Blogia
Los archivos de EL EMPERADOR DE LOS HELADOS

Mi psicópata favorito: Robgordon

Mi psicópata favorito: Robgordon

Con una sabiduría cultivada entre reja y reja, Max Cady era capaz de escupir citas llenas de ego ("Soy como Dios y Dios es como yo, soy tan grande como Dios, el es del mismo tamaño que yo, no está por encima de mí, ni yo estoy por encima de él"), y al mismo tiempo (y por obra y gracia del doblaje español) capaz de dejar para la posteridad ese "Abooogado, sal ratita, quiero verte la colita".

Cady, mucho antes que Scofield, llenó su cuerpo de carcelarios tatuajes, fue todo un privilegiado por comprobar, antes que nadie, la sexualidad adolescente de Juliette Lewis y llevó al paroxismo al personaje que ya inmortalizará Robert Mitchum, puteando todo lo puteable al bueno de Nolte. Y la pobre Ileana Douglas, por entonces novieta de quien realizaba aquel divertimento fílmico en forma de remake, sufría en sus carnes la maldad latente en Cady, que sabía como salir impune de todos y cada uno de los pasos de su ansiada venganza.

- Por el alma condenada de Robgordon

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Dussander -

No hace mucho, vi en televisión uno de esos anuncios para tener voces famosas en tu móvil (sic), y una de las "ofertas" hizo que se me cayese el alma (cinéfaga) a los pies.
La voz en off anuncia: "Si quieres tener la voz del Padrino en tu móvil..." y entonces va y se oye: "Abogaadoooo...".

Marlon Brando = el padrino
Robert de Niro = Max Cady

En fin.

EKI -

que grande... muy buena elección, y ya que saca el tema Scholfield, ¿nadie se decantará por T-Bag?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres