Blogia

Los archivos de EL EMPERADOR DE LOS HELADOS

Blockbusters '09: "Asalto al tren de Pelham 123"

Blockbusters '09: "Asalto al tren de Pelham 123"

El mayor acierto de esta nueva adaptación de la seminal novela de John Godey está contenido en sus primeros segundos, en los que la cámara (enérgica y vibrante, como siempre) de Tony Scott nos lleva desde el skyline hasta el metro de Nueva York. Todas las versiones de "Pelham" han tratado precisamente de eso, de tomarle el pulso a una ciudad estratificada y en constante simbiosis, en la que un hombre del subsuelo (aquí, Denzel Washigton) y otro de las alturas (John Travolta) mantienen un combate altamente simbólico. Todo eso se diluye cuando Scott, al contrario que Joseph Sargent antes que él, decide no confiar en la sutileza, convirtiendo "Asalto al tren de Pelham 123" en una cinta que necesita exagerar en todo momento su condición de película sobre Nueva York, consciente de que es la primera versión de Godey ambientada en un mundo post 11-S. La estrategia es reiterativa en ocasiones, cuando no cae directamente en el subrayado grotesco: ahí está la retahíla de insultos que Travolta dirige a un James Gandolfini que parece estar interpretando una versión en carne y hueso de Joe ’Diamond’ Quimby.

Era hasta cierto punto previsible que el guionista Brian Helgeland prescindiera de esos apodos de colores que Quentin Tarantino robó para su "Reservoir Dogs" (1992), pero lo que no podíamos anticipar es que dejara a un lado el resto de pequeños detalles que hacían de la adaptación de Sargent un thriller ejemplar. El problema es que este "Pelham" sigue siendo insatisfactorio incluso si no se ha visto antes la película de 1974: el toque de Scott, al mismo tiempo clásico y rabiosamente moderno, no es suficiente cuando lo que de verdad interesa es el mano-a-mano entre sus dos protagonistas. Y, por desgracia, ninguno de los dos está a la altura, especialmente un Travolta que sobreactúa en un personaje a quien su condición de maestro del crimen se le supone. La excusa del remake/adaptación no sirve, ya que Scott y Washington triunfaron antes en ese terreno con la excelente "El fuego de la venganza" (2004). Al final, lo que nos queda es un thriller correcto pero olvidable, una cargante película sobre Nueva York que no pulsa ninguna tecla que John McTiernan no pulsara ya en "Jungla de cristal: La venganza" (1995).

VEREDICTO: A Tony Scott se le escapa el tren por los pelos, pues su versión de "Pelham" se revela tan falta de carisma como sus dos estrellas protagonistas.

TERMÓMETRO:   (2/5) 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Autómatas para la gente

Autómatas para la gente

El titular dice: "Una legión de robots está en paro en Japón". La vida real ha ganado un concurso de microrrelatos de ciencia-ficción.

Esto me recuerda a que, hace unas semanas, terminé mi lectura entrecortada de El rival de Prometeo y (creo) no dije nada por aquí. Ntsch. El libro no es tan absolutamente imprescindible como podría parecer a simple vista: los ensayos de Marta Peirano y Sonia Bueno son, evidentemente, un must, pero los fragmentos de textos fundamentales sobre seres artificiales acaban revelándose un tanto insatisfactorios. Eso no quiere decir que la selección no sea excelente (lo es: no hay más que ver el buen gusto de incluír el ensayo de Freud tras el fragmento de "El hombre de arena"), sino que uno se queda a mitad de camino. Quizá hubiera sido mejor un volumen ensayístico, al modo del "Monster Show" de David J. Skal, y una bibliografía para que cada uno se haga con las lecturas complementarias que considere convenientes. No obstante, hay ocasiones en las que la fragmentación sí es un acierto pleno: por ejemplo, cuando se le ahorra al lector el trance de zamparse íntegra "La Eva futura", de Auguste Villiers de L’Isle-Adam.

Videojuegos al aire libre

Videojuegos al aire libre

En Kotaku sólo han necesitado un post para dinamitar la brecha generacional entre los juegos infantiles de antaño y los juegos infantiles de ahora. Además, lo han hecho dándole la vuelta a toda esa corriente que pretende que los padres y abuelos aprendan a dominar la interactividad de una Wii o una DS: quizá el secreto esté en que los niños apliquen las reglas del videojuego a las clásicas actividades recreativas al aire libre. El resultado es Backyard adaptations of videogame classics, un PDF descargable que incluye actividades tan estimulantes como un escondite basado en "Metal Gear" o un balón prisionero con un toque de "Space Invaders". El objetivo secreto de la propuesta es hacer que seamos conscientes de hasta qué punto los videojuegos son versiones sofisticadas de las mecánicas de parque infantil. ¿O por qué creías que se les llama sandboxes a los sandboxes?

Directa a la Luna

Directa a la Luna

Como los especiales de televisión über-nostálgicos se han encargado de señalar, cada uno elige su recuerdo en esta, la semana del cuarenta aniversario de la llegada del hombre a la Luna. Yo he decidido acordarme de uno de mis episodios favoritos de "Futurama", The Series Has Landed (1x02), que no sólo presentaba a la tripulación completa de la nave Planet Express, sino que elegía la Luna como el primer destino interestelar de la serie. En mi análisis para Elitevisión intenté explicar por qué la conversión de la superficie lunar en un parque temático (o resort de lujo en un erial repleto de paletos peligrosos) es una de las mejores ideas que jamás ha acogido el medio televisivo, además de destacar la mención al Jackie Gleason de "The Honeymooners" como pionero del viaje espacial por la vía de la violencia doméstica. Muy orgulloso de aquel post, así que echadle un vistazo.

Además de Jackie Gleason o el Hergé de "Objetivo: La Luna" / "Aterrizaje en la Luna" (somos muchos los que preferimos el discurso trascendental de Tintín al de Neil Armstrong), es de justicia citar a George Méliès entre los pioneros del sueño lunar. La imagen más icónica de su Le voyage dans la lune no sólo ha sido citada/parodiada en "Futurama" (Bender inserta una botella de cerveza vacía en el ojo de una mascota del parque), sino también en las dos últimas temporadas de la serie de culto británica "The Mighty Boosh", en el videoclip de los Smashing Pumpkins Tonight, Tonight e incluso en esta filigrana del humor internáutico. Este temprana adaptación de la novela de Jules Verne supone una influencia tan insoslayable para el lenguaje cinematográfico que la HBO le dedicó un memorable episodio dentro de la miniserie "From the Earth to the Moon": aquel en el que el alunizaje del Apollo 11 se intercalaba con una reconstrucción del rodaje de "Le voyage dans la lune", en la que Tchéky Karyo interpretaba al pionero Méliès. Su película llegó a los cines franceses el 1 de septiembre de 1902, sólo veinte meses después de la muerte de la Reina Victoria, sólo cuatro después de que Alfonso XIII fuera coronado. Parece bastante apropiado que en este contexto de ruinas del siglo XIX naciese el cine de ciencia-ficción, como también que la visión (teatral, mágica) de Méliès viviera una segunda juventud en los años 70, cuando grupos de rock psicodélico como Gentle Giant la proyectaban en sus conciertos o sus escenas con hongos gigantes eran disfrutadas por el mismo tipo de público que popularizó el ritual de acudir a ver "2001: Una odisea del espacio" con un buen cargamento de sustancias estimulantes en las alforjas.

Se puede establecer una relación directa entre "Le voyage dans la lune" y el clásico de Kubrick, dos películas que propulsaron la ciencia-ficción cinematográfica del mismo modo que los monolitos de "2001" propulsan la conciencia humana. Además, la Luna juega un papel muy importante en las dos, que se rodaron y estrenaron antes de que el hombre llegara allí en la vida real. Puede que para coincidir con las celebraciones, los cines británicos estrenaron el pasado viernes Moon, el debut en la dirección de Duncan Jones, un tipo al que esto del sueño interestelar le viene de familia (es hijo de David Bowie, lo más parecido a un astronauta en contacto con inteligencias superiores que ha tenido la cultura popular contemporánea). Protagonizada por Sam Rockwell en un (casi) one-man show, "Moon" se centra en las consecuencias del aislamiento y del vacío infinito desde un punto de vista hard SF: de hecho, un profesor de la NASA le pidió a Jones una copia de la película para instruir a sus alumnos. El candor de "Le voyage dans la lune" y el realismo histérico de "Moon" podrían representar el alfa y el omega de un cine de ciencia-ficción que siempre ha mirado a las estrellas, aún cuarenta años después de hacerlo desde el otro lado.

Más fotos de gente antigua sentada sobre una Luna de papel aquí (vía Quiddity).

Blockbusters '09: "Harry Potter y el Misterio del Príncipe"

En su entusiasta crítica de "Harry Potter and the Deathly Hallows" (2007) para Entertainment Weekly, Stephen King situaba una de las claves del éxito de la saga en la fascinación elemental de lector infantil por la magia. King citaba a Hans Christian Andersen, Lewis Carroll y los hermanos Grimm, magníficos escritores que, al igual que J.K. Rowling, no estaban interesados tanto en el lado luminoso de los hechizos como en su reverso oscuro, en sus consecuencias desde un punto de vista perverso y adulto. Ese es precisamente el tema rector de la sexta entrega de la saga, "Harry Potter and the Half-Blood Prince" (2005), una novela juvenil en el sentido más amplio del término, pensada para que esos niños que han ido creciendo con el trío protagonista miren al Mal a la cara antes de pasar a la épica del capítulo final. Así, "The Half-Blood Prince", como "La venganza de los Sith" (2005), versa sobre la construcción (y, en este caso, deconstrucción) de un villano: ese Voldemort al que vamos entendiendo a través de flashbacks que, por fortuna, no sitúan su naturaleza maléfica en algún trauma fruto de la causalidad, sino en algo mucho más profundo y complejo.

David Yates y el guionista Steve Kloves (de vuelta tras un breve permiso) se enfrentaban al reto de adaptar una novela tan extensa y estructuralmente compleja a las ya conocidas más-de-dos-horas-y-media de cada entrega cinematográfica. La decisión de dejar fuera algunas inmersiones en el Pensadero de Dumbledore relativas a la infancia y juventud de Tom Riddle puede resultar algo amarga para el fan fatal, pero la fidelidad demedida de un Zack Snyder no hubiera beneficiado en ningún modo a una película que ya es lo bastante densa y arrítmica para el no converso. De hecho, cuesta imaginar a un espectador que se deje llevar por "Harry Potter y el Misterio del Príncipe" sin haber leído antes el original: su primacía de los tiempos muertos y los pequeños momentos íntimos sobre las grandes set pieces puede llegar a ser frustrante. De todos modos, su electrizante tramo final hace que sea injusto hablar de una entrega de transición: de hecho, tanto la novela como la película resultan mucho más satisfactorias que "Harry Potter y la Orden del Fénix" (2003), el eslabón más débil del canon potteriano.

"El Misterio del Príncipe" logra captar a la perfección esa genuina angustia adolescente que recorre las últimas entregas escritas por Rowling: todos los que hemos experimentado ese breve periodo de confusión regido por los deseos de amor y muerte (en el caso de Potter, completamente literales) sabemos de qué se está hablando realmente cuando aparece la poción Felix Felicis o cuando Harry y Ginny se pierden en un bosque rodeado de mortífagos. Por desgracia, la película no puede superar esa maldición que condena toda adaptación de las novelas mayores de la saga (de la cuarta en adelante) a una forma especialmente molesta de farragosidad narrativa, aunque es posible que Yates y Kloves superen ese obstáculo con la anunciada división en dos partes de "Deathly Hallows". Si la brillante secuencia de la caverna es indicativo de algo, deberíamos esperar un auténtico gran final.

VEREDICTO: Una entrega superior a la media, si bien lastrada por los mismos problemas de ritmo y falta de cohesión de las dos anteriores. No obstante, interpretaciones como la de Alan Rickman y momentos como el clímax en la torre hacen que todo valga la pena.

VEREDICTO:   (3/5) 

Blockbusters '09: "Ice Age 3: El origen de los dinosaurios"

Hay una buena razón que explica por qué todos los comentarios que suscita esta apática tercera entrega (incluso los más destructivos) reconocen en la comadreja Buck al único elemento verdaderamente redondo de toda la función: el personaje al que Simon Pegg aporta voz y carisma es la única gran incorporación al elenco de protagonistas. En otras palabras, Buck es un personaje nuevo, refrescante y sorprendente, lo que lo hace destacar sin ningún problema entre un grupo de animales prehistóricos que se fosilizaron, más o menos, a mitad de la segunda parte.

"Ice Age 3: El origen de los dinosaurios" da el salto a las tres dimensiones, pero esos árboles no parecen capaces de impedir que el espectador vea el bosque de una saga que, sencillamente, se ha quedado sin cosas que decir. Sus responsables recuperan a los dinosaurios como feroces enemigos, le otorgan a Sid mayor presencia (y una subtrama estimulante sobre adopción entre especies, aunque algo desaprovechada), cargan los diálogos de chistes inusitadamente adultos y le colocan una femme fatale a la ardilla Scrat. El resultado está lejos de los niveles de inanición de (pongamos por caso) la tercera entrega de "La Momia", pero no es suficiente: uno no puede dejar de pensar que Carlos Saldanha y Chris Wedge deberían emplear su talento en desarrollar proyectos nuevos, en lugar de seguir amortizando su lucrativo (sobre todo, desde el punto de vista del estudio) legado de hielo. En unos tiempos en los que la animación digital corre el peligro de caer en lo clónico y lo reiterativo, el riesgo suele tener su recompensa. Sin embargo, parece bastante más probable que dentro, de dos veranos, esta sección incluya una crítica derrotista de "Ice Age 4".

VEREDICTO: Esta vista tridimensional al edén jurásico no es exactamente una experiencia aburrida o un fracaso rotundo, pero sí es incapaz de aportar nada nuevo a una saga que debería congelarse antes de caer por completo en la autoindulgencia.

TERMÓMETRO:    (2/5) 

Blockbusters '09: Combate de juguetes

Ya casi estamos entrando en la recta final del verano cinematográfico, un momento tan bueno como cualquier otro para que dos secciones de este blog se unan en un post especial. Es como si hiciesen el amor en lo alto de una montaña y este fuera el fruto de esa pasión prohibida. Son los juguetes basados en los blockbusters del verano de 2009, una colección de merchandising que va de lo estimulante a lo absurdo, pasando por lo asombroso y lo sencillamente ridículo. Dentro de dos semanas, eligiremos a los actores y actrices más atractivos del verano (aunque todos sabemos que nadie es rival para John Travolta en "Pelham" y Maggie Smith en "Potter 6"), pero aún hay más: antes de lunes deberían estar colgadas las críticas de "Ice Age 3" y "El Misterio del Príncipe". Tomaos este fin de semana como un Blockbuster-a-palooza.

  

X-Men Orígenes: Lobezno Es hasta cierto punto lícito que una colección de muñecos articulados basada en una superproducción concreta se tome ciertas licencias en aras de unos productos más espectaculares. Por ejemplo, las últimas películas de Batman no contenían trajes ni gadgets excesivamente molones desde el punto de vista de un consumidor en edad de fliparlo en Toys ’R Us, por lo que Mattel se tuvo que inventar al Batman Alpinista y al Joker Patinador para vender más unidades. Con el spin-off de Lobezno pasaba algo parecido, circunstancia que Hasbro ha aprovechado para aprovechar el filón de los cómics: así, las figuras de Gámbito o Deadpool no se parecen en nada a las versiones de la película, aunque eso no tiene por qué ser necesariamente malo... En cambio, el Logan cabezón sí parece haber sido modelado a partir de Hugh Jackman. ¡Incluso canta musicales de Broadway*!

(*) Es posible que esto no sea cierto.

Star Trek Los muchachos de la compañía Playmates no han puesto los phasers en modo Aturdir. Más bien, en modo Matar de Aburrimiento: las figuras artículadas no son nada del otro mundo, las réplicas de cinturones y comunicadores no son muy distintas de las de la serie de televisión y no han hecho una reproducción del puente de mando del Enterprise, sino de la simulación de la prueba Kobayashi Maru. La sala de teletransportes no está mal, pero el nivel del conjunto es tan bajo que podría hacerle perder los estribos al mismísimo Spock.

Terminator Salvation Olvidémonos de las figuras de acción articuladas, que transmiten la misma sensación de inanidad que las de "Star Trek", y centrémonos en los bustos: Kyle Reese, Marcus Wright con piel, Marcus Wright sin piel, Blair Williams y ese T-600 que se parecía a Dolph Lundgren, todos ellos asentados sobre un montón de calaveras y suciedad. De todos modos, la ausencia de un busto de John Connor para que se pelee con el resto de tu colección de muñecos es prácticamente un crimen. ¿Mi favorito? El maquillaje de Terminator, que refuerza el mensaje de la película (el enemigo somos nosotros, sólo que no lo sabemos) para que lo entiendan todos los niños.

 

G.I. Joe y Transformers: La Venganza de los Caídos Las dos únicas películas del verano que fueron juguetes antes de ser películas, lo que facilita enormemente las cosas desde el punto de vista de Hasbro. También incrementa los beneficios, con lo que todo el mundo sale ganando (en realidad, sólo gana Paramount Pictures y la propia Hasbro). G.I. Joe tiene una versión a escala de (suponemos) todos los personajes, armas y vehículos que aparecen en la película; mientras que la segunda parte de Transformers ha inspirado una auténtica avalancha de coleccionables destinados a hacer las delicias de las cuatro personas a las que nos gustó. La cabeza de Bumblebee es la pièce de résistance, pero uno tiene que tener la cabeza pequeña para disfrutarla porque, bueno, está destinada a los niños. Como todo el resto de juguetes de esta sección. Lo siento mucho.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe No debería sorprendernos que los coleccionables de la sexta entrega potteriana estén pensados para el fan adulto (pocas figuras articuladas, muchos fotogramas enmarcados), mucho menos cuando todas y cada una de las críticas a partir de la tercera entrega hacen incapié en que "¡esta es mucho más oscura que la anterior!". Ahí está el busto del licántropo Fenrir Greyback para demostrarlo (por desgracia, no aperece dándole unos retoques a la cara del hermano mayor de Ron), aunque la fiambrera de Bellatrix Lestrange también te cualifica automáticamente como el estudiante rarito y siniestro de tu curso. Ni qué decir tiene, la quiero. A la fiambrera, me refiero. A Bellatrix... pues también.

"Bustin' makes me feel good!"

"Bustin' makes me feel good!"

El mundo Cazafantasmas colisiona contra el universo LittleBigPlanet, y el resultado es una auténtica supernova de belleza. Las pegatinas combinan algunos personajes del flamante videojuego (que era de lo que se trataba) con rediseños absolutamente espectaculares del Muñequito de los Marshmallows, el equipo de protones, Moquete, el Ecto-1 y el ultraicónico logotipo. En cuanto a los disfraces de los Sackboys, no estoy muy seguro acerca de los pelos, pero sé que debo aprovechar esta oportunidad de visitar el planeta de las calaveras y diablitos con un Sack-Venkman. Llámalo destino, llámalo karma, llámalo suerte... Etcétera.

Nathasa Johansson

Nathasa Johansson

Si no fuera por la diferencia horaria, el sonido de miles de fanboys de todo el planeta aullando al unísono hubiera sido algo ciertamente único en este caluroso 16 de julio. La razón del ataque de sensaciones colectivo está en la nueva portada de Entertainment Weekly, que contiene la primera imagen pública de Scarlett Johansson en el papel de la Viuda Negra. Teniendo en cuenta que "Iron Man 2" no se estrena hasta la próxima primavera, Marvel ha iniciado pronto su campaña de hype, aunque es poco probable que la película la necesite: la anterior entrega superó las expectativas más optimistas del estudio, fue uno de los primeros Blu-ray superventas y convirtió a Robert Downey Jr. en la persona más admirada/envidiada del universo (la secuencia extra con el Nick Furia de Sam J. era, en ese sentido, un duelo de titanes de lo über-cool). Esta segunda parte tiene todo ese bagaje a sus espaldas, más la presencia de Scarlett Johansson. Teñida de pelirrojo. Con un traje de lycra ceñido. De hecho, si Robert Downey Jr. no estuviera superpuesto (¡gah!), podríamos verla en una postura que parece calcada a la de Sienna Miller en las imágenes promocionales de la inminente "G.I. Joe".

El artículo de EW da algunas pistas sobre lo que podremos esperar de "Iron Man 2", aparte de los trajes ajustados y el acento ruso. Para empezar, parece confirmarse que Mickey Rourke interpretará a Ivan Vanko, un prisionero ruso con elementos del primer Crimson Dynamo, pero cuyo uniforme de guerra lo situará más cerca de Whiplash. El hecho de que forme alianza con Justin Hammer (Sam Rockwell) para derrocar a Tony Stark también debería ser significativo. En cuanto al protagonista, Downey Jr. hace una referencia a sus problemas con el alcohol, aunque el co-guionista Justin Theroux declaró que no quieren jugar del todo la carta de "El Diablo en la botella" todavía. Por suerte, sí jugarán la de la pelea de gatas: Gwyneth Paltrow (cuya Pepper Potts ha sido ascendida a directora general de Industrias Stark) indica que habrá fricciones entre su personaje y Natasha Romanova. El aullido final tendrá lugar el 7 de mayo de 2010: mientras tanto, aseguráos de visitar frecuentemente este blog para saber más sobre "Scarlett Johansson con traje ajust...". Perdón, sobre "Iron Man 2".

Pausa negra

Pausa negra

Me voy a Gijón, justo a tiempo para hacer alguna visita relámpago a la Semana Negra y disfrutar del fin de semana lejos de la rutina. Por tanto, se interrumpe el posteo hasta el próximo martes. ¿Será posible aguantar tres días sin actualizaciones locas? Sí, porque tengo algo absolutamente imprescindible para la vuelta. Ahí, creando expectativas.

¡Nos vemos!

Alerta DVD - BD

Alerta DVD - BD

1) El año pasado en Marienbad: "Hay pocos, muy pocos films en los que puedo pensar como creadores de verdadero cine. "El año pasado en Marienbad", tal vez, sea lo más cercano que puedo sentir". Peter Greenway lo tiene claro: la absoluta obra maestra de Alain Resnais es una de las escasas películas puras que nos ha legado el mal llamado séptimo arte en más de cien años de historia: una obra que no puede existir en ninguna otra forma, que no está esclavizada por esa novela decimonónica que tanto preocupa a Greenway. De todos modos, "Marienbad" pudo haber nacido de una novela, "La invención de Morel" (1940), algo que Resnais y el guionista Alain Robbe-Grillet negaron categóricamente, pero que el escritor Adolfo Bioy Casares siempre consideró una adaptación apócrifa de su novela. Sea como sea, sentarse a ver "Marienbad" es una experiencia única, irrepetible y casi inefable. Dos de los sellos más prestigiosos del panorama (Cameo y Criterion) parecen haberse aliado para lanzar una nueva edición de la película, hasta ahora difícil de rastrear en DVD. La de Cameo, que estará disponible durante sólo cuatro meses en la cadena Fnac, incluye un libro ("La perversidad del cine moderno, o breve guía para pasear por Marienbad"), dos cortometrajes de Resnais y un documental sobre la esquiva, fascinante red de significados e interpretaciones que propicia la película. Por su parte, Criteron ha tirado la casa por la ventana: un nuevo transfer supervisado y aprobado por el director, entrevistas exclusivas, nuevos documentales, los dos cortos y otro libreto con un ensayo del crítico Mark Polizzotti y una selección de declaraciones de Robbe-Grillet. Además, el sello neoyorquino lanza la primera edición de "Marienbad" en Blu-ray. Una oportunidad única para descubrir y atesorar la que, para el autor de este blog, es la película más perfecta jamás rodada. Ya a la venta

2) Punisher 2: Zona de guerra: Sus problemas de producción y su escasa fortuna en las taquillas estadounidenses llevaron a la distribuidora de la secuela de "El Castigador" (2004) a pensar que sería mejor estrenarla directamente en el mercado doméstico, privándonos así de disfrutar en pantalla grande de la que, probablemente, sea la mejor película de superhéroes estrenada en lo que llevamos de año. Con la mirada fija en Garth Ennis, la directora Lexi Alexander le inyecta a Frank Castle (estupendo Ray Stevenson) una dosis de ultraviolencia y, a los villanos, otra de excentricidad pulp bien entendida. El resultado es una película de acción directa y estilosa, pese a ciertos toques sentimentales (¡y una niña adorable!) que uno preferiría que no hubieran estado allí. Al menos, Sony no ha racaneado en los extras: audiocomentario, entrevistas, así-se-hizo, trailers y cuatro documentales. Ya a la venta

3) The IT Crowd (Temporadas 1-3, edición exclusiva): Los seguidores de la serie sabrán qué significa el diseño de la caja de esta edición exclusiva. El resto tiene una oportunidad excelente para descubrir las bondades de una sitcom que va mejorando a cada capítulo (la primera temporada es así-así, pero las cosas cambian considerablemente con el desopilante inicio de la segunda) y que es capaz de generar todo tipo de personajes de culto. Por no hablar de su habilidad para poner a los protagonistas en las situaciones más absurdas imaginables (en la tercera temporada, son cómplices involuntarios del atraco a un banco y se ven obligados a hacer una sesión de fotos sensuales). Ya a la venta (Amazon)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Minutos musicales

Me espera un final de semana infernal, cargado de trabajo. ¡Gah! ¡Estúpido trabajo! Lo mejor de dedicarse a esto de escribir letras es que uno puede hacerlo mientras escucha música. No creáis que tengo tiempo para postear mucho más que tres videoclips y sendos textos breves, pero espero que los disfrutéis tanto como yo. Ahora, vuelvo a ponerme el grillete.

a) The Joy Formidable - Whirring: "A Balloon Called Moaning" es mi disco preferido de lo que llevamos de 2009. Ocho canciones casi perfectas y un debut absolutamente acojonante, en el que sobresale esta miniatura épica y enérgica. El disco está disponible para descargar a cambio de nada y la cantante es la de ahí arriba. ¿Necesitas más razones?

b) Golden Silvers - True Romance (True No. 9 Blues): Ah, la televisión musical de los ochenta... ¿Qué fue de ella? Golden Silvers la recuperan por un momento, en un vídeo que puede resultar un tanto repelente, pero que a mí me parece una reconstrucción fascinante de toda una era del pop.

c) La Buena Vida - Viaje por países pequeños: Poco antes de petarlo con "Pagafantas", Borja Cobeaga rodó esta maravilla para acompañar a la (más bien sosa) versión de Poch que ha grabado el grupo de San Sebastián.

Pull-el-metal

Pull-el-metal

El viernes pasado no sólo se celebró mi cumpleaños, sino también el nacimiento de PullTheMetal, la nueva web de la revista Metal y Pull and Bear (el título lo dice todo, como podréis comprobar). Allí me tenéis como redactor, pero no estoy solo, pues he solicitado la presencia de un puñado de ases de la blogosfera en la lista de colaboradores. Visitadla cada día. Es una orden.

El cumpleañazos

El cumpleañazos

El tiempo pasa muy deprisa, amigos y vecinos. Hoy cumplo 24 años y, dentro de dos meses, "El Emperador de los Helados" celebra su quinto aniversario. ¿Qué está pasando aquí? No, en serio: ¿qué demonios está pasando aquí? Al menos, me consuela compartir día de nacimiento con Tom Cruise y don Ramón Gómez de la Serna, a quien Google homenajea hoy con un fabuloso logo especial. Así que ya lo sabeís: felicitadme en Facebook, que me hace ilusión, y quizá os permita que me deis vuestros regalos cuando me veáis en persona.

Bofetadas de realidad

Bofetadas de realidad

Hay comedias que, además de proporcionarnos una generosa ración de motivos para partirnos de risa, sirven para fijar o consagrar arquetipos sociales que, hasta entonces, gran parte de la sociedad no había sabido detectar. En otras palabras: el pagafantas ya existía antes de "Pagafantas", pero la notable película de Borja Cobeaga lo acaba de acercar hasta la mirada del gran público, con una mezcla de ternura (o compasión) y crueldad inédita hasta ahora en la comedia española. De hecho, muchos de sus referentes principales están en esa Nueva Comedia Norteamericana fundada (entre otros) por Ben Stiller, cuyas humillaciones romántico-desternillantes en "Algo pasa con Mary" (1998) y "Los padres de ella" (2000) suponen el gérmen de una tendencia proto-pagafantista que culmina en la factoría Judd Apatow. Sería muy fácil describir "Pagafantas" como un intento de adaptar el toque de películas como "Supersalidos" (2007) a nuestra realidad, pero no le haría justicia a lo que Cobeaga ha conseguido con su debut en el largometraje: caminar en la cuerda floja de la amargura sin caer en el sentimentalismo, cargar su película de descargas de pochez sin que la fuerza cómica del conjunto se resienta.

Es posible que la clave secreta de "Pagafantas" sea su protagonista, Gorka Otxoa, espléndido como el tipo gris a punto de entrar en un lacerante agujero negro de la mano de Claudia (Sabrina Garciarena), no tanto femme fatale como motor incosciente de una catástrofe sentimental que (intuimos) está condenada a ser eterna. Cobeaga y Otxoa saben extraer oro del dolor de su protagonista, pero también consiguen que el cariño hacia los personajes no introduzca el tramo final en los callejones sin salida que suele frecuentar Apatow. Con un reparto de secundarios en el que viejos leones se dan la mano con jóvenes cachorros (e incluso presencias de culto), "Pagafantas" bien podría ser ese sensacional sleeper que le gusta a cualquier tipo de público, pero uno intuye que su equilibrio entre ternura y crueldad sólo funciona del todo para los que, de algún modo u otro, hemos pasado por ello. Detrás de cada risa hay un espejo incómodo, un eco de nuestra biografía: en suma, una bofetada de realidad.

 "Pagafantas" (2009) Director: Borja Cobeaga. Intérpretes: Gorka Otxoa, Sabrina Garciarena, Óscar Ladoire, Kiti Manver, Julián López. Guión: Borja Cobeaga y Diego San José. Música: Aránzazu Calleja. Fotografía: Alfonso Postigo. Duración: 90 minutos.

La Lista - Junio 2009

La Lista - Junio 2009

Seis cosas que realmente han cambiado mi vida este mes:

1. Spoon Got Nuffin es el nuevo EP sorpresa (ni siquiera lo anunciaron en su web hasta que ya estaba disponible) de la banda de Texas. Intregrado por dos canciones nuevas y una pieza instrumental, esta estimulante rareza parece prolongar esa tendencia, ya anunciada en el estratosférico "Ga Ga Ga Ga Ga" (2007), que acabará por convertir a Spoon en el equivalente indie a una vanguardia artística. El minimalismo oscuro de "Stroke Their Brains" y del tema que da título al EP no lo convierte en el atajo perfecto para que un recién llegado se haga fan del grupo, pero es suficiente como para que sus seguidores nos demos por satisfechos. El resultado, eso sí, está más cerca de la atmósfera inquietante de "The Ghost of You Lingers" que de la explosión de júbilo de "The Underdog": ¿significa eso que debemos esperar un nuevo disco tan oscuro y extraño como sugiere la letra de "Stroke Their Brains"?

2. Sonidos de Chewbacca Posiblemente, la mejor página web de la historia: Star Wars Soundboards. No sólo te permite escuchar gruñidos de Chewie hasta el amanecer (o esas cosas que dicen los Jawas), sino que también puedes crear un megamix de X-Wings explotando por debajo de frases del Almirante Ackbar. Cuidado: puede provocar dependencia física y, bueno, una carta de despido si abusas de ello en el trabajo.

3. "Fringe", final de la primera temporada Dos pulgares arriba para ese plano final, similar al de la primera temporada de "Lost" en cuestiones de alcance y capacidad de fascinación. La nueva serie de J.J. Abrams ha seguido el mismo patrón que las anteriores: abrir el fuego en un terreno conocido (en este caso, un cruce entre "Expediente X" y "En los límites de la realidad") para, poco a poco, ampliar el ratio hasta llegar a unos niveles de complejidad que el espectador medio no hubiera aceptado de buenas a primeras. Incluso se permite integrar una autopromoción de "Star Trek" en mitad de una secuencia clave. ¿Sería posible abrir un portal hacia septiembre para ver ya la segunda temporada?

4. Michael Bay El estreno de Transformers: La venganza de los Caídos ha espoleado un auténtico debate a muerte entre los entusiastas y los detractores de su director. Es curioso que la primera parte marcara el punto exacto en que muchos recibieron a Bay con los brazos abiertos y, en cambio, la secuela haya llevado a esos mismos espectadores a renegar de él. Por supuesto, el director de "Bad Boys II" (2003) sigue siendo el mismo, con sus marcas de estilo, sus obsesiones tecnológico-militares, su concepción del clímax final como simulacro del Apocalipsis y sus momentos de poesía histérica, como ese plano subjetivo de un moribundo Shia LaBeouf que concentra las claves de esta notable secuela.

5. Lecturas de verano: autómatas, snuff, Madrid Me compré El rival de Prometeo (Impedimenta) en la Feria del Libro y, aunque ya había leído la mayoría de los textos seleccionados por razones académicas, he disfrutado como un androide loco con sus ensayos. Menos entusiasta es mi opinión de Snuff, la única novela de Chuck Palahniuk que me ha resultado insatisfactoria, aunque sólo sea un poco. No me malinterpretéis: es una lectura placentera y recomendable, pero los estándares de su autor están demasiado altos como para permitirse una obra tan poco ambiciosa como esta. Ahora mismo estoy con Madrid oculto. Una guía práctica (La Librería), de Marco y Peter Besas, que me va a convertir en toda una fuente de anécdotas para mis amigos.

6. La selección de Spotify Un mes más, una lista de canciones brillante más. El obligado homenaje a Michael Jackson (lo sé, lo sé) tiene forma de versión y está firmado por Scums, uno de los grupos seleccionados para el bombástico "La Musique de Paris Dernière 6". Hay más versiones: de Brian Eno, de Talking Heads y de Blondie. También hay éxitos recientísimos, como el "Heavy Cross" de Gossip o la magistral muestra de jazz sucio de Nueva Orleans que cierra la lista, cortesía de Iggy Pop. Vamos, que os sobran razones para pinchar y empezar a disfrutar como verdaderos locos.

Telarañas sobre Broadway

Telarañas sobre Broadway

El Gran Cancionero Norteamericano está a punto de sumar a su larga lista de éxitos del teatro musical temas como "I’ve Been Beaten by a Radioactive Spider (and It Feels So Good)",  "MJ-o, I Can’t Stay-o", "I Belive You Killed My Psycho Father (No I Didn’t)" o "Face It, Tiger, You Just Hit the Jackpot (Instrumental)". Por supuesto, todos esos títulos son inventados y probablemente no tengan nada que ver con las verdaderas canciones que Bono y The Edge han compuesto para Spider-Man Turn Off the Dark, el tan rumoreado musical basado en el hombre-araña marvelita, que comenzará a iluminar las calles de Broadway con un potente faro atrapa-geeks a comienzos de 2010.

La directora Julie Taymor anunció ayer a sus dos primeros intérpretes contratados: Evan Rachel Wood (en la foto) como Mary Jane y Alan Cumming como Norman Osborn/Duende Verde. Por supuesto, ambos tienen experiencia previa con Taymor, ya que ella protagonizó el musical beatle (y horripilante proyecto de vanidad) "Across the Universe" y él participó en las adaptaciones shakespearianas de "Tito Andrónico" y "La tempestad" que la directora estrenó en Londres y Nueva York (además de en la barroca adaptación al cine de la primera, "Titus"). La buena noticia es que los dos parecen opciones más que óptimas para sus respectivos papeles: de hecho, no parece probable que demasiados fans de Spidey monten en cólera si Evan Rachel Wood sustituye a una reticente Kirsten Dunst en la cuarta entrega cinematográfica de la saga. En cuanto a Cumming, su experiencia previa con Marvel (interpretó a Rondador Nocturno en "X-Men 2") y su irresistible tendencia al histrionismo garantizan un Osborn de antología. Aún no tenemos noticias sobre quién se llevará el papel protagonista, pero ya hay rumores que apuntan a Jim Sturgess, compañero de Wood en "Across the Universe" y encarnación perfecta de los valores de ese Peter Parker über-pardillo que popularizó Tobey Maguire en el cine.

El musical, que muy posiblemente tuvo su inspiración en este videoclip de Snow Patrol para "Spider-Man 3", tiene previsto empezar sus funciones en el Hilton Theatre a partir del 25 de febrero. Puede ser una buena excusa para viajar a Nueva York, aunque también podemos esperar a que llegue a nuestros escenarios, Ey, al fin y al cabo, Spamalot sólo ha tardado como sesenta años en hacerlo...

El último homenaje

De todos los homenajes a Michael Jackson que se han ido sucediendo estos últimos días, hay uno que me ha emocionado especialmente: el de los presos filipinos del Cebu Provincial Detention and Rehabilitation Center (CPDRC), que ya fueron objeto de un post (titulado Zombis presos bailarines) en julio de 2007. Es comprensible que, tras haber dedicado tanto tiempo y esfuerzo a montar la mejor adaptación de "Thriller" posible, los presos hayan recibido la noticia de la muerte de Jacko como un mazazo. Sin embargo, lejos de sumirse en la tristeza, se han puesto manos a la obra con una sesión triple ("Ben", "I’ll Be There" y "We Are the World") de antología. Nunca unos presos habían aprovechado mejor su tiempo de recreo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El prototipo de ciudadano

El prototipo de ciudadano

En su crítica para 1Up.com, Garnett Lee se sorprende con la alegre flexibilidad moral de Alex Mercer, el protagonista de Prototype: en lugar de convertir a los peatones de una Nueva York pre-apocalíptica en una excusa para testar nuestros escrúpulos (al estilo de "Mass Effect" o "BioShock"), el juego los convierte en packs medicinales. Así, Alex está obligado a consumirlos de un modo increíblemente violento si quiere seguir con vida, una acción que en ningún momento tiene consecuencias negativas, ni siquiera espolea un atisbo de recordimiento en el personaje. Mercer no podría estar más lejos de ese Jason Bourne que miraba sus manos, temblorosas y aún sangrientas, después de ejecutar a un rival en aquel apartamento marroquí.

Resulta curioso que, pese a todo, el protagonista sea un personaje genuinamente torturado, aunque sus preocupaciones y su ánimo nublado sólo tengan que ver con su entorno más inmediato. De algún modo, Alex Mercer es el prototipo de neoyorquino: camina por una metrópoli sumida en el caos, muestra una absoluta falta de aprecio por su conciudadanos y sólo parece reaccionar a un nivel emocional en lo que concierne a su estado actual o a su hermana. El hecho de que, en realidad, el personaje esté muerto debería resultar significativo. También lo es que su rostro aparezca normalmente cubierto por una capucha: alusiones a "Assassin’s Creed" aparte, Alex intenta decirnos que él podría ser cualquiera de nosotros. Pilota helicópteros mientras unos tentáculos lovecraftianos le arrojan coches, pero es la misma clase de ciudadano insensible y sin aparente personalidad que el propio jugador. En suma, "Prototype" lleva la devastación lúdica al terreno de la sociología básica.

Boletín juguetero - Junio 2009

Boletín juguetero - Junio 2009

Una selección de cosas que quieres, pero que realmente no te puedes permitir.

El juguete del mes Un año después de que "El Caballero Oscuro" convitiese al personaje en sinónimo de megaéxito (los datos oficiales estiman su recaudación total en aproximadamente un gritón de dólares), Batman atraviesa uno de los mayores puntos de inflexión en su larga y prolífica trayectoria: su serie regular está experimentando un proceso de revolución inédito a cargo de Grant Morrison, su nuevo videojuego (Batman: Arkham Asylum) se perfila como blockbuster de temporada y la efigie del Joker-Ledger se ha convertido casi en complemento de moda. En suma, que es una ocasión ideal para decorar tu habitáculo como si fuera la Batcueva. Entertainment Earth tiene una colección impresionante de memorabilia: las múltiples lecturas y variaciones transmedia que ha experimentado el personaje a lo largo de las décadas hacen que cada fan tenga su Batman favorito, casi personal. ¿Joven estudiante de Imagen y Sonido obnubilado por las artimañas de Christopher Nolan? Aquí está el busto (por suerte, no parlante) de Christian Bale. ¿Hijo del cómic de los ochenta que aún no cree que Frank Miller y su "Señor de la Noche" hayan sido superados? Estos dos antagonistas crepusculares. ¿Mangófila y entusiasta del coleccionismo über-moderno? Esta Batgirl Ame-Comi. ¿Amante de la chuminada? ¡El calentín navideño! Para terminar, mis dos recomendaciones son esta (tan bella que haría llorar a un hombre adulto) y esta ("Peligro: ¡murciélago que ataca!").

Más

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres