Blogia
Los archivos de EL EMPERADOR DE LOS HELADOS

Lost-a-palooza

Lost-a-palooza

Parece mentira que los meses hayan pasado tan rápido, pero la quinta temporada de "Lost" ("Perdidos", si lo prefieres) está a una semana de volvernos a todos completa, total y absolutamente majaretas. Y qué mejor manera de empezar que con un evento descargable de tres horas: primero, un clip show que resumirá los momentos clave de las cuatro primeras temporadas. ¿Alguien recuerda qué era exactamente lo que pasó con nuestro cronomatemático preferido, Daniel Faraday? ¿Y qué era lo que le decía el fantasma de Claire a Kate en la habitación del niño? Por todo ello, clip show. Una vez hayamos refrescado la memoria y reactivado nuestro sentido teoricanoico (es una palabra), será mejor que vayamos dejando sitio para el plato principal: dos nuevos episodios como dos castillos, uno detrás de otro. Si nos dejamos guiar por los anuncios de la cadena ABC, parece que este año va a ser realmente emocionante, algo lógico si tenemos en cuenta que cada vez estamos más cerca de la última temporada.

Quizá sea un buen momento para reflexionar sobre los mecanismos que propulsan una de las series más fascinantes de la década, antes de sumergirnos de lleno en otra temporada de tres teorías por el episodio y una atracción bastante incómoda hacia la pelirroja (al menos, en mi caso). La estrategia de Damon Lindelof, Carlton Cuse y JJ Abrams ha sido impecable: empezaron situándonos en una mansión más o menos reconocible para todos los espectadores (las aventuras de unos supervivientes en una isla misteriosa) para, poco a poco, ir descubriendo habitaciones secretas, pasadizos ocultos e incluso ventanas que daban al infinito. Hacia los últimos compases de la tercera temporada, cuando ya comenzó a quedar bastante claro que la serie no iba a terminar con el heroico rescate de los protagonistas, podíamos mirar a nuestro alrededor y descubrir que ya no estábamos en la misma mansión en la que empezamos, sino en un territorio desconocido que iba pulverizando nuestras posibles teorías a cada nuevo capítulo. Es posible que tengamos que esperar a verla terminada para comprender su importancia y todo su alcance, pero hoy ya podemos afirmar que el gran acierto de "Lost" ha sido llevar hasta el gran público (y convertir en un éxito masivo, en un fenómeno sociológico) elementos que hasta entonces sólo pertenecían a la ciencia-ficción más loca y sofisticada. En pocas palabras, no sólo ha supuesto el siguiente eslabón en la cadena que inició David Lynch con "Twin Peaks" y continuó Chris Carter con "Expediente X", sino que ha abierto el camino hacia nuevas formas de narrar en televisión.

Terminemos de abrir boca con esta interesantísima entrevista a Lindelof y Cuse, tan reveladora que su autora ha tenido que ocultar algunas respuestas hasta que la season premiere se emita. ¿Qué nos cuentan los cerebros supremos detrás de la isla? Lo más interesante, al menos para mí, es todo lo que tiene que ver con Widmore y con el modo en que los tipos consiguen equilibrar el drama emocional con viajes en el tiempo absolutamente chiflados. O sea, el verdadero secreto de la serie.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

ChicoMancha -

Simplemente no puedo esperar. No puedo.

Noel -

Conozco a gente que se ha metido para el cuerpo hasta tres temporadas en menos de dos semanas. Imagínese.

Danzante -

Yo también siento una peligrosa atracción por la pelirroja, y, con esa foto que ilustra el 'post', ¡aún más! Aunque sigo decantándome por la Kate sucia y con tirantes...

Esta serie se merece una revisión suicida en cuanto finalice, dos semanas putrefactas y terminales de visionado loco. Acabaríamos como Jack el Barbudo sin falta de 'clip shows' recordatorios.

Grom el Único -

"Lost" ha revolucionado la técnica del folletín: cada semana (parones de guionistas aparte), la audiencia esperaba que se resolviera el cliffhanger planteada en el anterior, como hacía mucho tiempo que no se veía en televisión. Ése es el que considero el gran acierto de J.J.Abrams y cía: jugar con el espectador (a través de los propios capítulos, alentando blogs, con la "lost-experience",...).

La primera gran serie del Siglo XXI (con todo lo que conlleva).

PD.- "Mad Men"... ¿"serie para el verano"?

::Idaho -

Atracción incómoda, buena manera de describirlo, creo que yo también lo siento (Por cierto habría puesto la mano en el fuego a que era australiana... y es de Cambridge!)
Ha sido un año duro aunque hemos tenido buenas series para entretenernos (Por mucho que la enaltezcan, Mad Men es una serie para el verano y poco más) Pero la ineludible cita semanal con BitTorrent ya está aquí!!
PD: Y Galactica también!


Alvy Singer -

Esta temporada promete ser la más tebeística, en el mejor de los sentidos, de todas: traiciones, islas portátiles y losties dándose de hostias. Quejar no nos podemos quejar, desde luego.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres