Blogia
Los archivos de EL EMPERADOR DE LOS HELADOS

Blockbusters '07: "Los 4 Fantásticos y Silver Surfer"


 
Al final de "La saga de Estela Plateada" (el número 50 de la colección "Fantastic Four"), hay una viñeta en la que el ya ex-heraldo de Galactus muestra sus cartas: cuando Alicia Masters, interés romántico de La Cosa, le felicita por haber demostrado una nobleza sin precedentes al rebelarse contra su malvado amo, el surfista suelta un discurso pomposo sobre la humanidad, las estrellas y su recién adquirida conciencia. Jack Kirby tuvo el acierto de dejar esas palabras (cien por cien Stan Lee) en segundo plano, colocando delante a un Ben Grimm totalmente destrozado porque se da cuenta de que su chica no le abraza a él, sino al tipo de la tabla de surf cósmica. El mensaje está claro: ¡Silver Surfer, con sus pathos pop y su labia cósmica, viene a la Tierra a robarnos a nuestras novias! Por suerte, en "Los 4 Fantásticos y Silver Surfer", secuela del blockbuster más refrescante del verano 2005, no han descuidado esa faceta (que tanta rabia da) del personaje, que aquí también estimula la vena compasiva (y los cariñitos) de otra hembra humana, Susan Storm, también comprometida. En esa mítica viñeta, La Cosa se lamentaba de que Estela Plateada hablaba como un poeta, y Tim Story y sus guionistas (ambos con un currículum que los revela más listos que el hambre) saben que es fundamental que lo haga: Silver Surfer es uno de los personajes más repelentes del universo Marvel, pero también uno de los más fascinantes. El trabajo conjunto de Doug Jones, Weta y Laurence Fishburne logra plasmar en la gran pantalla esa contradicción, que no es la única de una película condenada a ser malentendida por todo tipo de públicos.

La primera parte de "Los 4 Fantásticos" fue un sorprendente tsunami de diversión pop en un verano dominado por unas superproducciones tenebrosas y ultraserias, cuando no directamente apocalípticas ("La Guerra de los Mundos"). No todo el mundo comprendió que las intenciones de sus responsables nunca fueron más allá de recrear la irresistible ligereza de las primeras aventuras del cuarteto, por lo que quizá les congratule el tono aparentemente más sombrío que adopta "Los 4 Fantásticos y Silver Surfer" en su tercer acto, casi obligado cuando de lo que se trata es de reflejar la inminencia del fin de la vida en nuestro planeta. Irónicamente, ese tercer acto también puede hacer que los pocos defensores de esta saga en ciernes se lleven un desengaño: ¿dónde está el cachondeo que hizo grande a esta Primera Familia cinematográfica? Al final, ambos estarán en lo cierto, pero ambos estarán equivocados: "Los 4 Fantásticos y Silver Surfer" es canónicamente más oscura (que no más adulta) que su predecesora, pero la diversión sigue siendo la principal razón por la que todos estamos aquí. Sólo tenemos que pensar en lo que hubiera sido de un personaje como Estela Plateada en manos de, por ejemplo, Bryan Singer para concluir que, aunque esta segunda parte se tome un poco más en serio a sí misma, el resultado sigue estando muy por encima de la media del cine superheroico actual.

Mark Frost y Don Payne trazan una llegada de Galactus que tiene ecos de todas las que ya hemos visto anteriormente en los tebeos, incluso del "Ultimate Extinction" de Warren Ellis, una de las miniseries más revolucionarias, incómodas e iconoclastas a las que Marvel ha dado luz verde. Directamente sacado de ella está ese monólogo en el que Reed Richards le deja muy claro a un general del ejército por qué los nerds son mejores que los deportistas del instituto, que Ioan Gruffudd recita con la convicción de alguien que sabe que está hablando directamente a su público. No es la única ocasión en la que el elenco puede lucirse mientras profundiza en sus personajes: Gruffudd también tiene un baile elástico sencillamente antológico, Michael Chiklis se cabrea cuando se le pregunta por su vida sexual, Chris Evans roba la función en el epílogo (tras estar a punto de perderse con una subtrama romántica un poco tonta) y Jessica Alba, pese a resultar tan artificial como Silver Surfer, nos ofrece la oportunidad de recordar la relación Susan-Namor (y de verla en llamas). De todos modos, el alma de la cinta vuelve a ser, otra vez, Julian McMahon, cuyo Doctor Muerte no ha perdido un ápice de perfidia pop y espíritu ultracool: no hay más que verlo surfeando los cielos (algo que ya hizo en los cómics, que nadie arquee la ceja) e intentando derribar el Fantasti-Car para darse cuenta de por qué era fundamental que estuviera en la secuela. Al final, "Los 4 Fantásticos y Silver Surfer" resulta ser un producto mucho más fascinante que repelente, aunque el tipo plateado siga hablando como un poeta y se quede con nuestras novias.

VEREDICTO: Aún sigue siendo la saga superheroica más fresca y estimulante, con set-pieces espectaculares y actores que de verdad se creen a sus personajes. Es posible que los fans hubieran preferido ver al Galactus gigante y los pedantes sigan quejándose de la falta de profundidad, pero estos 4 Fantásticos vuelven a satisfacer al pequeño fanboy que todos llevamos dentro.

TERMÓMETRO:     (4/5)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

EKI -

Yo estoy deacuerdo con Noel, es una estupenda pelicula palomitera, con muchas cosas que quedan un poco sin explicar o cogidas por los pelos, pero que no tienen la menor importancia dada la naturaleza despreocupada del film. La verdad es que Galactus, para representar lo que representa, les ha quedado mucho más que resultón, y el Surfer está quasi perfecto (lastima de alguna sonrisa final que suelta, que sino era un perfect en toda regla). Pero por contra la queja que tengo son los altibajos en los efectos especiales, que tanto se nota dónde se han gastado los cuartos como dónde han reciclado los efectos que ya tenian desarrollados de antes, porque lo del baile a mi me pareció muchísimo más que cutre.

Y bueno, eso soy yo, pero me hizo mucha gracia ver de cura al vecino gay y naranja de Sarah Silverman :P

Uruloki -

Siento ser la nota discordante en los comentarios sobre el film, pero a mi me pareció bastante flojilla. No se puede negar que es espectacular y que cuenta con unos FX potentes... pero a nivel guión e interpretación es floja, floja.

Libertino -

pendiente.
la primera me gustó, me pareció muy apropiado el toque dominguero.
después de ver la tercera del araña tengo que ver esta si o si.
Saludos!!!

EKI -

Yo disfrute la primera y esperaba con ganas esta segunda. Si hasta nos hicimos unas camisetas con el logo del 4 al estilo del de las peliculas!!!

Pero el destino quiso que no estuviera en Espanya para el estreno y asi pues tendre que esperar una semanita mas para verla. Asi que GRACIAS por darme esperanzas!!!

Norrin Radd -

Sin duda,infinitamente mejor que la tercera de Spiderman,sin necesidad de tomarse demasiado en serio a sí misma.

Y a mí también me mola Estela plateada(como vereis por mi nombre,jeje),como bien dices,Noel,es un personaje adorable y ridículamente pedante a la vez.

Dr Zito -

Si, me hubiera gustado ver a Galactus. Es que una nube centelleante, oiga, no es lo mismo.
Pero no es tan oscura. Sigue teniendo momentos muy divertidos, casi mas que la primera diria yo. Sobre todo cuando se intercambian los poderes.
No estoy del todo de acuerdo con de McMahon (por muy estupendo que este en Nip/Tuck). Doom no deberia ser mucho mas tenebroso? No deberia jugar un poco a "La Huella" con Reeds?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres