Blogia
Los archivos de EL EMPERADOR DE LOS HELADOS

Biblioteca de clásicos marcianos (VIII): "Fantasmas", de Chuck Palahnuik

Biblioteca de clásicos marcianos (VIII): "Fantasmas", de Chuck Palahnuik

En tiempos de Bocaccio, las narraciones morales y proto-renacentistas de siete hombres y siete mujeres servían como válvula de escape a una peste (bubónica) que amenazaba con devorar toda Europa (o, al menos, toda Florencia). El "Decamerón" es, así, una obra profundamente optimista: los ociosos protagonistas, reculidos voluntariamente en una lujosa villa a las afueras de Nápoles, no solo han sobrevivido a la catástrofe, sino que consiguen dejar atrás un tiempo oscuro y salir hacia un presente esperanzador. Dicho de otra manera (y que me perdonen los entendidos, pero así es como yo lo veo): la obra empieza en la Edad Media, pero termina en el Renacimiento. En Bocaccio, la ficción es evolución.

En tiempos de Palahniuk, las narraciones amorales y proto-apocalípticas de ocho hombres y diez mujeres sirven como crónica fragmentada de una peste (indefinida) que amenaza con devorar todo el mundo (o, al menos, Estados Unidos). "Fantasmas" es, así, una obra profundamente pesimista: los condenados protagonistas, recluidos contra su voluntad en una ruinoso teatro abandonado en el subsuelo de Portland, no solo no sobrevivirán a la catástrofe, sino que se dan cuenta de que son parte de ella y solamente pueden esperar a que alguien allí fuera sobreviva para rescatar lo que quede de ellos. Dicho de otra manera (y que me perdonen los entendidos, pero así es como yo lo veo): la obra acaba en el mismo callejón sin salida ni posibilidad de redención en el que comenzó. En Palahniuk, la ficción es infección.

Soy incapaz de poner por palabras las miles de razones por las que creo que "Fantasmas" es una de las novelas fundamentales para entender el presente. Su autor ha conseguido, otra vez, forjar una metáfora, tan contundente como poco obvia, que nos hace comprender un poco mejor todo el caos que nos rodea (o, al menos, mirarlo a la cara y saber reconocerlo sin miedo): según sus propias palabras, "Fantasmas" trata sobre la batalla por la credibilidad que ha surgido en una sociedad donde todo el mundo puede hacerse oír gracias a las nuevas tecnologías. O sea, que Palahniuk ha escrito sobre la blogosfera. Todos esos desgraciados que al final volverán de entre los muertos como una sola voz... Bueno, somos nosotros. Unos "Cuentos de Canterboury" para la Era de la Información, una actualización tremendamente explícita de la novela gótica tradicional, una sardónica parodia de los concursos de telerrealidad, una colección de experiencias extremas en forma de relato corto, una crónica fragmentada y polifórmica del fin de los tiempos, un tour de force literario concebido como juego perverso con el espectador... "Fantasmas" es muchas cosas a la vez, y ese es precisamente su mayor acierto: Palahniuk sabe que el exceso y la atrocidad son las únicas maneras de retratar nuestro presente de manera realmente fiel. Una incomprendida obra maestra.

OTROS TÍTULOS DE LA BIBLIOTECA:

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Max Renn -

Palahniuk me encanta y este libro me gusta. El problema que tengo con él es que algunos relatos me parecen magistrales y otros me parecen prescindibles. Veo cierta irregularidad un tanto molesta. Además, a diferencia de lo que comenta Towsend, precisamente lo que más me interesó fue la historia conductora de los relatos por encima de éstos.

De todas formas, es una novela muy recomendable. La disfruté mucho, si bien esperaba más a raíz de las muchas expectativas que tenía.

De Palahniuk me sigo quedando con esa maravilla que es "Superviviente".

Towsend -

Pues precisamente, anoche terminé de leérmelo.

Como en todas las antologías de cuentos, los hay mejores y peores. Los hay incluso francamente divertidos, aunque hay alguno que es un tostón infumable. Todos rezuman ese sano desprecio que tiene Palahnuik por la humanidad.

Lo peor, para mi gusto, la historia conductora de los relatos.

Se deja leer.

Dani Lebowski -

Será una marcianada, seguro, pero en cuanto termine el último K. Dick, este cae a mis garras. Thanks por la info.

mini -

Me parece que es uno de los peores libros de Palahniuk.

Dicho esto, Girlfriend se me ha metido en la cabeza y cada vez ma parece mejor, esos puñetacitos que da a la camara, ese pop rock que tanto engancha...
Y eso que al principio la canción no me gustaba.

Steam Man -

Plas plas plas. Soy un Space Monkey del Sr. Tyler Durden... que más decir?

dr.benway -

¿Está en edición de bolsillo? Es que lo he visto en edición grande y el precio me echó para atrás.

Recuerdo que pregunté en la Fnac por la edición de bolsillo de El club de la lucha. La chica (que estaba muy buena por cierto)me comentó que no se editaba en edición de bolsillo. Qué pillos.

Javo -

A mí me gustaba Palahniuk. Luego no sé qué pasó, nos distanciamos. Ahora somos irreconciliables.

La-Ruina -

Acojonante la inventiva que se gasta el tipo en cada relato de Fantasmas, pero, por ahora, me quedo con Asfixia.

Álvaro -

Soy un gran aficionado de Palahniuk, hacía tiempo que no leía nada suyo, y hace poco más de un mes me topé con este libro. Que puedo decir, es un libro de los que odias o amas, yo me decanto por lo segundo. Una de sus mejores obras, sin duda.

Andres G. Mendoza -

Soy lector de Palahniuk desde hace tiempo, y esta novela me ha devuelto la aficion por el mismo. Un gran escritor que en ocasiones se pierde en su propia recreación de lo miserable en defecto de la historia. En esta ocasión, una serie de relatos que individualmente algunos se pueden catalogar como magistrales,... y una historia en conjunto sobre la literatura, la fama, las pretensiones, la televisión, la misería humana,... poniendo en primer plano todo aquello que debería hacernos sentir mal. Es una novela que no deja en absoluto indiferente, y eso es algo muy a valorar hoy en día. Me gusta como escribe Palahniuk (aunque todavía no he leido El club de la Lucha).

Alvy Singer -

Rara disidencia y rara porqué es que ha argumentado usted muy bien y me lo ha puesto muy díficil. Este exceso, esta catedral para retratar la era en que vivimos en la novela me parece excesivamente gratuito porqué no aporta nada a una verdadera reinvención más bien reutiliza un concepto de apariencia subversiva para una repetición que ha perdido su verdadera noción de rebedía. Por eso la telerrealidad en Palahniuk ha acabado derivando un adjetivo más que una actitud. Palahniukiano si quieres pero le falta la inteligencia de David Foster Wallace.

No obstante la experienciac on este autor me dice que él va aser quien escriba la gran novela pos11s.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres