Blogia
Los archivos de EL EMPERADOR DE LOS HELADOS

A Very Special Post: Navidades catódicas

A Very Special Post: Navidades catódicas

Clásicos que no pueden faltar en la parrilla televisiva de Nochebuena: a) El Mensaje; b) la película "Un padre en apuros"; c) el concierto desde El Vaticano; d) las galas en diferido/reuniones de viejas glorias; y d) los episodios especiales de series extranjeras. Todos tienen en común su naturaleza de manifestaciones amables del Infierno, especialmente la d), y no se recomienda su visionado a menos que sea absolutamente inevitable. Podríamos detenernos a analizar cualquiera de las cuatro, pero creo que va a ser mejor para nuestra salud mental optar por la última, sobre todo porque es la única que tiene excepciones saludables.

Un especial televisivo navideño es un episodio algo más largo de una serie de imagen real o animación, o bien puede ser un programa pensado para ser emitido únicamente durante estas fechas y que cuenta con la colaboración de muchos famosos sin sentido del ridículo. Normalmente, los protagonistas viven una aventura extraordinaria la noche antes del día de navidad, que les lleva a conocer a algunas estrellas invitadas, a aprender algunas canciones y a tener un contacto directo con Santa Claus en persona. En los últimos años, las ficciones modernas han tomado conciencia de lo horriblemente risibles que resultaban estos especiales -que normalmente llevaban el título de "A Very Special Episode" o "A Very (nombre de la serie) Christmas"-, dando lugar a episodios de navidad posmodernos que se ríen del concepto y de todo lo que implica. Repasemos aquí algunos de los especiales más memorables, por unas razones o por otras, de todos los tiempos:

1. Pee-wee’s Playhouse Christmas Special: El icono sagrado de este blog ideó, en las navidades de 1988, un superepisodio de su irrepetible programa "Pee-wee’s Playhouse" que amplificaba aún más (si cabe) las cotas de surrealismo pop a las que tenía acostumbrados a sus seguidores. El resultado fue todo lo delirante e inolvidable que cabía esperar: a los personajes habituales del show se sumaron estrellas de la época como Magic Johnson, Cher, Whoopi Goldberg, Little Richard, Frankie Avalon o Zsa Zsa Gabor; todos ellos puntuando una trama que contenía la lista de regalos más grande del mundo, una visita del Rey de los Dibujos Animados, un recuerdo para el Hanukkah judío y la obligada aparición estelar de Papá Noel al final del episodio. Ah, y la palabra mágica era año.

2. Simpsons Roasting on an Open Fire: De entre todos los especiales navideños que ha originado la serie de Matt Groening, puede que el más memorable sea este, emitido originalmente el 17 de diciembre de 1989 (lo que lo convierte, por tanto, en el primer episodio de media hora de "Los Simpsons"). Por si la reinvención que hace Bart del tema "Jingle Bells" no fuera suficiente, este episodio también contiene la primera aparición de Pequeño Ayudante de Santa Claus, el mejor perro televisivo de todos los tiempos (junto al de "Family Dog", claro). Además, tenemos la primera frase inmortal de la serie, de nuevo gracias a Bart: Si algo me ha enseñado la tele es que en navidad siempre les ocurren milagros a los niños pobres. Le pasó al Pequeño Tim, le pasó a Charlie Brown, les pasó a los Pitufos y nos pasará a nosotros. Un clásico.

3. The Star Wars Christmas Special: En una entrevista concedida con motivo del estreno de "La venganza de los Sith", Anthony Daniels (el hombre detrás de C-3PO) sugirió que se tendrían que quemar todas las copias en vídeo existentes de este programa especial de 1978, eso si alguien no lo había hecho ya. He aquí un ejemplo del sentimiento general que existe en la comunidad SW con respecto al show de dos horas que la CBS preparó para explotar a conciencia el fenómeno. "The Star Wars Christmas Special" es, sin lugar a dudas, la bestia negra del fandom (por encima incluso de Jar-Jar Binks): una celebración del desatino y del ridículo televisivo protagonizada por un Mark Hamill recién salido del accidente de tráfico que casi acaba con su vida, una Carrie Fisher que se marca una versión a del tema principal de John Williams y una familia de Cheewbaca que hay que verla para creerla. También contiene la primera aparición de Boba Fett, en versión animada: no todo iba a ser catastrófico.

4. The Office Christmas Specials: La prueba empírica de que los especiales de navidad pueden ser, a veces, una versión corregida y aumentada de un episodio normal, sin renunciar por ello al espíritu navideño. Ricky Gervais y Stephen Merchant concivieron este colosal episodio en dos partes (emitido por la BBC 2 en diciembre de 2003) como una coda al inolvidable universo que habían creado en las dos temporadas de la serie, una manera de atar los cabos y, al mismo tiempo, de descubrir qué había sido de estos personajes cuando las cámaras dejaron de grabar. El resultado fue apabullante: una demostración de por qué "The Office" es lo más alto que jamás llegará nadie en lo que a comedia triste se refiere, además de contener un regalo navideño que los fans llevaban mucho tiempo esperando (el beso de Tim y Dawn). Y luego, claro, está el videoclip "If You Don’t Know Me By Now" que rodó David Brent, algo que uno no puede ver sin llorar de risa.

5. A Very Special Family Guy Freakin’ Christmas: Emitido en diciembre de 2001, este episodio de la gigantesca "Padre de familia" es, como "Simpsons Roasting on an Open Fire", una parodia de todos los especiales de navidad pasados en la que la lujuria referencial de la serie toma como objetivos principales "¡Qué bello es vivir!", el cuento de Jack Frost y "A Charlie Brown Christmas" (tan sobado que no sale en este resumen mío). Stewie descubre en Santa Claus a su nuevo archienemigo, Lois sufre un ataque de ira descontrolada, Brian es obligado a llevar un jersey ridículo, Peter intenta ver "KISS salva la navidad" sin interrupciones y todos acaban presenciando un belén viviente con un niño Jesús que quiere que le traigan plutonio: en suma, un episodio ejemplar.

6. Christmas Who? (Bob Esponja): ¿Qué otra serie podría tener un especial de treinta minutos en el que un pirata les cuenta a los espectadores las primeras navidades que vivió una comunidad submarina adicta a las hamburgesas? En este episodio de la segunda temporada, Bob confunde las luces de navidad con las que Sandy está decorando su casa con fuego y, de paso, da comienzo a uno de los especiales de navidad más memorables que han aparecido en una serie de animación. La estrella, sin duda, es Patrick, que no solo aprende lo que significa la navidad en este episodio, sino que se reserva algunos de los mejores gags de toda la temporada. Por no hablar de las canciones...

Bueno, pues ya está. Recordando las inmortales palabras de Tiny Tim, que Dios... os bendiga... a todos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Mycroft -

Pequeño ayudante de santa claus!
Quien tuviera un perro así...

Noel -

¡¡Muchas gracias, Santa!!

Se hará lo que se pueda con los tarros... Intentarlo se va a intentar, vamos.

j-vol -

Bones festes!!!Ya puedes pasar por mi blog a recoger el regalo que me ha dejado esta pasada madrugada Santa para tí...XDXDD

Noel -

La última temporada de "Los Simpsons" tampoco está muy fina: ayer pusieron un especial de navidad que solo se salvaba por una parodia de Mr. Magoo y poco más. Aunque el peor es, sin duda, aquel en el que Bart roba el videojuego "Bloodstorm": sensiblero e intrascendente a más no poder.

Felices fiestas a ti también, Sunes!!

Sunes -

Los Simpsons sólo se equivocan cuando hacen esos capítulos en los que cantan. Hay uno que es odioso: uno en el que Apu vive con los Simpsons. Es pura bazofia.

Para Navidad lamentable ya tenemos a Mara en Domenica in en RAIUNO con los ganadores de "L'isola dei famosi". Frrr.

Que tengas felices fiestas, Noel!

kalimero -

A mi los especiales de navidad de los Simpsons no me suelen gustar mucho pero hay uno que es genial y que repiten todos los meses: "Milagro en Evergreen Terrace", el que Bart quema el arbol.

Saludos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres