Blogia
Los archivos de EL EMPERADOR DE LOS HELADOS

Nosotros no negociamos con terroristas: "La Tierra de los Muertos Vivientes"

Nosotros no negociamos con terroristas: "La Tierra de los Muertos Vivientes" Tras demasiados años de silencio y subterfugios televisivos, el viejo lobo ha vuelto. Y lo ha hecho demostrando que, si bien sus jóvenes cachorros (Zack Snyder, Edgar Wright, Eli Roth) están a años luz en lo que a tratamiento visual y sentido del ritmo se refiere, sigue sin haber nadie como él a la hora de elaborar certeras y oscurísimas parábolas sociales a base de putrefactos muertos vivientes. El último trabajo de George A. Romero comparte con la incomprendida "El Bosque" su visión de los Estados Unidos post-11 de septiembre como un búnquer cerrado en sí mismo, aislado de un mundo exterior que se ha vuelto incomprensible y, por tanto, temible. La inmensa fortaleza-rascacielos que domina la ciudad humana de "La Tierra de los Muertos Vivientes" se erige también como símbolo polisémico de las intenciones de esta película: Fiddler’s Green es, al mismo tiempo, una burbuja de bienestar y bonanza que contrasta con las miserables condiciones de vida de los que no pueden permitirse residir en ella, el sueño altruista de un mercenario (aparentemente) sin escrúpulos, el lujoso castillo de un señor feudal que tendrá que ver cómo su imperio se desmorona por culpa de una revolución zombi-proletaria, el espejismo de libertad en el que viven los norteamericanos de hoy en día (magistralmente condensado en ese plano de un periquito mecánico encerrado en su jaula) y una sangrante metáfora de la administración Bush (de hecho, el personaje de Dennis Hopper samplea algunas de las frases más celebres de su presidente) que adquiere aún más relevancia ante lo que está sucediendo ahora mismo en Nueva Orleans.

Vale que los diálogos y el diseño de personajes siguen sin ser el fuerte de Romero, pero el maestro sabe compensarlo por la vía del gore explícito (incluso juega con la autorreferencia en uno de los desmembramientos más salvajes de la función), del codazo cómplice (o sea, los cameos de Simon Pegg, Edgar Wright y Tom Savini) y de la poesía macabra (el ejército de zombis surgiendo de las aguas). Por si todo esto fuera poco, también se permite convertir a Asia Argento en icónica heroína de serie B y trazar tenues paralelismos entre la epopeya de nuestros héroes vivos y la de nuestros otros héroes, los muertos. Porque aquí, por primera vez, los zombis son los buenos. Y eso, amigos y vecinos, sólo se lo puede permitir un perro viejo como el gran George A. Romero.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

lucia -

Un poco de acuerdo con hombrelobo en lo de la superficialidad de la pelicula. O sea, se leen esas analogías en relación a las políticas anti terrositas de Bush, pero a mí lo que me molestó fue que al final el héroe es el rubio, el rey de los zombies, el negro y el que juega sucio, el cholo. ¿Dé qué sirve criticar lo que merece ser criticado mientras se mantienen los estereotipos que refuerzn el racismo con que se manejan los medios de comunicación como pasa ahora con lo de Nueva Orleans?
A pesar de que eso, porque no hay que pedirle tanto a una pela de zombies, es entretenida y tiene partes muy graciosas.

Noel -

Pues yo creo que una peli de zombis en la cartelera nunca está de más, y que si quiere seguir explotando el filón no-muerto, pues que siga.

No seré yo quien se lo impida...

EKI -

¿Final Feliz?... quiero decir... ¿realmente pensais que eso es el final?... ¿no tenía este hombre pensado hacer una nueva trilogia ahora que está de moda forrarse vendiendo las pelis de tres en tres, que si has visto las anteriores... tendras que ver el final?

¿Cómo iba a cargarse a todos? Tiene que haber segundo encontronazo en el que los humanos salgan algo más mal parados y luego un ajuste definitivo de cuentas... ya me los veo...
Empire, Earth, Universe, Whatever, of the Dead...

Noel -

A mí el final me ha gustado y me ha parecido muy coherente con el mensaje de la película. Comprendo que sea muy discutible, pero para mí es totalmente válido.

charlie -

A mí lo que más me ha fastidiado de la película es ese final feliz... ¡en una buena peli de zombis tiene que morir todo quisqui! ¡Sin piedad!

Ike Janacek -

Gracias por esta semana temática,Noel, que soy zombófilo desde pequeñito.
Aunque tuve un profesor de diseño que al tratar el tema fantástico nos decía: "A diferencia de los vampiros, los zombis gustan sobre todo a seres marginales, al lumpen, macarrillas de bar y gente de mal vivir"
Jajaja, y él con su camiseta de Tintín, reloj Swatch Pop estampado con mariposas y bermudas. Daban ganas de descuartizarlo.

Me da igual que sea malucha. Este fin de semana me retrato en taquilla para una deliciosa ración de muertos vivientes :)

Señor Toldo -

¿La mejor foto con la que ha abierto este blog ever? Me pregunto :p

La película está en mis futuribles. Pero antes me apetece hacerme un repaso de la trilogía.

Hombre Lobo -

OJO: SPOILERS...

-------------------

Sin embargo, has dado en el clavo en una cosa: esta película refleja sin lugar a dudas lo que ha pasado en la industria del cine tras el 11 de septiembre. La línea de "no negociamos con terroristas" nos marca el clima, pero precisamente por ese clima se hace necesario (para el creador, para la industria y para el espectador promedio) el tener un héroe que salve el día y que resuelva todo. Porque la humanidad (es decir, la humanidad para los que hacen estas películas, o sea, el americano promedio) no soportaría la idea de que el Mal y la Demencia y el Caos triunfaran al final. A lo mejor mi descontento tiene más que ver con una idea que tengo de ciertas cosas en la vida que con una mera cuestión de estética. Quien sabe. En todo caso, el debate está interesante.

Hombre Lobo -

Creo que mi principal descontento con la película se debe al hecho de que todas esas ideas que mencionas están sugeridas (eso sin duda alguna) pero la película NO VA DE ESO. El paralelismo entre el personaje de John Leguizamo y su chantaje hacia la sociedad que le desprecia no es explotado en lo más mínimo, tan sólo sugerido para inmediatamente pasar a la trama de acción en la que los "héroes" necesitan robarse el "Dead Reckoning" para volar la alcabala. No lo sé, creo sinceramente que esta es una película de masas en la que se perciben atisbos de lo que es realmente la cinematografía de Romero. A cualquier otra persona le recomendaría un millón de veces ver las otras tres películas de su saga de zombis antes que esta, la cual me parece casi del todo prescindible, en fin, una gran idea que se ve mejor en papel que en pantalla, ya que allí se ha desperdiciado. Pero en fin...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres