfruten de su baile inagural. ¿Hacen o no hacen buena pareja?

Blockbusters '09: Miss y Mister Blockbuster 2009

¿Estas últimas semanas os han parecido calurosas? Espero que no, porque ahora llega el momento de pasar calor de verdad. Este blog se complace en presentar el cuarto certamen de Miss y Mister Blockbuster, un evento en el que dejamos de lado consideraciones cinematográficas (o morales) y nos centramos en lo que de verdad interesa: nuestros instintos primarios. Sin más dilación, vamos con los candidatos

Miss Blockbuster 09

a) Sienna Miller (G.I. Joe) - Perfidia con traje ajustado.

b) Emma Watson (Harry Potter y el Misterio del Príncipe) - Prácticamente magia. Y ya es legal.

c) Zoe Saldana (Star Trek) - Puede traducir los latidos de tu corazón.

d) Bryce Dallas Howard (Terminator Salvation) - Una buena razón para unirse a la Resistencia.

e) Megan Fox (Transformers: La venganza de los Caídos) - Una amazona entre brutos mecánicos.

f) Marion Cotillard (Enemigos públicos) - La chica del gángster.


Mister Blockbuster 09

a) Sam Worthington (Terminator Salvation) - Mitad hombre, mitad máquina (de amar).

b) Zachary Quinto (Star Trek) - Alienígena de mirada Magnum.

c) Johnny Depp (Enemigos públicos) - Tu amante bandido.

d) Shia LaBeouf (Transformers: La venganza de los Caídos) - Los nerds son los nuevos triunfadores.

e) Channing Tatum (G.I. Joe) - All-American boy.

f) Hugh Jackman (X-Men Orígenes: Lobezno) - Mutante de las antípodas.

Nada mal, ¿eh? Ahora te toca a ti decidir quiénes se llevan la corona de Miss y Mister Blockbuster este año. La manera de votar es algo diferente a la de otras ediciones: en lugar de dejar tu voto en los comentarios, tienes que pinchar en los dos enlaces de abajo.

Vota a Miss Blockbuster / Vota a Mister Blockbuster

Recuerda que tienes que elegir una chica y un chico. La encuesta acaba el viernes por la tarde, momento en el que los ganadores serán anunciados en un simpático post ad hoc. ¡Gracias de antemano por participar!

Blockbusters '09: "Up"

"Esto es una aventura", murmuraba Steve Zissou (Bill Murray) al final de "Life Aquatic" (2004), dándose cuenta de que el verdadero heroísmo reside en lo cotidiano, antes que en la caza de un tiburón jaguar o, por ejemplo, de un pájaro de colores imposibles. Este insospechado paralelismo entre el universo de Wes Anderson y esta redonda, impecable "Up" es una muestra del nivel de sofisticación que ha alcanzado Pixar en sus dos últimas películas, que podrían formar un díptico abiertamente emocional y capaz de llevar el cine de animación hasta unas cotas de humanismo que muchos espectadores jamás hubieran intuido. Como "Wall•E" (2008), el segundo largometraje de Pete Docter (co-dirigido por Bob Peterson) recupera la magia imperecedera del cine silente para contarnos toda una vida, la del protagonista Carl y su mujer Ellie: puede sonar cursi, pero toda la grandeza del cine, toda su capacidad para conectar de manera profunda con el espectador, está contenida en esta secuencia perfecta.

Con un cuidado formal que recuerda a Hayao Miyazaki y una recuperación del cine de aventuras clásico que se diría eco de las producciones en imagen real de la factoría Disney —con "La isla del fin del mundo" (1974) a la cabeza—, "Up" es, muy probablemente, la cinta más encantadora de este verano. También es la más arriesgada: hacer creíble la amistad entre un niño con carencias de afecto y un anciano que, como Fitzcarraldo, tiene que llevar a cuestas una metafórica construcción a través de la jungla sudamericana no era, de ningún modo, tarea fácil. Por suerte, ese y todos los demás aspectos de esta aventura (más compleja de lo que parece a simple vista) funcionan con la maestría habitual, esa capaz de llevarnos a terrenos inéditos de la emoción cinematográfica para, más tarde, instalarse en un lugar particularmente agradable de nuestra memoria. Su tramo final, en el que lo colosal se da la mano con esa intimidad heroíca que Zissou y Carl descubren antes de que sea demasiado tarde, nos hace desear que "Up" nunca se acabe, pero no pasa nada: siempre estará ahí para que volvamos a ella una y otra vez.

VEREDICTO: La décima película de Pixar se atreve a hablarnos de sentimientos con una habilidad sólo al alcance de las verdaderas obras maestras. Cine de aventuras vitalista para tiempos amargos.

TERMÓMETRO:   (5/5) 

Blockbusters '09: "Asalto al tren de Pelham 123"

Blockbusters '09: "Asalto al tren de Pelham 123"

El mayor acierto de esta nueva adaptación de la seminal novela de John Godey está contenido en sus primeros segundos, en los que la cámara (enérgica y vibrante, como siempre) de Tony Scott nos lleva desde el skyline hasta el metro de Nueva York. Todas las versiones de "Pelham" han tratado precisamente de eso, de tomarle el pulso a una ciudad estratificada y en constante simbiosis, en la que un hombre del subsuelo (aquí, Denzel Washigton) y otro de las alturas (John Travolta) mantienen un combate altamente simbólico. Todo eso se diluye cuando Scott, al contrario que Joseph Sargent antes que él, decide no confiar en la sutileza, convirtiendo "Asalto al tren de Pelham 123" en una cinta que necesita exagerar en todo momento su condición de película sobre Nueva York, consciente de que es la primera versión de Godey ambientada en un mundo post 11-S. La estrategia es reiterativa en ocasiones, cuando no cae directamente en el subrayado grotesco: ahí está la retahíla de insultos que Travolta dirige a un James Gandolfini que parece estar interpretando una versión en carne y hueso de Joe ’Diamond’ Quimby.

Era hasta cierto punto previsible que el guionista Brian Helgeland prescindiera de esos apodos de colores que Quentin Tarantino robó para su "Reservoir Dogs" (1992), pero lo que no podíamos anticipar es que dejara a un lado el resto de pequeños detalles que hacían de la adaptación de Sargent un thriller ejemplar. El problema es que este "Pelham" sigue siendo insatisfactorio incluso si no se ha visto antes la película de 1974: el toque de Scott, al mismo tiempo clásico y rabiosamente moderno, no es suficiente cuando lo que de verdad interesa es el mano-a-mano entre sus dos protagonistas. Y, por desgracia, ninguno de los dos está a la altura, especialmente un Travolta que sobreactúa en un personaje a quien su condición de maestro del crimen se le supone. La excusa del remake/adaptación no sirve, ya que Scott y Washington triunfaron antes en ese terreno con la excelente "El fuego de la venganza" (2004). Al final, lo que nos queda es un thriller correcto pero olvidable, una cargante película sobre Nueva York que no pulsa ninguna tecla que John McTiernan no pulsara ya en "Jungla de cristal: La venganza" (1995).

VEREDICTO: A Tony Scott se le escapa el tren por los pelos, pues su versión de "Pelham" se revela tan falta de carisma como sus dos estrellas protagonistas.

TERMÓMETRO:   (2/5) 

Blockbusters '09: "Harry Potter y el Misterio del Príncipe"

En su entusiasta crítica de "Harry Potter and the Deathly Hallows" (2007) para Entertainment Weekly, Stephen King situaba una de las claves del éxito de la saga en la fascinación elemental de lector infantil por la magia. King citaba a Hans Christian Andersen, Lewis Carroll y los hermanos Grimm, magníficos escritores que, al igual que J.K. Rowling, no estaban interesados tanto en el lado luminoso de los hechizos como en su reverso oscuro, en sus consecuencias desde un punto de vista perverso y adulto. Ese es precisamente el tema rector de la sexta entrega de la saga, "Harry Potter and the Half-Blood Prince" (2005), una novela juvenil en el sentido más amplio del término, pensada para que esos niños que han ido creciendo con el trío protagonista miren al Mal a la cara antes de pasar a la épica del capítulo final. Así, "The Half-Blood Prince", como "La venganza de los Sith" (2005), versa sobre la construcción (y, en este caso, deconstrucción) de un villano: ese Voldemort al que vamos entendiendo a través de flashbacks que, por fortuna, no sitúan su naturaleza maléfica en algún trauma fruto de la causalidad, sino en algo mucho más profundo y complejo.

David Yates y el guionista Steve Kloves (de vuelta tras un breve permiso) se enfrentaban al reto de adaptar una novela tan extensa y estructuralmente compleja a las ya conocidas más-de-dos-horas-y-media de cada entrega cinematográfica. La decisión de dejar fuera algunas inmersiones en el Pensadero de Dumbledore relativas a la infancia y juventud de Tom Riddle puede resultar algo amarga para el fan fatal, pero la fidelidad demedida de un Zack Snyder no hubiera beneficiado en ningún modo a una película que ya es lo bastante densa y arrítmica para el no converso. De hecho, cuesta imaginar a un espectador que se deje llevar por "Harry Potter y el Misterio del Príncipe" sin haber leído antes el original: su primacía de los tiempos muertos y los pequeños momentos íntimos sobre las grandes set pieces puede llegar a ser frustrante. De todos modos, su electrizante tramo final hace que sea injusto hablar de una entrega de transición: de hecho, tanto la novela como la película resultan mucho más satisfactorias que "Harry Potter y la Orden del Fénix" (2003), el eslabón más débil del canon potteriano.

"El Misterio del Príncipe" logra captar a la perfección esa genuina angustia adolescente que recorre las últimas entregas escritas por Rowling: todos los que hemos experimentado ese breve periodo de confusión regido por los deseos de amor y muerte (en el caso de Potter, completamente literales) sabemos de qué se está hablando realmente cuando aparece la poción Felix Felicis o cuando Harry y Ginny se pierden en un bosque rodeado de mortífagos. Por desgracia, la película no puede superar esa maldición que condena toda adaptación de las novelas mayores de la saga (de la cuarta en adelante) a una forma especialmente molesta de farragosidad narrativa, aunque es posible que Yates y Kloves superen ese obstáculo con la anunciada división en dos partes de "Deathly Hallows". Si la brillante secuencia de la caverna es indicativo de algo, deberíamos esperar un auténtico gran final.

VEREDICTO: Una entrega superior a la media, si bien lastrada por los mismos problemas de ritmo y falta de cohesión de las dos anteriores. No obstante, interpretaciones como la de Alan Rickman y momentos como el clímax en la torre hacen que todo valga la pena.

VEREDICTO:   (3/5) 

Blockbusters '09: "Ice Age 3: El origen de los dinosaurios"

Hay una buena razón que explica por qué todos los comentarios que suscita esta apática tercera entrega (incluso los más destructivos) reconocen en la comadreja Buck al único elemento verdaderamente redondo de toda la función: el personaje al que Simon Pegg aporta voz y carisma es la única gran incorporación al elenco de protagonistas. En otras palabras, Buck es un personaje nuevo, refrescante y sorprendente, lo que lo hace destacar sin ningún problema entre un grupo de animales prehistóricos que se fosilizaron, más o menos, a mitad de la segunda parte.

"Ice Age 3: El origen de los dinosaurios" da el salto a las tres dimensiones, pero esos árboles no parecen capaces de impedir que el espectador vea el bosque de una saga que, sencillamente, se ha quedado sin cosas que decir. Sus responsables recuperan a los dinosaurios como feroces enemigos, le otorgan a Sid mayor presencia (y una subtrama estimulante sobre adopción entre especies, aunque algo desaprovechada), cargan los diálogos de chistes inusitadamente adultos y le colocan una femme fatale a la ardilla Scrat. El resultado está lejos de los niveles de inanición de (pongamos por caso) la tercera entrega de "La Momia", pero no es suficiente: uno no puede dejar de pensar que Carlos Saldanha y Chris Wedge deberían emplear su talento en desarrollar proyectos nuevos, en lugar de seguir amortizando su lucrativo (sobre todo, desde el punto de vista del estudio) legado de hielo. En unos tiempos en los que la animación digital corre el peligro de caer en lo clónico y lo reiterativo, el riesgo suele tener su recompensa. Sin embargo, parece bastante más probable que dentro, de dos veranos, esta sección incluya una crítica derrotista de "Ice Age 4".

VEREDICTO: Esta vista tridimensional al edén jurásico no es exactamente una experiencia aburrida o un fracaso rotundo, pero sí es incapaz de aportar nada nuevo a una saga que debería congelarse antes de caer por completo en la autoindulgencia.

TERMÓMETRO:    (2/5) 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Blockbusters '09: Combate de juguetes

Ya casi estamos entrando en la recta final del verano cinematográfico, un momento tan bueno como cualquier otro para que dos secciones de este blog se unan en un post especial. Es como si hiciesen el amor en lo alto de una montaña y este fuera el fruto de esa pasión prohibida. Son los juguetes basados en los blockbusters del verano de 2009, una colección de merchandising que va de lo estimulante a lo absurdo, pasando por lo asombroso y lo sencillamente ridículo. Dentro de dos semanas, eligiremos a los actores y actrices más atractivos del verano (aunque todos sabemos que nadie es rival para John Travolta en "Pelham" y Maggie Smith en "Potter 6"), pero aún hay más: antes de lunes deberían estar colgadas las críticas de "Ice Age 3" y "El Misterio del Príncipe". Tomaos este fin de semana como un Blockbuster-a-palooza.

  

X-Men Orígenes: Lobezno Es hasta cierto punto lícito que una colección de muñecos articulados basada en una superproducción concreta se tome ciertas licencias en aras de unos productos más espectaculares. Por ejemplo, las últimas películas de Batman no contenían trajes ni gadgets excesivamente molones desde el punto de vista de un consumidor en edad de fliparlo en Toys ’R Us, por lo que Mattel se tuvo que inventar al Batman Alpinista y al Joker Patinador para vender más unidades. Con el spin-off de Lobezno pasaba algo parecido, circunstancia que Hasbro ha aprovechado para aprovechar el filón de los cómics: así, las figuras de Gámbito o Deadpool no se parecen en nada a las versiones de la película, aunque eso no tiene por qué ser necesariamente malo... En cambio, el Logan cabezón sí parece haber sido modelado a partir de Hugh Jackman. ¡Incluso canta musicales de Broadway*!

(*) Es posible que esto no sea cierto.

Star Trek Los muchachos de la compañía Playmates no han puesto los phasers en modo Aturdir. Más bien, en modo Matar de Aburrimiento: las figuras artículadas no son nada del otro mundo, las réplicas de cinturones y comunicadores no son muy distintas de las de la serie de televisión y no han hecho una reproducción del puente de mando del Enterprise, sino de la simulación de la prueba Kobayashi Maru. La sala de teletransportes no está mal, pero el nivel del conjunto es tan bajo que podría hacerle perder los estribos al mismísimo Spock.

Terminator Salvation Olvidémonos de las figuras de acción articuladas, que transmiten la misma sensación de inanidad que las de "Star Trek", y centrémonos en los bustos: Kyle Reese, Marcus Wright con piel, Marcus Wright sin piel, Blair Williams y ese T-600 que se parecía a Dolph Lundgren, todos ellos asentados sobre un montón de calaveras y suciedad. De todos modos, la ausencia de un busto de John Connor para que se pelee con el resto de tu colección de muñecos es prácticamente un crimen. ¿Mi favorito? El maquillaje de Terminator, que refuerza el mensaje de la película (el enemigo somos nosotros, sólo que no lo sabemos) para que lo entiendan todos los niños.

 

G.I. Joe y Transformers: La Venganza de los Caídos Las dos únicas películas del verano que fueron juguetes antes de ser películas, lo que facilita enormemente las cosas desde el punto de vista de Hasbro. También incrementa los beneficios, con lo que todo el mundo sale ganando (en realidad, sólo gana Paramount Pictures y la propia Hasbro). G.I. Joe tiene una versión a escala de (suponemos) todos los personajes, armas y vehículos que aparecen en la película; mientras que la segunda parte de Transformers ha inspirado una auténtica avalancha de coleccionables destinados a hacer las delicias de las cuatro personas a las que nos gustó. La cabeza de Bumblebee es la pièce de résistance, pero uno tiene que tener la cabeza pequeña para disfrutarla porque, bueno, está destinada a los niños. Como todo el resto de juguetes de esta sección. Lo siento mucho.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe No debería sorprendernos que los coleccionables de la sexta entrega potteriana estén pensados para el fan adulto (pocas figuras articuladas, muchos fotogramas enmarcados), mucho menos cuando todas y cada una de las críticas a partir de la tercera entrega hacen incapié en que "¡esta es mucho más oscura que la anterior!". Ahí está el busto del licántropo Fenrir Greyback para demostrarlo (por desgracia, no aperece dándole unos retoques a la cara del hermano mayor de Ron), aunque la fiambrera de Bellatrix Lestrange también te cualifica automáticamente como el estudiante rarito y siniestro de tu curso. Ni qué decir tiene, la quiero. A la fiambrera, me refiero. A Bellatrix... pues también.

Blockbusters '09: "Transformers: La Venganza de los Caídos"

Blockbusters '09: "Transformers: La Venganza de los Caídos"

Un gran blockbuster veraniego no debería ser otra cosa que una Película Clímax: una obra abrumadora que aplicara el mismo trato adrenalítico tanto a sus secuencias de transición como a sus espectaculares set pieces, una cinta (en suma) consagrada al exceso, al ruido y a la furia. Con el primer "Transformers" (2007), Michael Bay estuvo muy cerca de rodar esa Película Clímax definitiva, una estrategia que le garantizó la oposición frontal de ciertos sectores cinéfilo-conservadores, pero también un nutrido grupo de admiradores (e, incluso, el reconocimiento de una identidad autoral por parte de una crítica que jamás hubiera podido pronosticar algo así). Con su secuela, Bay parece haber decidido encolerizar del todo a los primeros y poner a prueba la fidelidad de los segundos. Así, "La Venganza de los Caídos" no sólo decide ser una versión más aumentada que corregida del original —un exceso de calma antes de la tempestad final rompe la ilusión de Película Clímax que gobierna los dos primeros actos—, sino que lleva hasta las últimas consecuencias los postulados de una saga consagrada al exceso. Su principal virtud es, al mismo tiempo, su talón de Aquiles: uno se llega a preguntar cuantos planos más de mascotas en celo debemos contemplar hasta que su director considere que son suficientes. Es posible que estemos ante un ejemplo de blockbuster colosal y chiflado que (sencillamente) no sabe dónde parar, pero el resultado final es más que satisfactorio: una experiencia enmudecedora de pura histeria digital, una ceremonia casi pagana de carne, metal y sudor que pone nuestra conciencia en centrifugación a través de interminables ralentís de Megan Fox evitando la destrucción en medio del desierto.

 VEREDICTO: Una dosis sin adulterar de Bayhem, libre de toda sutileza y pensada exclusivamente para sus incondicionales. Estos robots gigantes pierden la gran baza del factor sorpresa, pero siguen siendo capaces de articular un espectáculo arrollador. 

 TERMÓMETRO:        (4/5) 

Blockbusters '09: "Terminator Salvation"

James Cameron necesitó una única (pero contundente) imagen para explicarnos un futuro de lo menos acogedor: una calavera humana aplastada por un pie metálico. Es probable que ese fuera el gérmen de una toda corriente en la ciencia-ficción de finales de siglo, que se hermanó con el cyberpunk para cuestionar las relaciones hombre-máquina y culminó en la que, probablemente, sea la primera película comercial del siglo XXI, "Matrix" (1999). Diez años después, las preocupaciones del género se han vuelto considerablemente más complejas: el enemigo ya no es la máquina, sino una idea difusa y ubicua de amenaza que (sospechamos) podría estar en nosotros mismos. No es casual que el centro de gravedad de "Terminator Salvation", película cuya principal razón de ser consiste en expandir los flashfowards bélicos de las primeras entregas (es decir, en darle a los fans lo que estos creen que quieren), sea Marcus Wright, el personaje interpretado por Sam Worthington: un hombre sin identidad que, en una estrategia con ecos de la nueva "Battlestar Galactica", descubre que él es el enemigo.

La esquizofrenia de Marcus se podría aplicar también a toda la película. Verbigracia: McG parece estar intentando ganarse, al mismo tiempo, a sus incondicionales y a sus detractores, a los entusiastas de las hipérboles modelo "Los Ángeles de Charlie" (2000) y a los creyentes en la solemnidad de Christopher Nolan. Este proceso se puede medir casi cronológicamente a lo largo del metraje, desde el enmudecedor plano secuencia aéreo en medio de la catástrofe hasta el apático clímax final. La propia cinta tampoco parece atreverse a marcar un punto y aparte en la saga: deshecha algunas de sus constantes principales (sobre todo, el viaje en el tiempo), pero apacigua a sus fans más conservadores a través de guiños impostados y superficiales a las anteriores entregas. Al final, pese a sus sofisticados referentes y sus nobles intenciones, "Terminator Salvation" se sitúa más cerca de lo correcto que de lo sobresaliente: nada más (aunque tampoco nada menos) que una sólida película de acción, un "Terminator 4" que no devalúa los logros de Cameron y Jonathan Mostow, pero tampoco hace nada por amplificarlos. No es poco, pero, en un verano inaugurado por el "Star Trek" de J.J. Abrams, no es suficiente.

 VEREDICTO: Antes una secuela competente que un prometedor reseteo, "Terminator Salvation" hace lo imprescindible para sobrevivir a las altas expectactivas que generan sus primeros veinte minutos. McG no les ha puesto las cosas excesivamente difíciles a los Transformers de Michael Bay. 

 TERMÓMETRO:       (3/5)

Blockbusters '09: "Ángeles & Demonios"

Blockbusters '09: "Ángeles & Demonios"

A Dan Brown se le pueden reprochar muchas cosas, pero nadie le negará su asombrosa capacidad para identificar el zeigeist de nuestro tiempo y articular intrigas folletinescas en torno a él. Publicada en 2000 (tres años antes que su exitosa "El código Da Vinci"), "Ángeles y demonios" es la novela que mejor sintetiza las claves del estilo Brown: un thriller a contrarreloj que aúna conspiranoia pop y amenazas de alta tecnología, con el vigente debate entre ciencia y religión como centro neurálgico. Lejos de jugar en su contra, el paso del tiempo ha hecho aún más relevantes los temas planteados en aquella primera aventura del profesor Robert Langdon: el auge del CERN, la búsqueda de la partícula de Dios y algunas de las más recientes declaraciones de Benedicto XVI hacían inevitable un "Ángeles y demonios" en forma de secuela cinematográfica de la rompetaquillas Da Vinci (2006).

La buena noticia es que Ron Howard y el guionista Akiva Goldsman han tenido el buen gusto de contratar a todo un David Koepp para que arreglara los tiempos muertos y los excesos de exposición que una adaptación demasiado literal de la novela hubiese traído consigo. La mala noticia es que no es suficiente: "Ángeles & Demonios", la película, logra ser bastante más divertida que "El código Da Vinci", pero su ritmo es artrítico en comparación con el frenético aliento pulp del original. Una cinta que contiene bombas de antimateria ocultas en el Vaticano, teorías imaginativas sobre el origen de los Illuminati y rutas psicogeográficas por la Roma oculta exigía una textura visual y narrativa llena de hipérboles. En otras palabras, "Ángeles & Demonios" necesitaba que un Timur Bekmambetov le sacase todo el partido al delirio browniano. En cambio, Howard apuesta por una corrección que no sólo pone en evidencia las carencias del original, sino que ni siquiera es capaz de conseguir que una trama que avanza bajo la amenaza de un holocausto inminente provoque la más mínima tensión en el espectador. Sólo el presunto sacrificio del Camarlengo (un ajustado Ewan McGregor) en el falso clímax nos da una idea de lo que "Ángeles & Demonios" debería haber sido: algo más cercano a "Vidocq" (2001) que a un manso recorrido turístico por la basílica de San Pedro.

 VEREDICTO: Un pequeño paso adelante con respecto al farragoso tostón de "Da Vinci", pero el profesor Langdon cinematográfico sigue necesitando una dosis más alta de locura y arrojo para ganarse la admiración del espectador. 

 TERMÓMETRO:      (2/5) 

Blockbusters '09: "Star Trek"

En "Donde ningún fan ha llegado antes", uno de los episodios más memorables de la cuarta temporada de "Futurama", Fry explica la importancia de "Star Trek" para la cultura pop del siglo pasado en estos términos: "Me enseñó tantas cosas... Como, por ejemplo, a aceptar a la gente, sin importar que fuesen negros, blancos, klingon o incluso hembras. Pero lo más importante es que, cuando no tenía amigos, me hacía sentir que quizá sí los tenía". Así, los dos conceptos rectores del universo creado por Gene Roddenberry, integración y esperanza, quedaron marcados a fuego en toda una generación. No es arriesgado afirmar que, en su momento, "Star Trek" fue la cosa más alucinante que le ocurrió al medio televisivo en su por entonces corta vida. El problema es que su nutrida comunidad de fans se agarró a esos sentimientos con demasiada fuerza: muy pronto, un concepto intrínsecamente cool acabó convirtiéndose en sinónimo de ciencia-ficción anacrónica y tan poco atractiva como su seguidor medio. El salto hacia la nueva generación funcionó durante un tiempo, pero se hizo el hara-kiri con una cinta ("Némesis", 2002) que traicionaba los conceptos rectores de Lo Trekkie con su desvío a la oscuridad y el pesimismo. El plan de J.J. Abrams y sus guionistas Kurtzman & Orci para rescatar la franquicia pasaba por una vuelta radical a los orígenes, una búsqueda de lo que propulsó los sueños siderales del espectador de los sesenta. En otras palabras, "Star Trek" necesitaba volver a configurarse como el epítome de lo cool. Y cuesta imaginar una tarea más hercúlea...

En cierto sentido, lo que Abrams ha hecho con la serie de Roddenberry no es muy diferente a lo que guionistas como Mark Millar o Warren Ellis hicieron con otro texto sagrado de la cultura pop, el universo Marvel, en los comienzos del sello Ultimate: liberarse por completo del peso de la tradición y volver a imaginar a unos personajes-iconos con el lector novato en mente... y el fan talibán en la nuca. Decir que esta película es esencialmente un "Ultimate Star Trek" no es exagerar un ápice ni utilizar el concepto a la ligera. Tampoco es descabellado pensar en ella como el blockbuster veraniego definitivo: es inteligente, divertida, excitante y articulada enteramente en torno a adrenalíticas set pieces. Lejos del tono oscuro y/o crepuscular que parece dominar toda reconceptualización de franquicia que se precie, "Star Trek" vuelve al optimismo candoroso de Roddenberry, pero con un giro posmoderno como as en la manga. El resultado es algo tan difícil como una película de ciencia-ficción capaz de entusiasmar al neófito y de respetar (e incluso seducir por completo) al trekkie más exigente.

Abrams parece estar forjándose una carrera cinematográfica mediante el homenaje reivindicativo a sus modelos: si en la notable "M:i:III" (2006) reconoció su enorme deuda con "Misión imposible" de la forma más espectacular posible, aquí devuelve a "Star Trek" a ese puesto de honor en la historia de la ciencia-ficción que nunca debió abandonar. En lo formal, el filme hace gala de un apabullante estilo visual que define el aquí y el ahora sin aparente esfuerzo (esos planos secuencia por el puente de mando, ese tratamiento de la luz). En lo conceptual, Kurtzman, Orci y el productor ejecutivo Damon Lindelof recuperan conceptos de la serie clásica y los integran con el gusto por el viaje en el tiempo que domina varias de las novelas inspiradas en la saga. Al final, uno tiene la sensación de que no ha visto más que el episodio piloto de un nuevo "Star Trek" que, probablemente, sea capaz de llegar hasta el infinito y más allá. O, en los términos de Fry, ahora tenemos unos nuevos amigos más allá de las estrellas, y no podemos esperar para volver a reunirnos con ellos.

 VEREDICTO: "Star Trek" no había molado tanto desde 1966. J.J. Abrams revitaliza una franquicia herida de muerte, logra un blockbuster poderosísimo y, de paso, se postula como aspirante al trono de creador multimedia esencial para la próxima década. 

 TERMÓMETRO:         (5/5) 

Blockbusters '09: "X-Men Orígenes: Lobezno"

Blockbusters '09: "X-Men Orígenes: Lobezno"

El crítico británico Nick de Semlyen sintetiza perfectamente el problema de las películas de orígenes: en lugar de tomarse libertades y relocalizar al superhéroe en un contexto (o un género) sorprendente, su máxima preocupación parece residir en explicar al espectador dónde encontró Lobezno su chaqueta de piel. O, podríamos añadir, cómo consiguió Bruce Wayne los fondos para construir la Batcueva. "X-Men Orígenes: Lobezno" podría haber sido una buena excusa para alejarse del modelo acuñado por Bryan Singer (y matizado por Brett Ratner) en la saga madre, tan correcta en la forma como insustancial en el fondo. El prólogo y los títulos de crédito de este aparatoso spin-off sí parecen apostar por una línea mucho más feroz e hiperbólica, pero la ilusión no tarda en desvanecerse: Logan sigue siendo un héroe de una pieza, inacapaz de transmitir ese carisma descreído que tan bien conocen los lectores de cómics. Las escenas de Hugh Jackman con el matrimonio de ancianos son, posiblemente, lo más sonrojante que hemos visto en una película de superhéroes desde el clímax de "Spider-Man 3" (2007). Que nadie espere ver a un Lobezno en modo berserker o alguna sorpresa más allá del ocasional cameo digitalizado: el objetivo de esta cinta de acción sin carisma no va más allá de expandir esos breves flashbacks que tenían lugar en "X-Men" (2000) y "X2" (2003).

Hay momentos en los que el marvelita atento puede vislumbrar lo que, sobre el papel, parecía el plan original de la compañía: una precuela de Lobezno que, en realidad, ampliara el universo fílmico de sus héroes de cara a futuros cruces y spin-offs. Eso explica la presencia de personajes como Deadpool o Gambito (con serias posibilidades de ganarse su propio "Origins") o el interés por perfilar a Stryker como villano de largo alcance. La ambición es legítima, pero el resultado es mediocre: la cinta de Gavin Hood sólo contentará a los incondicionales del Lobezno de Jackman, siempre y cuando sean capaces de perdonar los agujeros de un guión que hace auténticos malabarismos para integrar las distintas versiones del orígen del personaje en un todo coherente (al menos, a ratos). Al final, "X-Men Orígenes: Lobezno" sirve como cruda confirmación de algo que el fanboy sabía desde hace algún tiempo: que Logan es un inmenso secundario, pero resulta mucho menos interesante cuando se coloca bajo el foco principal.

 VEREDICTO: Es el mejor en lo suyo, pero lo suyo no es muy agradable. De hecho, es bastante aburrido... Un inicio descorazonador para el verano cinematográfico. 

TERMÓMETRO:     (2/5) 

Blockbusters '09: All around the world (y II)

Segunda entrega de nuestro viaje al mundo en doce blockbusters. Viaja en el tiempo, sal del planeta y visita dimensiones paralelas sin moverte del multisalas, pero cuidado: es posible que tengas que aguantar alguna chufa durante el trayecto.


G.I. Joe

Fecha de salida: 7 de agosto.

Destino: Hemos seleccionado París, donde el turista podrá ver cómo el sueño de Gustave Eiffel se hace añicos, pero esta ruta incluye, entre otros, destinos tan apetecibles como Moscú, Washington, Nueva Zelanda, el Sáhara y el Ártico.

Atracciones principales: Ese proyecto basado en el Monopoly que está desarrollando Ridley Scott es, posiblemente, la prueba más sólida de que Hasbro iba en serio cuando abrió su división cinematográfica. Claro que, tras el éxito de "Transformers" (2007), ¿quién puede culpar al gigante juguetero de querer maximizar beneficios en Temporada del BlockbusterLa buena noticia es que, al igual que la franquicia de Michael Bay, "G.I. Joe" parece un paso en la dirección correcta: una película de acción desenfrenada que no está dispuesta a hacer un esfuerzo excesivo por tomarse en serio a sí misma. Con una base argumental que parece surgida de "Team America: La policía del mundo" (2004) y un elenco actoral en el que Christopher Eccleston coincide con la jamonez de Sienna Miller o Rachel Nichols, el nuevo trabajo de Stephen Sommers puede ser una de las sorpresas más refrescantes del verano. Si logra combinar el aparatoso sentido de la maravilla de "La Momia" (1999) con una suerte de versión brainless del concepto "Misión: Imposible", estaríamos incluso ante un caballo ganador.

Palabra clave: Hiperbólica.



Ángeles & Demonios

Fecha de salida: 15 de mayo.

Destino: Roma y Cuidad del Vaticano. ¿Sabía que había pasadizos secretos que comunicaban todas las zonas sensibles de ambas ciudades y constituyen un mapa oculto de la conspiración? Ahora ya lo sabe. Antes habrá una visita relámpago al CERN, donde (al parecer) se fabrican bombas de antimateria.

Atracciones principales: Podríamos describirla como "El código Da Vinci 2.0", aunque la novela de Dan Brown sea anterior a la que inspiró el peor blockbuster de 2006. Ron Howard y el guionista Akiva Goldsman prometen haber aprendido de sus errores y, en consecuencia, han convertido "Ángeles & Demonios" en una un frenético thriller a contrarreloj (un mecanismo narrativo, presente ya en el original, que se ajusta a la perfección a la urgencia del estilo Brown). David Koepp fue contratado para ajustar la novela a lo que el público espera de una gran superproducción de conspiraciones pop, que no es gente hablando sin parar sobre religión ("Da Vinci"), sino cosas explotando y miembros de los Illuminati comportándose como los mejores villanos de la historia. Tom Hanks vuelve a poner su carisma al servicio del profesor Langdon, que en esta ocasión debe impedir un atentado fantacientífico contra la cúpula vaticana, desarrollar una tensión sexual no resuelta con su compañera de investigación (Ayelet Zurer) y evitar los atascos en el casco antiguo romano, todo en apenas unas horas. Es posible que también haya un Camarlengo (Ewan McGregor) saltando en paracaídas hacia el final. En suma, pura diversión pulp... o una apología del tedio similar a "Da Vinci".

Palabra clave: Conspiranoica.



Transformers: La venganza de los Caídos

Fecha de salida: 26 de junio.

Destino: La necrópolis de Giza, que fue puesta por primera vez a disposición de un equipo cinematográfico: el miedo a que Michael Bay hiciera volar por los aires la Gran Pirámide (al atardecer) motivó uno de los rodajes más secretos de todos los tiempos. También visitaremos Jordania, París, Nuevo México, Los Angeles y la universidad de Princeton, entre otros lugares de interés.

Atracciones principales: ¡La Gran Batalla de los Robots Gigantes se acerca a velocidad de crucero! Primero nos uniremos a la resistencia humana en "Terminator Salvation" y, semanas después, volveremos a montarnos en el hombro de Optimus Prime para ver un puñetero montón de cosas volando por los aires. Ambos blockbusters tienen tantas cosas en común que, por mucho que le moleste a sus respectivos responsables, resulta imposible no compararlas: las dos pelearán por el puesto más alto en las taquillas del mes de junio, las dos prometen un espectáculo de destrucción robótica y las dos tienen seres sintéticos con apariencia humana. ¡En serio! En "Transformers 2", Isabel Lucas interpreta a Alice, una Pretender (el nombre lo dice todo) que acecha a Sam Witwicky (Shia LaBeouf), siguiendo las órdenes de ese Caído que, según los rumores, podría tener la voz de Leonard Nimoy. Por supuesto, coquetear con un robot disfrazado de superhembra sin que su novia igualmente superhembra (Megan Fox) se entere no es el único problema de Sam en una secuela que desvelará conexiones ocultas entre los Transformers y nuestro pasado como especie, devolverá a la vida a Megatron (Hugo Weaving) y rendirá homenaje a sus raíces kaiju con una secuencia ambientada en Shangai. Todo según la máxima del cine según Bay: Shit Will Blow Up.

Palabra clave: Devastadora.



Ice Age 3: El origen de los dinosaurios

Fecha de salida: 3 de julio.

Destino: Eurasia, probablemente entre el Holoceno y el Pleistoceno. Pero salen dinosaurios, así que digamos que las coordenadas cronológicas no están exactamente claras.

Atracciones principales: La respuesta de Blue Sky Studios y 20th Century Fox a una pregunta que nadie se formuló: ¿qué pasaría si los personajes de "Ice Age" se encontraran con una tribu de dinosaurios supervivientes? No tiene demasiado sentido, pero la segunda parte fue uno de los éxitos sorpresa de 2006 y el estudio estaba ansioso por testar el sistema de RealD con un producto que diera beneficios. Así que allá vamos otra vez: Scrat sigue persiguiendo a su bellota, Manny (Ray Romano) y Ellie (Queen Latifah) esperan el nacimiento de su primer hijo, Diego (Denis Leary) teme estar volviéndose un animal domesticado y Sid (John Leguizamo) roba tres huevos misteriosos con la esperanza de crear su propia familia. El problema es que los huevos pertenecen a unos furibundos supervivientes del periodo Jurásico que, bueno, los quieren recuperar. Además de esas aventuras amorosas de Scrat que se nos prometían en el primer teaser, "Ice Age 3" cuenta con un nuevo personaje (comadreja tuerta, para más señas) con la voz de Simon Pegg. Los que han visto las primeras imágenes ese paraíso perdido bajo tierra en el que viven los dinosaurios dicen que es realmente asombroso. Seguro, pero este va a ser el blockbuster que más va a costar acercarse a ver de todo el verano.

Palabra clave: Apática.


Star Trek

Fecha de salida: 8 de mayo.

Destino: El espacio, la última frontera. Estos son los viajes de la nave estelar Enterprise, que continúa su misión de exploración de mundos desconoc... Perdón: el espacio y la Tierra circa 2250.

Atracciones principales: Se acabó vivir de la nostalgia, se acabó el naufragio en taquilla, se acabó la teoría de pares buenas / impares malas, se acabó incluso la Nueva Generación. Esto es la Vieja Generación, pero como nunca la habíamos visto: un reboot del concepto original que planea abrir una toda una nueva era para el concepto "Star Trek". Al frente de la nave (espacial), un J.J. Abrams que se enfrenta a su segundo largometraje como director con una propuesta aún más ambiciosa que su frenética "M:i:III" (2006), pero también relacionada con esa televisión de calidad que fue testigo de su evolución como contador de historias. La decisión de contar el primer encuentro de Kirk (Chris Pine) y Spock (Zachary Quinto) en una suerte de "Año Uno" trekie fue del productor Damon Lindelof y de los guionistas Kurtzman & Orci, que la consideraron una buena manera de refrescar las bases de la franquicia, sin renunciar por ello a contentar a los fans de la vieja escuela con una historia de viajes en el tiempo y rumulanos encolerizados. Está por ver hasta qué punto las nuevas generaciones están dispuestas a abrazar una mitología que siempre se ha relacionado con obesos hombres de mediana edad sin novia, pero nada ni nadie parece dispuesto a impedir que Abrams se erija como uno de los autores más relevantes (y sintomáticos) de nuestro tiempo.

Palabra clave: Intergaláctica.


Land of the Lost

Fecha de salida: 7 de agosto.

Destino: Una realidad alternativa, un mundo paralelo, la Dimensión Desconocida. Puedes llamarlo como quieras, pero no vas a tener más remedio que mirar a tu perro y comunicarle que ya no estáis en el Kinépolis en cuanto veas aparecer cangrejos gigantes.

Atracciones principales: "Star Trek" no es la única serie clásica con la que cuenta nuestro paquete de viajes. Creada en 1974 por los magos del entretenimiento infantil Sid y Marty Krofft, "Land of the Lost" es la clase de serie de culto por la que un estudio de Hollywood se vuelve loco: su equipo de guionistas incluyó a nombres como Theodore Sturgeon y Norman Spinrad, además de algunos reponsables de la primera etapa de "Trek". La presencia de Will Ferrell, Danny McBride y Jorma Taccone (de The Lonely Island) garantiza un tono más ligero que el de la serie, más dispuesta a apostar por la aventura y el sentido de la maravilla que por las risas. Aquí, por ejemplo, los hombres lagarto son exasperantemente lentos y el científico protagonista se comporta como Ron Burgundy en las entrevistas previas a su viaje, aunque no sabemos si eso garantiza un "Starsky & Hutch" (2004) o un espectáculo más orientado a toda la familia. El director Brad Silberling siempre ha sido una garantía de fortuna comercial, pero los analistas ya están señalando a "Land of the Lost" como el mayor naufragio del verano. Si eso significa que Ferrell se lo piensa dos veces a la hora de volver a aceptar una película familiar, quizá todos salgamos ganando a largo plazo.

Palabra clave: Interdimensional.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Blockbusters '09: All around the world (I)

La sabiduría popular sostiene que, en épocas de crisis, los ricos se van de vacaciones y los pobres van al cine. La buena noticia es que este verano vamos a poder viajar sin movernos del multisalas: los blockbusters se han vuelto tan internacionales que la cartelera parecerá una agencia de viajes. Por ello, "El Emperador de los Helados" ha visto necesario elaborar un mega-trailer con las experiencias turísticas que nos esperan en los próximos meses: empezando por la fría Canadá, haciendo escala en varios continentes y terminando en una dimensión paralela, esto es un avance del inminente verano cinematográfico:

X-Men Orígenes: Lobezno

Fecha de salida: 29 de abril.

Destino: Canadá, concretamente Vancouver (en la Columbia Británica). No obstante, sólo las muy comentadas escenas adicionales se rodaron en el hogar del personaje protagonista: el resto se filmó en Sydney, Nueva Orleans y Gales.

Atracciones principales: Marvel vuelve a abrir el fuego de una temporada de blockbuster, tras los excelentes resultados (econónimos y artísticos) obtenidos por "Iron Man" hace un año. "Lobezno" cuenta con el valor añadido de tratar con un personaje conocido y amado por el gran público, lo cual debería garantizar el éxito (aún está por ver hasta qué punto se va a notar en taquilla la copia pirata que tanta ilusión le hace a Fox). Hugh Jackman vuelve a sacar las garras en una precuela que pulsa todas las teclas de la emoción fanboy: ¡Arma X! ¡Dientes de Sable! ¡El trauma infantil! ¡Silver Fox! El director Gavin Hood ha contado con Liev Schreiber y Danny Huston para garantizar la cuota de gravitas, mientras que Gámbito, Emma Frost o Deadpool están ahí para garantizar la adhesión del conocedor del material original. Cabe, sin embargo, la sospecha de si tal sobredosis de secundarios no acabará por enterrar (de nuevo) a la estrella de la función.

Palabra clave: Feroz.


Asalto a Pelham 123

Fecha de salida: 24 de julio.

Destino: Nueva York: Turtle Bay, Times Square, el puente de Manhattan y el túnel bajo la calle 42. De hecho, habrá muchos túneles en la visita.

Atracciones principales: Es una puesta al día de uno de los thrillers definitivos de la década de los setenta, adorado por Tarantino e idóneo para ser relocalizado en una Nueva York post-11 de septiembre. De hecho, el co-guionista David Koepp ha declarado que su intención principal fue partir de la novela original de Morton Freedgood y adaptarla al clima de desconfianza de nuestro tiempo. Lo cual está muy bien, pero "Asalto a Pelham 123" carece de grandes ganchos para atraer al espectador medio: ni el regreso de John Travolta y un Denzel Washington con sobrepeso parecen capaces de sobresalir en un verano lleno de estrellas jóvenes y atractivas. Confiemos, pues, en que el high concept de la propuesta (¿cómo piensan los secuestradores escapar de un vagón de metro sin ser capturados?) juegue a favor de lo que parece un blockbuster súmamente elegante.

Palabra clave: Claustrofóbica.


Enemigos públicos

Fecha de salida: 14 de agosto.

Destino: Chicago, años 30. La Depresión ahoga, los gángsters viven deprisa y dejan bellos cadáveres, las cosas se agitan en Europa y todo el mundo se vuelve loco con ese nuevo prodigio de la ciencia: ¡el disco fonográfico de larga duración!

Atracciones principales: Es Michael Mann + Johnny Depp, por el amor de Dios. Resulta difícil pensar en un actor más adecuado para encarnar a John Dillinger, leyenda norteamericana, estrella del rock en la era del lindy hop, excéntrico con carisma y Robin Hood con una Thompson. También era un psicópata y el criminal más peligroso de su tiempo. Podríamos hilar muy fino e imaginar a Dillinger como el alter ego de un Jack Sparrow que realmente llegó a esa fuente de la eterna juventud que se nos anunciaba al final de la tercera entrega de "Piratas". Los avances centran toda su atención en Depp, pero hay otro protagonista (invisible) en primer plano: el arrebatador estilazo de Mann, quien se ha permitido la osadía de rodar en HD una época en la que el cine aún estaba saliendo de su etapa muda. Ah, y también tenemos a Christian Bale en el papel del agente Melvin Purvis, lo que le convierte oficialmente en uno de los dos actores más ubicuo del verano: puntos extras para el que adivine al segundo.

Palabra clave: Atmosférica.


Terminator Salvation

Fecha de salida: 5 de junio.

Destino: Nuevo México. Si ya de por si tiene pocos atractivos turísticos (aparte del Roswell), esperad a verla devastada por las máquinas gigantes...

Atracciones principales: "Este no es el futuro del que mi madre me habló", se lamenta John Connor (Christian Bale) en el teaser, disparando las expectativas de los fans hasta el infinito. Y eso que no fue fácil convencerlos: el hecho de que McG tomara las riendas del proyecto espoleó todo tipo de prejuicios, que fueron convenientemente disipados en la pasada Comic-Con. El director de "Los Ángeles de Charlie" mostró un avance de la textura de su película, un cruce entre "Mad Max 2" e "Hijos de los hombres" que se postula como una mirada realista al tiempo que espectacular sobre el fin del mundo. Porque "Terminator Salvation" no está interesada el tecno-noir de la primera entrega ni en la acción fantacientífica de las secuelas: esto es cine bélico para el Apocalipsis. El personaje de Sam Worthington, un Terminator que se cree humano, nos lleva a pensar en "Battlestar Galactica", pero el referente de McG ha sido eminentemente cameroniano ("Aliens", por supuesto). Es una de las mayores apuestas heladeras del verano: ve a verla, o tú y yo habremos terminado pro-fe-sio-nal-men-te.
 
Palabra clave: Post-apocalíptica.


Up

Fecha de salida: 14 de agosto.

Destino: Venezuela y sus tepuyes, llenos de cascadas, plantas tropicales, animales coloridos y demás sorpresas para el viajero.

Atracciones principales: La presión de estrenar un nuevo proyecto tras haber acariciado las estrellas con "Wall•E" ha debido de ser considerable, pero nadie diría que los muchachos de Pixar están asustados. Todo lo contrario, de hecho: este "Up" se presenta como una de las películas más vitalistas, espléndidas y confiadas del año, lo que sólo puede ser buena señal. Esta aventura de aliento clásico está protagonizada por un abuelo gruñón y un boy scout con sobrepeso, pero eso no le impide tener un trailer trepidante (¡hay hasta un zeppelin!). La sensación es que Pete Docter y Bob Peterson han recuperado el sentido de la maravilla de las añejas producciones Disney en imagen real, pero con algo de Miyazaki y ese ya absolutamente incofundible toque Pixar.

Palabra clave: Maravillosa.


Harry Potter y el Príncipe Mestizo

Fecha de salida: 17 de julio.

Destino: Reino Unido, concretamente Londres (para un prólogo en el que el Millennium Bridge hace boom) y Escocia (porque Hogwarts está en Escocia, ¿verdad?).

Atracciones principales: Si la huelga de guionistas no hubiera tenido lugar, la sexta entrega de la saga potteriana estaría a punto de aperecer en DVD, tras haber sido machacada (probablemente) por "Crepúsculo" en las taquilla navideña. Los ejecutivos de Warner Bros. tomaron la sensata decisión de retrasar su estreno hasta el verano, con la esperanza de que la estación le sentara tan bien a Potter como la sentó a Batman el pasado año. ¡Incluso la mitad de bien ya sería un resultado excelente! Por supuesto, el retraso no le pareció tan buena idea a los potterófilos, pero más vale tarde que nunca: el sexto capítulo de esta fascinante y compleja mitología ya casi está aquí, con su ración de flashbacks lúgubres, su exceso de angustia adolescente y su final traumático. O sea, que "Potter 6" es la única película para toda la familia capaz de llenar de nubarrones el verano cinematográfico, amén de una entrega imprescindible para todos los interesados en la construcción de uno de los villanos más interesantes de nuestro tiempo, Lord Voldemort (Ralph Fiennes).

Palabra clave: Sombría.

 ¿Impresionado, intrépido viajero? Pues asegúrate de regresar el lunes para leer la segunda parte de nuestro especial, en la que nuestro catálogo de destinos se verá ampliado con rutas por Europa, Asia y el espacio exterior. ¡Hasta entonces! 

Premios Blockbuster '08

 

¡Ponte el traje de los domingos, hay un montón de premios ahí fuera! Los votos han sido emitido, catalogados, perdidos, buscados, encontrados, lavados y contabilizados: ahora ya sólo queda saber quiénes son los grandes triunfadores de este verano cinematográfico. Preparados... Listos... ¡Pues vamos allá!

 MEJOR SECUENCIA  


 El interrogatorio del Joker, ’El Caballero Oscuro’

La vieja retórica del poli bueno / poli malo nunca fue tan efectiva: esta secuencia, planificada al milímetro por los hermanos Nolan, es un ejemplo de cómo dejar clavado al espectador en la butaca. Sus nada desdeñables trece votos han ensombrecido a la vibrante persecución de "Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal" (ocho votos), al caleidoscópico última circuito de "Speed Racer" (seis) y a los enmudecedores primeros suicidios de "El Incidente" (cinco). Por último, la batalla final del príncipe Caspian no ha tenido tanta suerte. De hecho, no ha tenido ninguna.

 MEJOR ACTRIZ  


 Selma Blair, ’Hellboy II: El Ejército Dorado’

Ya estuvo a punto de ganar el premio de Miss Blockbuster, así que sólo era cuestión de tiempo que los lectores de "El Emperador de los Helados" premiasen a una de las actrices más interesantes del panorma actual. La Liz Sherman cinematográfica ha obtenido un total nueve votos, sólo uno por encima de la que ha sido su rival durante toda la votación, Cate Blanchett. Por detrás han quedado Eve (siete), Zooey Deschanel (cuatro) y Maggie Gylenhaal (tres), a la que quizá haya perjudicado el hecho de salir tan... tan... vieja en "El Caballero Oscuro".

 MEJOR ACTOR  


 Heath Ledger, ’El Caballero Oscuro’

Nos dijeron que su Joker era pura dinamita, pero nada nos podía haber preparado del todo para la sobrenatural descarga de talento que Heath Ledger dejó para la posteridad. No obstante, su composición del payaso psicópata se ha visto seriamente afectada por un pequeño robot que, probablemente, sea su perfecto opuesto: Wall•E, que sólo ha obtenido un voto por debajo de los doce de Ledger. Por su parte, Robert Downey Jr. (a quien quizá ha perjudicado que "Iron Man" se estrenara muy a comienzos del verano) se lleva a casa unos dignos ocho votos, un icono como Harrison Ford recoge solamente dos y, bueno, Will Smith se va con las manos vacías.

 MEJOR PELEA  


 Los Cinco Furiosos vs. Tai Lung, ’Kung Fu Panda’

La posible única gran sorpresa del verano era una película de artes marciales que sacaba todo el provecho al medio en el que se rodó. Ninguna de las peleas de imagen real ha podido contra la imaginativa "Kung Fu Panda", cuyo coreográfico plato fuerte ha merecido nada menos que quince votos. "Hellboy II" (nueve), "Iron Man" (cuatro), "El increíble Hulk" (tres) y "Hancock" (uno) tendrán que sentarse a llorar en un rincón, pues acaban de recibir una buena paliza.

 MEJOR VILLANO  


 Joker (Heath Ledger), ’El Caballero Oscuro’

"And here... we... go". Segundo premio para el malogrado actor y tercero para "El Caballero Oscuro", que jugó con él su mejor carta. Es posible que este Joker sea mucho más calculador que el que estamos acostumbrados a ver en los cómics (¿no se supone que tendría que estar un poco más, bueno, chiflado?), pero lo cierto es que nadie se esperaba sorpresas en esta categoría. Y no las ha habido: 24 votos para el ganador, una cantidad que ha dejado en ridículo tanto a la Madre Naturaleza (tres) como a Tai Lung (dos) y el príncipe Nuada (uno). En cuanto a La Abominación, se hubiera quedado sin nada de no ser por el voto de compasión que le otorgó el autor de este blog, tan sensible como siempre con todo lo que tenga que ver con Tim Roth.

 MEJOR BESO  


 Eve y Wall•E, ’Wall•E’

Otro premio cantado. Puede que los robots no hayan logrado vencer a los humanos en las categorías de interpretación, pero su beso eléctrico (21 votos) no ha tenido rival. La medalla de plata es para Indy y Marion, que sólo han logrado rascar cinco votos; mientras que Speed y Tracy (tres votos) se tendrán que conformar con el bronce. Las otras dos parejas se han llevado un voto cada una, lo cual no dice mucho a su favor. Mulder y Scully están desolados, pero Hulk... ¡¡Hulk quiere aplastar ridículos robots!!

 MEJOR DIRECTOR  


 Steven Spielberg, ’Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal’

No todo el mundo quiso entender la propuesta de "Indy IV" en el momento de su estreno, pero parece que el tiempo empieza a colocarlo todo en su sitio y que la maestría de secuencias como la de la boda no ha pasado desapercibida para los respetables lectores de este blog. Once votos se ha llevado Spielberg por revivir su saga más quintaesencial, mientras que Guillermo del Toro se ha llevado ocho por hacer lo mismo con la suya. Por debajo han quedado Andrew Stanton (seis), los hermanos Wachowski (seis) y Christopher Nolan (dos), mientras todo el mundo se preguntaba cómo es posible que no se le haya reconocido a Rob Cohen su brillante labor en "La Momia: La tumba del Emperador Dragón".

 MEJOR PELÍCULA  


 ’Wall•E’, ’Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal’ y ’El Caballero Oscuro’ 

Los tres mejores blockbusters de 2008, tal y como vosotros los habéis votado. Cada uno representa un arquetipo de taquillazo veraniego: "Wall•E" (22 votos, ganadora absoluta) es la mejor vuestra imaginable de la maestría animada de Pixar, "Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal" (trece votos) es la más reciente secuela del mejor blockbuster de todos los tiempos y "El Caballero Oscuro" (doce votos) representa a los superhéroes que han protagonizado esta temporada ’08. En suma, un podio equilibrado que, no obstante, ha dejado fuera a competidoras tan dignas como "Speed Racer" (nueve votos), "Iron Man" (ocho) o "Hellboy II: El Ejército Dorado" (siete).

Y con esto, podemos dar por concluído el verano cinematográfico. No os despidáis muy efusivamente de él, porque volverá el año que viene con un nuevo cartel de pesos pesados. A saber: Lobezno, John Connor, Harry Potter, Mr. Spock, Robert Langdon, Optimus Prime, Brüno y el Comandante Cobra. O sea, que más superhéroes, más adaptaciones de franquicias jugueteras de los años ochenta, más Dan Brown, más Sacha Baron Cohen, más McG y más Michael Bay. Lo que se dice un verano completo: ¡nos vemos en mayo de 2009!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres