Blogia
Los archivos de EL EMPERADOR DE LOS HELADOS

Indy y REFO

Indy y REFO

Recuerdo con todo lujo de detalles sentarme en aquella butaca de los Cines Bretón de Salamanca, con seis o siete años, acostumbrado desde hacía tiempo a la oscuridad y al silencio de una sala de cine. Cuando aquella tarde sonaron las primera notas de fanfarria de John Williams supe que aquello tenía que tener un sentido especial. La magia como introducción iniciática al mundo del Séptimo Arte tenía la efigie del primer héroe infantil de la época. Con su fedora de copa alta de Herbert Johnson, su cazadora de cuero y ¡un látigo! recuerdo aquella sesión como una asombrosa experiencia en la que todo era aventura y acción, cristalina, accesible y pura, hasta para un niño de seis años que alucinaba con un espectáculo nunca hasta entonces visto. Los 80 empezaban de una forma arrolladora, marcando una pauta en el cine comercial, malacostumbrando a una generación que ha echado de menos que aquello se acabara tan pronto. Pocas veces después se ha podido apreciar en una sala de cine esa amplificación del estilo apenas invisible del que siempre ha hecho gala Steven Spielberg, sorprendiendo una y otra vez al espectador con una necesidad recíproca y participativa dentro de la aventura, con un incandescente ritmo que parece no acabar nunca y sin perder el ánimo de profanación de los clásicos. Eso fue el comienzo de "Indiana Jones", del mito, de la esencia vital por el cine y el entretenimiento. Desde aquel instante, por supuesto, quise estudiar arqueología. Todos y cada uno de los días que precedieron hasta llegar a mi adolescencia. Pero descubrí que esta materia se nutría en su totalidad de aburrida antropología y de una tupa de Historia de la cultura. Nada de aventuras y sí mucho de Letras Mixtas, un concepto académico que incluía en ella los odiados números a los que soy alérgico. Fue cuando decidí olvidarme del sueño infantil y, en parte, de traicionar a Indy. Con esta felonía a mi héroe llegó un universo mucho más real; el de las responsabilidades, los estudios, otra forma insana de diversión, las chicas, los vicios, el mundo adulto… Por eso, el retorno de Indiana Jones a la gran pantalla, es una oportunidad única para recobrar aquellos tiempos, despertando la nostalgia y resucitando al mito de toda una generación que espera, como yo, este filme con la esperanza de reconquistar la ilusión que despierta el eterno personaje interpretado por Harrison Ford.

- REFO

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

neofito -

Querido Refo, tu comentario me ha emocionado al máximo...pues yo tuve el placer de ver la segunda (temple of doom), la cual me parece también una maravillosa película en ese delicioso cine salmantino llamado cine Bretón.
A tal punto que buena parte del recuerdo que tengo del héroe se encuentra vinculado a esa bellísima ciudad donde tuve el honor de residir durante algunos años y por ende a ese mágico cine.

Muy emocionado de encontrar tu nota, de veras

orozco -

¿apesta refo?decirme si esto es una frase para empezar 1 comentario...

REFO DE TERCERO -

SI ALGO TIENE REFO ES SU OLOR A LIMPIO,CAPULLO.

REFO -

Pues me ducho todos los días. Igual es tu madre la que huele mal.

Un abrazo!

max -

refo, como apestas
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres