Blogia
Los archivos de EL EMPERADOR DE LOS HELADOS

Indy y Zito

v

— Mira que te dije que con ese calzado lo ibas a pasar mal.

Ay, ya lo se, ay, pero todo iba bien hasta entonces. No parecía que aquella piedra estuviera suelta.

Es que menudo resbalón… y se interrumpe de pronto.

— ¿Qué pasa? pregunta él mientras ella se tapa la boca, intentando no reírse.

— No te enfades, pero es que te ha quedado muy cómico. El culazo, el chapuzón…

No puede contenerse más y estalla en carcajadas.

— Casi me rompo la espalda y encima te mondas de la risa, te parecerá bonito, anda, ayúdame, ay, a quitarme los pantalones, ay, están empapados, ay, y yo solo no puedo quitármelos, uf.

— Venga, quejica, levanta el culo un poco y le empuja levemente para que ruede de lado sobre la cama.

— ¡Aaay! ¡No me toques ahí, que es donde más me duele!

Perdona, perdona... De todos modos, te lo mereces por loco. Venga, estira las piernas que sino no podré sacártelos.

— ¡Aargh! ¡La rodilla! ¡Que también la tengo hecha polvo!

— Ay, lo siento, es que no se te puede tocar. ¿Pero hay algún sitio que no te duela?

— Uf, me duelen huesos que ni sabía ni que tenía…

La pregunta aún en el aire le deja pensativo, mirando por la ventana.

— Por ejemplo no me duele aquí- responde finalmente sin girarse hacia ella y señalándose el hombro izquierdo.

Ella le busca con la mirada. Él sonríe.

— Me podías dar un besito de esos tuyos.

Ella se sienta a su lado en la cama y le besa tenuemente el hombro.

— Aquí tampoco me duele y se señala la mejilla.

Sin dejar de sonreír, ella niega con la cabeza en traviesa aprobación.

— No me digas más, ya me imagino dónde más no te duele.

Se besan. Y mientras él la abraza y la recuesta despacio sobre la colcha ajena y comienza a desvestirla y se le olvidan los dolores, ella, casi mordiéndole, le susurra al oído.

— Peliculero…

- Dr. Zito

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres