Blogia
Los archivos de EL EMPERADOR DE LOS HELADOS

"He decepcionado a mis amigos, he decepcionado a mi país"

"He decepcionado a mis amigos, he decepcionado a mi país"

a) Richard y el Big Mac (I): "Uno de los mejores momentos de la celebración de mi sexagésimo primer cumpleaños (...) fue cuando Tricia me sugirió que necesitábamos hacer un "alto" en nuestro camino a Palm Springs y nos dirigimos a un McDonald's. Hacía años que oía decir a nuestras hijas que el Big Mac era realmente algo especial, y aunque suelo atribuir a la señora Nixon el mérito de hacer las mejores hamburguesas del mundo, ambos estamos convencidos de que McDonald's no le va muy a la zaga... La próxima vez que el cocinero tuviera una noche libre, ya sabíamos adónde ir para conseguir un servicio rápido, una agradable hospitalidad y, probablemente, uno de los mejores lugares donde comprar comida de Norteamérica".

- Carta expuesta en el Museo Ray A. Kroc de Illionois, que Richard Nixon remitió al presidente de McDonald's en 1974, tal como aparece en "Fast Food Nation", de Eric Schlosser (2001).

b) El gran agüafiestas: De todos es sabida la obsesión de Matt Groening por Nixon, que le llevó incluso a convertirlo (bueno, a su cabeza) en un personaje recurrente de la serie "Futurama". Hay, no obstante, otra huella menos conocida de la influencia del presidente número 37 de EEUU en la obra de Groening: Milhouse, el mejor amigo de Bart Simpson (por conveniencia geográfica, supone él), se llama así en honor a Nixon, cuyo segundo nombre era Milhouse. El propio Groening reconoce que el bautizo fue intencionado y que, de hecho, hay más de un paralelismo entre ambos sujetos: según comentó en una de sus entrevistas a propósito de "The Simpsons Movie", es una pena que la mayoría de los políticos suelan parecerse a Milhouse. Por ello, no es casualidad que este niño de pelo azul y nulo carisma fuera retratado como asesor de la presidenta Lisa Simpson en el episodio "Bart to the Future" (temporada 17): parece casi inevitable que el futuro de Milhouse no esté en la Casa Blanca, sobre todo cuando su principal fuente de inspiración ya estuvo allí. Vaya que si estuvo: Nixon, como un Milhouse a gran escala, fue un torbellino de uncoolidad en un contexto que debería haber seguido siendo cool, algo así como el gran agüafiestas de todo un país (EEUU) y toda una época (los 60). Su absoluta falta de moral, su corrupción, su mal disimulado autodesprecio ("Ya no tendréis a un Nixon para burlaros de él") y su casi intangible condición de supurador de mal rollo le han convertido en un presidente difícil de juzgar para los historiadores (al fin y al cabo, el hombre también tuvo sus aciertos), pero no para la cultura popular norteamericana: en ese sentido, Nixon siempre será el Milhouse Van Houten de la Casa Blanca.

c) Nixon y Lennon: El Festival Internacional de Cine Documental Musical In-Edit, que se celebrará en Barcelona del 25 de octubre al 1 de noviembre, cuenta entre su programación con "The U.S. vs. John Lennon", un filme de David Leaf y John Scheinfeld que narra los agitados años que el músico pasó en Estados Unidos (los últimos de su vida, por cierto). Para cuando pisó suelo norteamericano, Lennon ya era una bestia parda, que no dudaba ni un microsegundo en apuntarse a los movimientos políticos y sociales más radicales: Panteras Negras, la oposición a la guerra de Vietnam, los derechos sociales... Por supuesto, a Nixon no le pareció precisamente bien que un hippy británico llegara a su país a agitar las ya de por sí muy agitadas conciencias, así que se puso en contacto con el FBI y comenzó a perseguir a Lennon con todos los medios a su alcance. El incidente no podría ser más significativo: el epítome de lo cool choca frontalmente con el epítome de lo anti-cool, la fiesta reivindicativa contra el agüafiestas institucional, el héroe contracultural contra el supervillano más gris de la historia. "The U.S. vs. John Lennon" podría ser la película de superhéroes del año.

d) Richard y el Big Mac (y II): "En 1972, Kroc dio 250.000 dólares a la campaña para la reelección del presidente Nixon (...) Nixon tenía, pues, muchas razones para que le gustara McDonald's ya bastante antes de probar una de sus hamburguesas. Kroc no conocía al presidente, la donación no se debió a una amistad o afición personal. Aquel año, la industria de la comida rápida estaba presionando al Congreso y a la Casa Blanca para que aprobaran una nueva ley —conocida como "ley McDonald's"— que permitiría a los empresarios pagar a los muchachos de dieciséis y diecisiete años salarios un 20 por ciento inferiores al salario mínimo (...) La administración de Nixon apoyó la ley McDonald's y permitió que la cadena subiera el precio de su Cuarto de Libra, a pesar de los controles preceptivos de salarios y precios que limitaban la acción de otras cadenas de comida rápida".

- Extracto de "Fast Food Nation", de Eric Schlosser.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Noel -

Está inspirada en "Futurama", claro. Su frase de campaña está recién sacada de un diálogo de Morbo, el presentador de informativos extraterrestre.

neko -

Esa imagen no esta inspirada/plagiada de futurama???

Nixon se volvera a presentar a la reelección de aquí 1000 años preparaos

elpablo -

qué cosas! ahora que me acuerdo, checkers, el nombre del perro del bueno de dick, es también el de una cadena de comida rápida!
qué hamburguesidad!

Estrellita Mutante -

La mujer de Nixon debía cocinar realmente mal.

Henrique -

Quiero señalar otro aguafiestas de la ficción, tambien de la Fox, con reminscencias más directas a Nixon: Charles Logan, el presidente quejica de "24".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres