Blogia
Los archivos de EL EMPERADOR DE LOS HELADOS

Televisión

Y yo perdiendo el tiempo con el doctorado...

Y yo perdiendo el tiempo con el doctorado...

Olvídate de Miskatonic: coincidiendo con la Comic-Con de San Diego, ABC.com ha lanzado Lost University, la única facultad en la que merece la pena matricularse. Se trata del juego de realidad alternativa (ARG, si prefieres) más sofisticado y brillante hasta ahora, un auténtico regalo para los fans de la serie que, por primera vez, no se integra dentro de la mitología, sino que se sitúa cómodamente en los escombros de la cuatra pared. Por ejemplo, la primera clase del segundo semestre se llama "Inspiración y Expresión con Jack Bender", y será impartida por (lo has adivinado) Jack Bender, el realizar más emblemático de "Lost". Además, el curso comienza el 22 de septiembre de 2009, exactamente cinco años después de que la ABC emitiese el episodio piloto (o, si nos volvemos a situar al otro lado del espejo, el día en que el vuelo 815 de Oceanic se estrelló en la isla).

Como en los ARGs precedentes, el juego no comenzará hasta que la última temporada sea editada en DVD y Blu-ray: en este caso, el 5 de diciembre de 2009. Ya sabemos que la sexta temporada comenzará, casi con total seguridad, a finales de enero de 2010, por lo que parece probable que las clases de la universidad perdida se extendiendan a lo largo de la misma, quizá incluso llegando a superar el final de la serie. ¿Significa esto que "Lost" no va a acabar con el final de "Lost"? O, dicho de otro modo: ¿será lícito esperar que se desarrolle una suerte de universo expandido una vez concluya la serie? Esperemos. Por ahora, ya podemos ir familiarizándonos con las clases: arte, física avanzada, filosofía, historia antigua y psicología. Mi preferida va a ser "I’m Lost, therefore I am", en la que se estudiarán las obras de pensadores tan influyentes como John Locke, Jeremy Bentham, David Hume o Jean-Jaques Rousseau. ¡Arriba, Osos Polares!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Lo que viene siendo una actuación a-co-jo-nan-te

El tercer (o cuarto) hermano Butabi.

Más calientes que el Hades

Como si necesitara algún incentivo extra para ver Dollhouse, la nueva serie de Joss Whedon... Pero los publicistas de Fox me lo han dado: un trailer estilo grindhouse que coloca a Eliza Dushku y a Summer Glau (otra quintaesencial chica Whedon) en una fantasía masculina de explotation cachonda. El problema es que detrás de esta gran idea hay una realidad muy dura: la cadena ha relagado a "Dollhouse" y a la interesante "The Sarah Connor Chronicles" a la franja de los viernes por la noche, conocida como Friday night death slot y reservada normalmente para las series moribundas o al borde de la cancelación. Algo comprensible en el caso del spin-off de "Terminator" (esta segunda temporada no se está ganando a la audiencia), pero no tanto en el de "Dollhouse". Solamente una serie de Fox se estrenó en la franja de la muerte y consiguió convertirse en un éxito, pero los expertos dicen que no es probable que el milagro de "Expediente X" se repita en esta ocasión. De hecho, ya están hablando de un nuevo "Serenity"...

En cualquier caso, quedémonos con la promesa (algo desesperada) de "más acción, más suspense, más de todo" y disfrutemos descargando dos seriazas... mientras duren.

Lost-a-palooza

Lost-a-palooza

Parece mentira que los meses hayan pasado tan rápido, pero la quinta temporada de "Lost" ("Perdidos", si lo prefieres) está a una semana de volvernos a todos completa, total y absolutamente majaretas. Y qué mejor manera de empezar que con un evento descargable de tres horas: primero, un clip show que resumirá los momentos clave de las cuatro primeras temporadas. ¿Alguien recuerda qué era exactamente lo que pasó con nuestro cronomatemático preferido, Daniel Faraday? ¿Y qué era lo que le decía el fantasma de Claire a Kate en la habitación del niño? Por todo ello, clip show. Una vez hayamos refrescado la memoria y reactivado nuestro sentido teoricanoico (es una palabra), será mejor que vayamos dejando sitio para el plato principal: dos nuevos episodios como dos castillos, uno detrás de otro. Si nos dejamos guiar por los anuncios de la cadena ABC, parece que este año va a ser realmente emocionante, algo lógico si tenemos en cuenta que cada vez estamos más cerca de la última temporada.

Quizá sea un buen momento para reflexionar sobre los mecanismos que propulsan una de las series más fascinantes de la década, antes de sumergirnos de lleno en otra temporada de tres teorías por el episodio y una atracción bastante incómoda hacia la pelirroja (al menos, en mi caso). La estrategia de Damon Lindelof, Carlton Cuse y JJ Abrams ha sido impecable: empezaron situándonos en una mansión más o menos reconocible para todos los espectadores (las aventuras de unos supervivientes en una isla misteriosa) para, poco a poco, ir descubriendo habitaciones secretas, pasadizos ocultos e incluso ventanas que daban al infinito. Hacia los últimos compases de la tercera temporada, cuando ya comenzó a quedar bastante claro que la serie no iba a terminar con el heroico rescate de los protagonistas, podíamos mirar a nuestro alrededor y descubrir que ya no estábamos en la misma mansión en la que empezamos, sino en un territorio desconocido que iba pulverizando nuestras posibles teorías a cada nuevo capítulo. Es posible que tengamos que esperar a verla terminada para comprender su importancia y todo su alcance, pero hoy ya podemos afirmar que el gran acierto de "Lost" ha sido llevar hasta el gran público (y convertir en un éxito masivo, en un fenómeno sociológico) elementos que hasta entonces sólo pertenecían a la ciencia-ficción más loca y sofisticada. En pocas palabras, no sólo ha supuesto el siguiente eslabón en la cadena que inició David Lynch con "Twin Peaks" y continuó Chris Carter con "Expediente X", sino que ha abierto el camino hacia nuevas formas de narrar en televisión.

Terminemos de abrir boca con esta interesantísima entrevista a Lindelof y Cuse, tan reveladora que su autora ha tenido que ocultar algunas respuestas hasta que la season premiere se emita. ¿Qué nos cuentan los cerebros supremos detrás de la isla? Lo más interesante, al menos para mí, es todo lo que tiene que ver con Widmore y con el modo en que los tipos consiguen equilibrar el drama emocional con viajes en el tiempo absolutamente chiflados. O sea, el verdadero secreto de la serie.

La semana del fin del mundo

La semana del fin del mundo

History Channel, el canal de televisión preferido de Homer Simpson, continúa dándonos razones para amarlo. La última es la Semana del Apocalipsis, que básicamente consiste en colocar en prime time todos sus documentales acerca del fin del mundo tal y como lo conocemos (algunos son ya clásicos, otros han sido producidos expresamente para este evento). Por desgracia, nuestro Canal de Historia no se ha sumado a la celebración del fin de los tiempos, pero podemos ver algunos clips e incluso programas íntegros en la web de canal madre.

El año 2012 y las profecías de Nostradamus son, como no podía ser de otra manera, el núcleo del asunto. Y es que cuando más de tres civilizaciones ancestrales, sin ningún contacto entre ellas, predicen que todo lo que conoces se va a acabar el mismo día (20 de diciembre de 2012)... bueno, pues es posible que haya llegado el momento de preocuparse. Al parecer, los expertos en el Armagedón coinciden en que esa fecha no va a significar un punto y final, sino un cambio radical de paradigma, un antes y un después para la humanidad. Algunos creen que los resortes que activarán ese cambio ya se han puesto en marcha (crisis económica y financiera, desastres naturales, cambio climático), pero hay algo en lo que todos parecen estar de acuerdo: no va a ser en absoluto placentero. History Channel apuesta por un gran incremento de la actividad solar que podría acabar con toda vida sobre la Tierra, aunque tampoco descarta un mega-tsunami con origen en las islas Canarias ni un fin del mundo bíblico (arcángeles tocando trompetas, raptos divinos y todo eso). Sea como sea, nadie nos puede negar un poco de diversión con documentales como estos. Quién sabe si pronto no los vamos a echar de menos...

Poupée de cire

Me encanta Wes Anderson, me encanta Brad Pitt cuando hace comedia, me encantan los anuncios japoneses, me encanta France Gall, me encanta "Las vacaciones del señor Hulot", me encantan las chicas que toman el sol sin la parte de arriba.

Softbank Mobile no es la primera marca comercial que se beneficio del toque Anderson, pues el director de "Rushmore" ya rodó un (extraordinario) anuncio para American Express hace un par de años.

Retronavidades

Retronavidades

Si sólo puedes visitar una página web esta navidad, asegúrate de que sea A BetaMaXmas, una de las iniciativas más ingeniosas que ha alumbrado nuestra Era YouTube. Básicamente, se trata de un viaje nostálgico al sótano de la cultura pop, que reúne en un único televisor todos los clips de especiales y anuncios navideños añejos que se pueden encontrar actualmente en el tubo o Retro Junk. El mayor acierto está en la presentación: antenas mal sintonizadas, interferencias, un mando de la vieja escuela e incluso una guía de la televisión con todos los horarios y programas.

En los tiempos de la tele de calidad, el Christmas special ha ido generando su propia subcultura en internet: el factor nostálgico es fundamental, porque, al fin y al cabo, estos especiales funcionan como magdalena proustiana, como viaje de ida y vuelta a un tiempo (la infancia) en el que las navidades eran algo mágico y cargado de sentido. También son una ventana a una cultura televisiva que no sólo ya no existe, sino que sería impensable. Por supuesto, no todos los programas contenidos en la tele de A BetaMaXmas son horribles: el especial navideño de Pee-wee Herman, sin ir más lejos, forma parte de uno de los mejores programas infantiles de todos los tiempos (además, Pee-wee es el icono de este blog, así que un respeto). En cualquier caso, los platos fuertes de la web son los anuncios de comida rápida y el pelo de George Clooney en "The Facts of Life", entre otros placeres del mismo estilo.

Para terminar, si puedes visitar dos páginas web esta navidad, no estaría mal que recordaras las Navidades Elitevisivas, en cuya introducción ya intenté explicar el esquivo espíritu de la tele en navidad. Ahora que lo pienso, volver a leer estos fabulosos posts me está provocando un ataque de nostalgia considerable. Maldita sea.

Deberían haber enviado a un poeta (13)

El Nokia N96 Bruce Lee es una edición limitada, disponible únicamente en Hong Kong y acompañada de una figura del astro ataviado con su icónico chándal de "Game of Death" (1978). Su spot promocional es tan poderoso que está haciendo dudar a muchos despistados, pero no parece muy improvable que Bruce Lee fuese capaz de esto y de mucho más. Para entendernos, él hubiera podido ganarte al ping-pong con las manos desnudas.

Poesía previa:

a) Portada de "Hack/Slash: Death By Sequel"; b) Costello y los Beastie Boys tocan "Radio, Radio" en el "Saturday Night Live"; c) Helena Bonham Carter es Bellatrix Lestrange; d) Guitarra Dreamcast; e) Método para preservar a los muertos; f) Spoon toca "You Got Yr. Cherry Bomb" en el "Saturday Night Live"; g) Póster grindhouse de "Herbie. A tope"; h) El hundimiento del HD-DVD; i) Saul Bass diseña los créditos de "La guerra de las galaxias"; j) Portada del número 185 de "Xtreme"; k) "Needle in the Hay", de Sad Kermit; l) "Wuthering Heights", por la Ukelele Orchestra of Great Britain.

"You slimy, double-crossing, no-good swindler"

Hasta a Bespin ha llegado.

Para el que no lo sepa, el Spaghetti Cat es una de las cosas más insólitas que han pasado jamás en la televisión norteamericana. He aquí su aparición estelar (y altamente incomprensible) en un programa matinal, tal como la recogieron los chicos de "The Soup". ¿Un error hilarante, verdad? Al parecer, nada más lejos de la realidad: un portavoz de la cadena explicó más tarde que se trata de un pequeño experimento por parte de los censores, que se están planteando usar imágenes descontextualizadas (en lugar del clásico bleep) cada vez que alguien diga algo inapropiado. Es decir, que los gatos comiendo pasta nos van a proteger de las palabrotas. Ahora mismo, el incidente ya es toda una leyenda urbana: decenas de foros y comentarios de YouTube se hacen eco de nuevos avistamientos del Spaghetti Cat, especialmente en la MTV. Por ahora, nadie ha podido confirmar ni desmentir que se trate de un incidente aislado o (glups) de un plan a gran escala, lo que confirmaría de una vez por todas que el comité censor de la tele norteamericana está en manos de absolutos lunáticos.

O sea, ¿¡a qué clase de [mono jugando al golf] se le ocurriría semejante [oveja tocando el piano]!? ¡[Hámster practicando kárate], os digo! ¡[Hámster practicando kárate]!

Hablemos de... "Plutón BRB Nero"

Hablemos de... "Plutón BRB Nero"

Ya lo has visto (si no, aquí), ya te has reído, ahora es el momento de actuar como un verdadero usuario de internet y OPINAR. En los comentarios de este post, por supuesto.

Empiezo yo: Plutón Verbenero, dónde habías estado todo este tiempo. El piloto no tiene un ritmazo ni momentos excesivamente repanochescos (es una palabra), pero es una sitcom de ciencia-ficción, una combinación de palabras que hacía mucho tiempo que fue desterrada del prime time en nuestro país. "Enano Rojo" y "Acción mutante" parecen las referencias principales, pero yo detecté dos aún más importantes y en las que pocos han parecido reparar: "El último trayecto de Horacio Dos", de Eduardo Mendoza; y la insoslayable "Star Trek". Lo que hace Álex de la Iglesia con esta última está bastante lejos de la parodia: es, más bien, un homenaje por la vía del esperpento. Por supuesto, también existe algo de "La guía del autoestopista galáctico", aunque "Plutón" deje un poco de lado la fina ironía de Douglas Adams para centrarse en superhembras androides, alienígenas que se chupan por las noches y Carlos Areces siendo Carlos Areces. Lo cual tampoco está nada mal. En suma, un comienzo prometedor para una serie refrescante (mirad lo que ponen en los otros canales) y extremadamente digna.

Amante vampiro (y II)

Amante vampiro (y II)

En "30 días de noche", adaptación no demasiado memorable del cómic homónimo de Steve Niles y Ben Templesmith, el líder del clan vampírico que asolaba a los protagonistas tenía, al menos, una one-liner gutural para el recuerdo: "No hay salida. No hay esperanza. Sólo hambre y dolor". Se podría argumentar que, con esa frase, el personaje interpretado por Danny Huston estaba verbalizando las intenciones de una película que pretendía convertirse en el renacimiento del vampiro como motor de horror y truculencia, tras años de haber quedado relegado a chiste posmoderno o, ay, arquetipo romántico. Quizá aún sea pronto para sacar conclusiones, pero es más que probable los desiguales resultados de "30 días de noche" impidan que su regreso a los orígenes vaya a tener solución de continuidad.

Resulta curioso comprobar que, mientras otros iconos del terror han admitido la parodia sin dejar por ello de ser efectivos, al vampiro le cuesta volver a dar miedo después de haber permitido un buen puñado de lecturas descreídas. La última de ellas, True Blood, pretende erigirse en última palabra sobre el tema, cuando realmente no está haciendo nada que series como "Buffy" o "Expediente X" no hubieran hecho casi diez años antes. Sin embargo, el último trabajo de Alan Ball resulta interesante por su insistencia en el sexo entre especies (vampira y humana), lo que la convierte en un producto radicalmente opuesto a "Twilight" y su retórica de los deseos incómodos y no sublimados. Hay algo que, no obstante, las dos tienen en común: su incapacidad para lograr que la idea del vampiro vuelva a resultar excitante, divertida, no digamos ya temible. Y eso resulta especialmente molesto en "True Blood", una serie con un concepto altísimo de sí misma que se permite sermonearnos sobre las consecuencias del aburrimiento en la sociedad norteamericana... cuando ella misma es increíblemente aburrida.

¿Qué futuro le espera a los colmillos? No muy bueno, por desgracia. Todo parecer indicar que la adaptación de "Twilight" va a espolear un nuevo regreso a los postulados de Anne Rice, pero con un enfoque adolescente (vampiros emo, si preferís). Películas como "Soy leyenda" demuestran que los vampiros y el CGI no se llevan especialmente bien, y la prometedora adaptación de "Fangland" —novela en la que un antiguo productor de "60 minutos" narra el regreso de Drácula en clave periodística— corre el peligro de acabar siendo simplemente otra película con Hillary Swank. Sé que es posible que lleguen a la Casa Blanca. Quizá entonces volveríamos a tomárnoslos en serio.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El fin de semana

Bien, gracias. Estas son algunas de las cosas que me han pasado, he visto o he escuchado:

- El primer episodio de la cuarta temporada de "Prison Break" no sólo es otro (calculo que el séptimo) golpe de timón absolutamente insensato, sino que también supone un punto de no retorno: el momento, hacia el final del episodio, en el que Michael dice que hay cosas que no se pueden esconder marca el punto exacto en el que la serie se coloca por encima de cualquier comentario sarcástico por parte del espectador. Lo que quiero decir es que iniciativas como las de Television Without Pity han quedado superadas ante una serie que, consciente de su condición de extravagancia altamente parodiable, decide exagerarla sin miedo a nada. Es posible que esto le haga perder muchos seguidores, pero también la convierte en la serie más divertida e increíblemente loca en antena: lo que empezó como un thriller carcelario al servicio del high concept se ha convertido, tras varias estaciones de paso, en una suerte de "El equipo A" conoce a "Ocean’s Eleven". No seré yo quien se queje.

- Seguimos con la tele, concretamente con la MTV: los Video Music Awards 2008 casi han sido una excusa increíblemente cara para que Britney Spears volviera al mundo de los vivos tras su, eh, accidente del año pasado (por utilizar un eufemismo amable). Y, si quieres volver a molar, nada mejor que dejar que te acompañe el epítome de lo cool Jonah Hill. Por lo demás, los premios fueron lo que fueron: aluvión de menciones para "Piece of Me" (ey, la cosa iba del regreso de Britney, bitch) y "Run", un mísero astronauta de consolación para el sensacional "Conquest", muy pocas estrellas invitadas, un Russell Brand enérgico y unas actuaciones que fueron de lo estelar a lo soporífero. Ah, y una última cosa: ¿iba Kanye West disfrazado de chulapo?

- Andrés HH hizo saltar la liebre de Blip.fm, un Twitter con más caracteres en el que, además, puedes colocar una canción. Yo aún estoy decidiendo si el texto debería estar relacionado o no con la música, quizá queráis acompañarme en la investigación: es aquí. Ah, y ya que estamos, mi Tumblr se siente muy solo sin visitantes. Gracias, sois maravillosos.

- A pesar de que lo que el autor de este blog pudiese pensar en noviembre del año pasado, el entretenimiento digital en 3D está muy lejos de haber despegado y más aún de ser El Futuro. Probablemente, el problema es que "Beowulf", su puesta de largo oficial, era una gran película a secas, independientemente del formato: no hay duda de que Robert Zemeckis sabía aprovechar al máximo el grado de espectacularidad que logran alcanzar las tres dimensiones, pero jamás dejaba que lo que de momento es un simple gimmick secuestrara su película. Ha tenido que llegar "Viaje al centro de la Tierra", el primer largometraje del nuevo milenio que concibe las 3D como razón de ser en lugar de como apoyo, para que nos demos cuenta de las limitaciones de la propuesta. La película protagonizada por Brendan Fraser apela al entretenimiento verniano de los clásicos disneyianos de aventuras en imagen real, pero el resultado (sin el talento visual de Zemeckis) consigue que hasta un dinosaurio gigante que sale de la pantalla sea un estímulo más bien aburrido. Si esto sigue asi, es posible que las tres dimensiones digitales se queden únicamente para incrementar el (supuesto) placer sensorial de asistir a un concierto Hannah Montana o U2. Quizá la clave de nuestra salvación la tenga, como tantas otras, James Cameron.

Send in the clones

 

A la izquierda, el póster de Jennifer’s Body, en la que Diablo Cody y Megan Fox intentarán hacer con el terror adolescente lo que "Juno" hizo con el embarazo adolescente. A la derecha, el póster de True Blood, en la que Alan Ball intentará hacer con los vampiros lo que "A dos metros bajo tierra" hizo con los telespectadores pedantes. Los de ADLO! hablarían de taquiones, especialmente Sark, quien ya ha rebautizado "True Blood" como "Vampiros y Tetas".

La simetría pavorosa fue descubierta en IMP Awards.

Bork

Bork

El genuino chef sueco Lars ’Kuprik’ Bäckman asegura que fue la inspiración para el Chef Sueco. Afirma que salió en "Good Morning America" y llamó la atención de Jim Henson, quien supuestamente compró los derechos de esa grabación y creó al Chef Sueco (que TIENE un nombre de verdad, pero es incomprensible). Uno de los guionistas de los "Muppets", Jerry Juhl, declara que en todos los años que trabajó con Henson (...) nunca tuvo noticia de que el personaje estuviese basado en una persona real.

Bork, bork. Más sobre los orígenes secretos de los Teleñecos, en el blog de mental_floss. Reconforta saber que Elmo era simplemente un muñeco rojo extra que circulaba por el plató, sin que nadie supiera muy bien qué hacer con él (siempre ha sido mi Muppet menos preferido, con diferencia). Más datos inútiles que podamos retener: al principio, Gustavo tenía más de lagarto que de rana; Miss Peggy es natural de Iowa; Rowlf ya era famoso antes de unirse al casting de "The Muppet Show"; el Conde era un mujeriego; Animal pudo haber estado basado en Keith Moon, de The Who.

¡Spoiler visual!

Vuelven las chicas malas

Vuelven las chicas malas

Probablemente, la mejor campaña de promoción televisiva de todos los tiempos.

Tras un parón de casi cuatro meses, "Gossip Girl" vuelve el próximo 21 de abril para recordarnos hasta dónde es capaz de llegar un placer culpable cuando está tan endiabladamente calculado como las pérfidas maquinaciones de sus protagonistas. El nuevo episodio (de un lote de cinco) se llama "The Blair Bitch Project" y, por supuesto, girará en torno a los planes de Blair para volver a recuperar su título de reina del panal: es fácil prever el sufrimiento, las humillaciones, los mensajes de móvil envenenados y las toneladas de bilis que eso conlleva. En otras palabras, nuestra "Gossip Girl" de siempre, pero con una nueva estrategia para ganar telespectadores que pasa por subir el contenido erótico hasta el 11 y se cristaliza en anuncios como el que está enlazado arriba (puedes volver a verlo, no pasa nada). El problema es que el colectivo conservador Parents Television Council no está tan entusiasmado, especialmente después de que uno de estos clips se emitiese durante una pausa publicitaria de la última edición del programa de corte familiar "America’s Next Top Model".

Con un potente mensaje que habla directamente a su target de audiencia ("OMFG" es "Oh my fucking god" en idioma SMS), las promos de "Gossip Girl" recuerdan al ya antológico primer trailer de "Eyes Wide Shut", que también provocó todo tipo de reacciones airadas entre los guardianes de la moral. Huelga comentar que, sinceramente, no hay para tanto: la serie trata con un tipo de erotismo sofisticado y medularmente soft, mientras que los anuncios omiten cualquier tipo de expresión soez con un uso muy inteligente del pitido. La PTC ha mordido el anzuelo de la cadena CW y le ha dado, de forma completamente gratuita e inconsciente, el último empujón a una campaña destinada a revitalizar una serie que se había pasado demasiadas semanas en animación suspendida. Los publicistas de "Gossip Girl" han aprendido unos cuantos consejos de esa Blair a la que, sin duda, han conseguido hacer justicia.

The Lonely Island: Cómo conquistar el trono de la comedia en tres cómodos pasos


 
Se llaman Andy Samberg, Jorma Taccone y Akiva Schaffer, aunque prefieren que nos refiramos a ellos como The Dudes (Los Colegas). Se conocieron en el instituto de su Berkeley (California) natal. Fundaron The Lonely Island, una heterodoxa productora audiovisual, en 2001, el mismo año en que se mudaron a Nueva York. Actualmente, han superado su título de gran esperanza blanca de la comedia norteamericana para convertirse, directamente, en sus máximos representantes. A continuación, un resumen de cómo demonios lo han hecho:

1. Corta un agujero en la caja
Que Kiefer Sutherland haga un cameo en la sitcom para internet que estás rodando con tus dos amigos no suele ser habitual. De hecho, lo que les pasó a Los Colegas no lo fue en absoluto: la estrella de "24" conducía por Los Angeles cuando creyó que una ancianita estaba siendo atracada, por lo que paró su coche dispuesto a ayudar. En realidad, se trataba del rodaje del primer episodio de White Power, la historia de tres amigos adictos al blanqueador dental. La ancianita era Andy Samberg. El resto es historia.

En esta primeriza etapa de su carrera, Los Colegas no eran muy distintos a nuestros gigantescos Venga Monjas: tres jóvenes en rápido proceso de aprendizaje, que se convirtieron en la gran sensación del humor internáutico con su serie de cortos The 'Bu, una desopilante parodia de "The O.C." que pulverizó todos los récords de visitas de la web Channel 101. Su éxito fue tal que, para el octavo episodio (allá por mayo de 2005), Los Colegas tuvieron que dejar un mensaje disculpándose por no poder ofrecerlo a tiempo, ya que acababan de ser contratados por la Fox para grabar un piloto con algunos de sus viejos sketches. Así fue como nació lo que luego sería Awesometown, su producción más ambiciosa hasta la fecha: un programa de piezas para el que escribieron bastante material nuevo, además de contar con la colaboración de Jack Black y (a petición de la cadena) fragmentos grabados con público en directo. Finalmente, la Fox decidió no seguir adelante con el prometedor proyecto.

Tras intentar reconceptualizar "Awesometown" para vendérselo a cadenas más afines a su tipo de humor (como Comedy Central o la MTV), los miembros de TLI continuaron grabando episodios de "The 'Bu" y comenzaron a grabar parodias musicales bajo el nombre de Bing Bong Brothers (aunque, al parecer, Samberg no tuvo nada que ver con este proyecto). Muchos consideran que aquí está la semilla tanto de los Digital Shorts como de la posterior carrera de Schaffer como director de videoclips para bandas como We Are Scientists. Tras su primera experiencia amarga con la televisión, Los Colegas ya estaban listos para pasar a la Fase 2.

2. Pon tu verga en esa caja
El 3 de diciembre de 2005, los espectadores del "Saturday Night Live" vieron un extraño letrero negro en sus pantallas: "An SNL Digital Short". Lo que venía a continuación no sólo rompía el tradicional formato de comedia en directo del programa, sino que contenía un tipo de humor muy, muy extraño... y muy, muy gracioso. "Lettuce", la improbable conversación entre dos amigos (Samberg y el miembro del equipo Will Forte) que acaban de perder a un amigo pero no pueden parar de comer lechuga, era el primer ensayo de un formato que no iba a tener su puesta de largo oficial hasta el siguiente programa, con un pequeño cortometraje digital titulado Lazy Sunday.

El fichaje de TLI por parte del programa de Lorne Michaels supuso poco menos que un giro coperniquiano en su manera de operar hasta entonces: la introducción de un humor nacido en internet (y, por tanto, muy alejado de las convenciones del medio televisivo) en lo que ha venido siendo la principal plataforma de lanzamiento de cómicos norteamericanos desde los años 70 generó un feedback tan potente que se comvirtió en el principal meme de las navidades de 2005. En otras palabras, los Digitals Shorts fueron el relevo generacional, la inauguracíón de una nueva etapa: escritos, producidos, dirigidos y editados por uno o varios Colegas, estos sketches llevaron hasta el infinito y más allá ese estilo de humor ensayado en "Awesometown" o "The 'Bu" y comparable, de alguna manera, a lo que Seth MacFarlane o los Chanantes están realizando en sus respectivas órbitas. La respuesta del público fue tan positiva que muy pronto los Digital Shorts se vieron enriquecidos por la colaboración de los anfitriones y/o los invitados musicales de la semana, llegando a convertirse en la guinda del pastel para muchos espectadores del "SNL".

Es extremadamente difícil repasar los momentos estelares del formato en sus ya tres temporadas de vida, pero vamos allá: además del insuperable rap de "Narnia", Los Colegas nos han contado la historia del joven Chuck Norris, han hecho rapear (ofensivamente) a Natalie Portman, han creado una posibilista saga de ciencia-ficción con "Laser Cats!" (primera y segunda parte), nos han enseñado lo que de verdad tenemos que regalar a nuestras chicas por navidad, han hecho que Andy entre en plano a ritmo de la música y le han dedicado una balada romántica a Mahmoud Ahmadinejad. No obstante, es posible que su auténtica obra maestra hasta ahora sea Dear Sister, con la que no sólo tuvieron la oportunidad de volver a reírse de "The O.C.", sino también de hacer que nunca jamás podamos volver a escuchar a Imogen Heap (o a ver un tiroteo en la ficción) sin partirnos el pecho.

3. Haz que ella abra la caja
Estrenada el pasado mes de agosto en Estados Unidos, Hot Rod es la definitiva consagración de The Lonely Island como titanes de la comedia actual, su bautismo de fuego en la gran pantalla. Ningún alumno del "SNL" había debutado en el cine con tanta fuerza desde que Will Ferrell diera el salto en 1998 con "Movida en el Roxbury": el hecho de que figure como productor (junto con otros representantes del programa, como Seth Meyers o el propio Lorne Michaels) es muy significativo, sobre todo cuando comprobamos que la cinta está recorrida por el mismo sentido del absurdo que recorría la incontestable "Anchorman: The Legend of Ron Burgundy". Gran canto bufo a la inmadurez y a la subcultura del stuntman aficionado, "Hot Rod" revela a cada uno de Los Colegas como auténticas bestias a la hora de hacernos reír a carcajadas durante toda una hora y media: Samberg, la cabeza visible del grupo, sabe llevar el peso de la película de manera espectacular; Schaffer, detrás de las cámaras, demuestra conocer todos los secretos arcanos que hacen que un gag funcione en pantalla; y Taccone se confirma como la gran revelación en un papel secundario (el del hermanastro Kevin) que lo acerca a los registros minimalistas de Michael Cera. La presencia de nuevas estrellas de la comedia actual, como Bill Hader o Isla Fischer, se ve complementada por apariciones secundarias de actores como Ian McShane, Will Arnett o Chris Parnell: el resultado es un irresistible cóctel que mezcla la poética extraña de "Napoleon Dynamite" con la eficacia cómica de "Anchorman", consiguiendo como resultados algunos momentos de oro puro (el salto en la piscina, la prolongada caída por el bosque, la sesión de karaoke de Kevin). En otras palabras: "Hot Rod" no sólo es la mejor comedia de 2007, sino que supone la primera piedra de una carrera cinematográfica que no ha hecho más que empezar y ya nos está volviendo clínicamente locos. Es oficial: Los Colegas están aquí para quedarse.

Lesbiana de fin de semana

 

Como la (probablemente) única persona no estadounidense que se baja religiosamente todas las semanas su ración de "SNL", estoy capacitado para decir que el programa de la semana pasada, con Ellen Page como anfitriona y Wilco como invitado musical, no fue precisamente uno de los mejores momentos de una temporada herida por la huelga. Quizá el problema residiera en los sketeches (ni siquiera el Digital Short estuvo a la altura), o quizá es que, por mucho que nos cueste admitirlo, a la protagonista de "Juno" no se le da tan bien la comedia como, digamos, a Scarlett Johansson (por citar a otra actriz joven que brilló mucho más en su aparición en el programa). No obstante, hay una razón por la que la aparición de Ellen Page en el "SNL" se ha convertido ya en algo muy cercano a fenómeno sociocultural (o, al menos, en un hito de la cultura pop): su último sketch.

Tras la ceremonia de entrega de los Oscar, la prensa sensacionalista empezó a hacerse eco de ciertos rumores sobre la posible homosexualidad de la actriz del momento, y el "Saturday Night Live" ha jugado con eso para componer un sketch en el que Ellen Page interpreta a una chica que cree haberse vuelto "so gay" tras asistir a un concierto de Melissa Etheridge. Una vez más, el gigantesco Andy Samberg se limita a quedarse en segundo plano para que la estrella invitada brille con toda su fuerza, sobre todo porque uno tiene la sensación de que la actriz está diciendo algo especialmente significativo con este sketch. Por supuesto , dos citas acaban de entrar en nuestro vocabulario: "You are like a primo lesbian now", de Samberg; y "Why can't I just hung a woman with my legs in friendship?", de Page. Una vez más, el programa ha sabido capturar a la perfección un ambiente muy concreto del momento en que se emite, algo que se puede comprobar en la reacción positiva de webs como AfterEllen. Si tan sólo hubieran mantenido esta lucidez en sketches como el de "Las hermanas Bolena"...

La imagen la he cogido de Just Jared, que tiene un montón de capturas de la anfitriona.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Amo a la lámpara

Amo a la lámpara

¿Es o no es la mejor tarjeta de San Valentín de la historia? Hay más maneras de decir "Te quiero" con "Lost", aunque nadie se haya acordado de Ana-Lucia (os reto a que imaginéis cómo sería su mensaje romántico en los comentarios). De todos modos, si lo que queréis es triunfar por todo lo alto con vuestra lost-adicta media naranja, aquí tenéis información fresca y primiciosa para sorprederla. "El Emperador de los Helados" siempre procura que los amantes de "Lost" se amen un poco más entre ellos, no tenéis por qué darle las gracias (aunque su autor siempre agradecerá un cheque regalo en el momento oportuno).

Para terminar, el equipo de noticias del Channel 4 discute el verdadero significado del amor:

Brian Fantana: I think I was in love once.
Ron Burgundy: Really? What was her name?
Brian Fantana: I don't remember.
Ron Burgundy: That's not a good start, but keep going...
Brian Fantana: She was Brazilian, or Chinese, or something weird. I met her in the bathroom of a K-Mart and we made out for hours. Then we parted ways, never to see each other again.
Ron Burgundy: I'm pretty sure that's not love.
Brian Fantana: Damn it.
Brick Tamland: I love... carpet.
[pause]
Brick Tamland: I love... desk.
Ron Burgundy: Brick, are you just looking at things in the office and saying that you love them?
Brick Tamland: I love lamp.
Ron Burgundy: Do you really love the lamp, or are you just saying it because you saw it?
Brick Tamland: I love lamp. I love lamp.

Fin de semana especial: YouTubes que me hace feliz 3

Angel se imagina a sí mismo bailando en uno de los primeros episodios. En los créditos finales, Wesley le hace compañía. Una de las razones por las que uno no puede hacer otra cosa que AMAR la primera temporada de "Angel". Por cierto, David Boreanaz también canta a Barry Manilow e imita a Christopher Walken (aunque eso último no es nada, yo puedo imitarlo escribiendo: "dos ratones. CAEN. En un. CUBO..." ).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres