Blogia
Los archivos de EL EMPERADOR DE LOS HELADOS

Indy y Lao Che

Indy y Lao Che

"El Arca Perdida" –la primera– fue, mira tu por dónde, la segunda película que fui a ver al cine. En mi vida.

 

La primera seria "El Imperio Contraataca" (desde el punto de vista histórico/familiar), una efeméride, como diría aquel, “largamente recordada” pero no por mi. Según mi padre, espléndido en su papel, cuando vi "El Imperio" me quedé quieto y mudo. Un hecho que contrastaba poderosamente con mi habitual modus operandis. No fue ya de adolescente fluorescente que aprendí a adorar el Imperio de manera consciente y socialmente aceptable.

 

Pero hoy toca Indy. Y ésta sí que me acuerdo verla en el cine. Pero supongo que en un reestreno de ésos del cine Texas, o en la sesión de las 5 de la tarde (que delicia!) en Sitges, saliendo de casa con un sol d ésos que de tanto darte en la puta cabeza acabas matando al cura. En la sesión de las 5 de la tarde he visto cosas que vosotros los humanos no creeríais. Que hasta me llevaba un jersey porque el chalado de cine debía tener antepasados inuit. Y medía lo bien que me lo había pasado si, a pesar del frío, me dejaba la camiseta vizca de camachitos.

 

No sé cuando fue. Si fue entonces o no. Pero esto no es una hagiografía sino una maldita crónica sentimental, así que tira millas. Es curioso como los recuerdos te juntan una cosa con la otra.

 

Tampoco puedo sacarme de la cabeza el (machacante) anuncio que hacía Tele 5, antes de empezar las emisiones (año 90?), y que por entonces eran la promesa de cine de estreno y películas de aventuras (o sea, de las mías). En la cima de todas ellas, y el mismo día de estreno de la cadena, ¡“la primera” tú! Y venga recordar momentos difusos, y que grande es el cine y ¡qué buena está la taquillera!

 

El templo maldito, como le he leído alguien, para mi es en catalán. Supongo que la fui al estreno verla pero sólo recuerdo que la pasaron un martes (¡!) por TV3 y que me peleé con todo cristo para que me dejaran acabarla. Grandes frases, míticas hoy, lo son más si las recuerdo en mi atávico e incomprendido idioma:

-El Norhachi és una persona molt petita!

-En nen condueix el cotxe?!

El inefable: –Tú ho has intentat Lao Che (que en castellano pronuncian Ché y en catalán Chi, es una de mis frases de cabecera).

-On som? A l’India.

-D’això aquesta gent en mengen una setmana.

-Menja… menja.

-La SIBALINGA!

-Són vampirs!

-ELS HAN PRES LA CANALLA (con cara de agobiado, que se usa para expresar los múltiples sinsabores de la vida moderna).

…y tantas otras, es un no parar.

 

¡Y ese número musical! Así se empieza una película.

 

La tres, ya era más mayor. La fui a ver con mis primos a un cine de Horta, tristemente desaparecido. Recuerdo que fue la primera de mi pequeño complemento (mi hermana) y que se hizo caquita cuando el General Veers sufre su súbito, a la vez que merecido, ataque de Alzheimer. De la tres me gustaban mucho los nazis, la chica y Henry Jones Sr. Y el hecho de que luego sacaran la adaptación en aventura gráfica; yo como sujeto en pleno proceso de obsesión paranoide con el género.

 

No puedo esperar a esta noche…

- Lao Che

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

zero neuronas -

Qué viejo me siento leyendo esto. Dios mío, si yo ya era mayor en esa época, ¿cómo soy ahora?

Dr Zito -

Aquella apertura de Tele 5 fue mitica. Claro, que luego vino lo que vino.
Un texto precioso, felicidades.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres