Blogia
Los archivos de EL EMPERADOR DE LOS HELADOS

Animales alimentados

Animales alimentados

Girl Talk, o lo que es lo mismo, el über-DJ norteamericano Gregg Gillis, ha conseguido llevar el complejo arte del mashup a los terrenos de la música experimental. Una canción de Girl Talk suele estar compuesta de, al menos, una veintena de samplers de otros artistas, sin que exista en ella una sola nota original. Descrito por la prensa estadounidense como una demanda por copyright esperando a materializarse, Girl Talk publicó en junio de este año el que, probablemente, sea su trabajo definitivo: Feed the Animals, un ambicioso collage sonoro de casi una hora de duración que se puede adquirir libremente, al estilo "In Rainbows", en la web del sello Illegal Art.

La inmensa mayoría de las críticas (generalmente positivas) que ha recibido "Feed the Animals" lo describen como un placer culpable de primera magnitud, pero Gillis ha confesado que, si bien esa era la intención de sus primeros trabajos, actualmente está en contra del placer culpable. O, más concretamente, ha superado el placer culpable, un concepto que (como el escritor y periodista Chuck Klosterman ha defendido en alguna ocasión) denota cobardía y una manifiesta falta de verdadero criterio. El gran acierto de "Feed the Animals" es que no hace distinciones entre lo que podríamos llamar alta y baja cultura musical: clásicos incontestables como "96 Tears" o "Pump It Up" se funden, en una misma canción, con hits de feria como "Maneater" o MC Hammer. El resultado descubre facetas ocultas e insospechadas de canciones que juraríamos sabernos de memoria: por ejemplo, el "London Bridge" de Fergie se antoja peligrosamente cercano al sonido de los Beastie Boys, o Jay-Z puede sonar melancólico, incluso apocalíptico, si se acompaña con las notas de "Paranoid Android". Es posible que "Feed the Animals" sea la música de fondo perfecta para nuestros tiempos, pero no se trata simplemente de saltar sin rumbo de un sonido a otro: Girl Talk consigue crear vida a partir de materiales heterogéneos, dejando que descubramos oro (o, al menos, algo salvable) incluso en Rick Astley. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Jose -

Me he quedado de piedra con el post. Primero porque es un discazo que tiene muchas lecturas. Y segundo porque hoy mismo he escrito yo uno hablando de lo mismo para celebrar que me han lo han enviado a casa.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres