Blogia
Los archivos de EL EMPERADOR DE LOS HELADOS

Enfilados

Enfilados

El 30 de abril de 1999, Khari Crowder, empleado de una emisora local de San Francisco, se sentó delante de la puerta del Coronet Theater, desenrrolló su saco de dormir y se preparó para pasar los siguientes veinte días exactamente en la misma posición. La leyenda habla de fans que incluso llegaron a pasar un mes completo en la misma vigilia: por supuesto, estoy hablando de la cola para ver "La amenaza fantasma", un verdadero acontecimiento generacional que, finalmente, llegó a adquirir tintes de Pearl Harbor geek cuando los fanáticos entregados consiguieron entrar a ver la película... y comprobaron que les había decepcionado. No obstante, el ritual de la cola se volvió a repetir con el estreno de las dos siguientes entregas, llegando a batirse el récord de los 45 días con "Star Wars: Episodio III. La venganza de los Sith" (2005).

Durante la pasada huelga de guionistas, a un puñado de cómicos del "Saturday Night Live" se les ocurrió que en esas colas había, de algún modo extraño, material para contar una historia épica. Así, Bill Hader (uno de los actores de comedia más valiosos de ahora mismo, indiscutiblemente) y el guionista Simon Rich crearon The Line, una miniserie de siete capítulos que se rodó en New Jersey el pasado mes de julio, con el mecenazgo del mismísimo Lorne Michaels (a través de su productora, Broadway Video). Dirigida por el gran Seth Meyers, "The Line" es una recreación del microcosmos que brotaba en la puerta de los cines norteamericanos con cada estreno de una nueva entrega de "La guerra de las galaxias": Hader interpreta a un fan fatal que, junto a su mejor amigo (Joe Lo Truglio), se coloca en primera fila para ver "Future Space", un blockbuster veraniego con una mitología muy parecida a la de George Lucas. Muy pronto, la cola se convertirá en algo más que una cola: un escenario donde las rupturas de pareja se articulan en espacios de no más de cinco minutos o donde perder una batalla de preguntas y respuestas puede desembocar en un traumático descenso a los infiernos (es decir, al final de la cola). También hay un villano que amenaza con revelar detalles de la trama a los indefensos miembros de la tribu y un encargado de la sala (gigantesco Jason Sudeikis) que añora los tiempos en los que las colas para ver una película se reducían a un par de horas antes del estreno.

Bill Hader no habla por boca de ganso: en un artículo para The New York Times, el actor de "Hot Rod" confiesa haber hecho cola para dos "Episodios" y los tres "Anillos", donde presenció momentos que le sirvieron de inspiración directa para "The Line". Quizá por eso, la serie transmite una autenticidad rarísima desde el primer segundo, la sensación palpable de que no se está riendo de los fans que perdieron un mes de sus vidas haciendo cola, sino que es una comedia escrita por uno de ellos, prácticamente a pie de calle. Es imposible que todos los que sentimos que los blockbusters significan algo (por estúpido que sea) no nos identifiquemos con "The Line", que además elige no ser demasiado cruel con sus personajes y darle un final razonablemente épico a su cruzada. La vida real, por supuesto, es algo más perversa: en mayo de 2005, decenas de personas que hacían cola en el mítico Teatro Chino de Los Angeles para ver "Episodio III" se enteraron de que, en esta ocasión, Lucas había decidido no estrenar allí. En lugar de recoger sus cosas y asumir la derrota, los fans decidieron continuar en una cola que sabían que no les iba a llevar a ningún sitio: al final, aquello se había convertido en algo más grande que la película en sí. Todd Hanson, redactor de "The Onion" y autor del libro "A Galaxy Not So Far Away", lo expresa mejor en su crónica de la cola para "La amenaza fantasma": puede que la película acabara decepcionándole, pero hubo dos segundos (los que separan el rótulo de "Hace mucho tiempo..." de la fanfarria inicial) que hicieron que todo, absolutamente todo valiese la pena.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

Noel -

Hombre Lobo, el perro era casi lo opuesto a "The Line": ridiculizaba a los geeks a base de tópicos. "The Line" es una obra geek, hecha desde dentro.

Lucía -

No me pronunciaré sobre lo que significa para mí Star Wars...

ronin -

Si es que el microcosmos de las colas da para mucho, lo malo es que aquí no se podría hacer una cosa así porque los españoles detestamos las colas y nos ponen de mala uva.

Y me confieso: en su dia me gustaron las tres pelis cuando las vi en el cine, incluso cuando terminé de ver el episodio 3 me fui a casa y me puse a ver el 4 nada más llegar. Y me gustan mas las guerras clon que la batalla de Hoth, por citar un ejemplo.

Ahora podeis llamarme sacrílego si queréis. Saludos.

Libertino -

Forte está flipante en los Conchords, pobre Murray...
Emperador, gracias por el link, desconocía semejante barbaridad!!!
Futurespace!!!!!!

Hombre Lobo -

Es una idea tan genial para una serie que me parece increíble que a nadie se le haya ocurrido antes. Imagínese ahora una escena que reprodujera aquel encuentro con "Triumph the Insult Comic Dog" en el que el perro se burlaba de los que estaban en la cola. Si es que las posibilidades son infinitas. La serie podría perfectamente no acabar nunca.

Sr. Orvil -

Joder, qué serie.

Bill Hader es lo más. Pero de la nueva generación SNL yo apuesto muy fuerte por Will Forte.

Noel -

Qué quiere que le diga: adoro "La amenaza", adoro "Los clones", re-adoro "Los Sith". Llámeme lo que quiera: le aseguro que las he oído todas.

TITO GRAY -

La Amenaza Fantasma es un desastre de película. Me dieron bastante pena los fans españoles que ahorraron durante meses para cruzar el charco y asistir a su estreno. Vaya chasco se debieron llevar. Un amigo mío, poco después de verla, me dijo que era una buena película (ojo, no dijo que le había gustado, sino que era una buena película; sobre gustos no hay nada escrito y eso lo respeto). Unos meses más tarde, cuando ya la había visto varias veces, me reconoció lo que ya le había dicho: es un pedazo de mierda. Repito, respeto a quien le haya gustado, pero nadie en su sano juicio diría que es una buena película... y lo dice alguien que vio en el '77 la primera en cines y las posteriores en las mismas condiciones. El Ataque de los Clones es casi igual de bochornosa y la última... en fin, después de semejantes antecedentes era difícil hacer algo peor, simplemente es entretenida, algo que sus precedentes actuales ni consiguieron.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres