Blogia
Los archivos de EL EMPERADOR DE LOS HELADOS

El espanto

El espanto

Lleva ya cerca de una semana entre las diez noticias más leídas de las páginas web de todos los diarios, y no tiene pinta de querer marcharse de allí. A estas alturas, ya hemos visto gráficos del zulo, hemos leído opiniones de expertos, hemos estudiado la foto y, en suma, nos hemos empapado del ’caso Fritzl’ hasta los huesos. Hagamos una prueba: ¿qué otra noticia internacional destacable recordáis, aparte de lo del tifón de Myanmar? Exacto, estos últimos días no ha pasado otra cosa en el mundo. A efectos prácticos, sólo existe Fritzl.

Hay una imagen que no se me olvidará fácilmente: la multitud agolpada ante la casa del carcelero de Austria. ¿Qué esperaba esa gente? ¿Una visita guiada al zulo? ¿Qué pretendían estando allí? ¿Salir en televisión, posando para las cámaras de cadenas de todo el mundo? Ha habido medios que han publicado una cronología detallada y pormenorizada del caso, desde 1977 hasta ahora mismo. La fascinación por los psicópatas no es, ni mucho menos, algo nuevo (recordemos lo que sucedió con Jack, el primer ejemplo de un concepto tan atroz como el de asesino mediático), pero esto sí es la primera vez que lo vemos. Es una fascinación con cierto componente dominguero. Y eso es, también, el espanto.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

REFO -

Si al menos respondiera a un interés antropológico... Pero, lo lamentable es, como bien dice usted, que levanta morbo.

Y ¡mierda! tengo que reconocer que la historia es poderosamente repulsiva y asquerosa como parecer una mierda de ficción de estrenarse en cualquier cine.

La vida humana, con sus defectos, se ha convertido en un circo miserable. Estamos involucionando.

WGV -

Chico, sera una primera vez para ti. Porque lo de Manson, Berkowitz, Ramirez, Chikatilo, Armin Meiwes o el mismisimo Asesino del Rol, por poner unos ejemplos a vuela pluma, no nos los quita ni DIOS.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres